Amatorski – TBC / Same Stars we shared up (EP) (Crammed Discs)

Un claro ejemplo de pop atmosférico y melancólico. No es una imitación de The XX o de Portishead, la joven banda belga Amatorski ofrece en su álbum de debut TBC algo tan sencillo, en el sentido más complejo, y profundo que consigue dar vida a un disco terriblemente evocador e hipnótico. Entre sus influencias la banda cita a Portishead, Sparklehorse, Sufjan Stevens, Sigur Rós, Cocteau Twins o Emiliana Torrini.

TBC tuvo un gran reconocimiento y poco después de su publicación llegó al número cinco de las listas de Bélgica y ganó varias nominaciones como banda en distintas categorías de los premios de la industria de Bélgica. A pesar de ello, el álbum tiene un carácter completamente internacional, capaz de llegar a cualquier rincón y a cualquier oído que ame el pop atmosférico con tintes electrónicos muy sutiles.

Tal reconocimiento lo consiguieron con siete precisas canciones, de las que cabe destacar sobre todo la misteriosa y envolvente “Soldier” y “22 Februar” con un precioso estribillo con la increíble voz de Inne Eysermans. De hecho, es en los estribillos donde Amatorski gana la partida y consigue hacernos viajar, soñar, sentir… Palabras que escritas y en según qué contexto pueden sonar vacías de contenido pero que ganan muchos kilos de peso si de fondo uno está escuchando alguna de estas canciones. El momento más duro son unos breves minutos de “8 November”, Amatorski, después de un comienzo impecable rompe con un sonido de distorsión y de redobles y platos de batería difícil de escuchar. Un minuto de ruido para volver a la calma y a las zonas en las que uno vuelve a sentirse protegido. “The Cheapest Soundtrack” cierra el primer disco de Amatorski con una melodía de trompetas que termina pasado el segundo minuto y que deja en silencio la canción hasta superados los ocho cuando regresa la voz dolida y melódica de Inne Eysermans, que canta con susurros.

Amatorski incluye en una edición del disco TBC su primer EP Same stars we shared. Una obra mucho más acústica y convencional, y casi igual de efectiva. Cuatro temas más al estilo de la Cat Power más relajada. Inne Eysermans escribió estas piezas inspirada por las cartas que intercambiaron sus tatarabuelos durante la Segunda Guerra Mundial. Son imprescindibles canciones como “Come home” o la inocente “The King”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.