AMFest (Barcelona) – La 2 de Apolo del 26 al 29 de octubre

Del 26 al 29 de octubre tuvimos la oportunidad de asistir a la sexta edición del AMFest en Barcelona, y posiblemente el más variado y completo hasta la fecha. Además tuvimos la oportunidad de asistir al primer evento en la reformada Apolo [2], y francamente, era un cambio más que necesario y que ha sido muy bien recibido por parte de los asistentes y grupos a este festival.

Durante estos tres intensos días de festival hemos tenido la ocasión de presenciar prácticamente todas las aristas del rock, desde las guitarras más abrasivas de Truckfighters, al indie-rock de los británicos My Vitriol (su primer concierto en 15 años en Barcelona), el post rock característico del AMFest con bandas como los australianos Sleepmakeswaves o los irlandeses And So I Watch You From Afar, los ultra técnicos Lite, el metal hardcore de los catalanes The Wax o el rock noventero de Mourn.

Desde el jueves tuvimos ya una degustación de lo que sería el AMFest 2017: Degraey, banda de Barcelona, presentaba su primer LP llamado Chrysalis, un cocktail muy sabroso en el que se mezclan a partes iguales el sludge y el post-metal, recordando a bandas como Isis o los clásicos Melvins. Sleepmakeswaves recogieron el guante y no sólo consiguieron mantener el nivel, sino que lo expandieron para deleite de os asistentes a La [2]. Concierto sólido y muy intenso por parte de la banda proveniente de Australia, visiblemente felices de acudir al AMFest. Para cerrar la primera jornada tuvimos la visita de los japoneses LITE, sin duda uno de los momentos álgidos del festival. El rock matemático y medido de los de Tokio dejó a los asistentes con la boca abierta, en una vorágine de virtuosismo, riffs demenciales, contundentes… sin dejar atrás la parte bailable, con ese toque funk que les caracteriza.

El viernes fue el día grande. Tras el primer concierto del día, a cargo de la artista de Piera, Marina Herlop que a los mandos de su teclado preparó el ambiente y enamoró a los primeros asistentes con una actuación repleta de sentimiento. Con PG.Lost subieron los decibelios. Los post-rockeros suecos ofrecieron un concierto típico de este festival: canciones extensas, intensas, oníricas y mesmerizantes. Los también suecos Truckfighters arrancaron los saltos de los asistentes con su stoner-rock más contundente, además la adrenalina del frontman Niklas “Dango” Källgren contagió al público con su energía e intensidad, haciendo las delicias de los asistentes que se entregaron por completo al grupo de Örebro formado en 2001.

Pero el plato fuerte vendría con los irlandeses And So I Watch You From Afar, uno de los grupos más importantes y relevantes de la escena post-rockera. No hace falta decir que hicieron que la noche del viernes fuese una noche especial para todos los asistentes. Temas como “Search:Party:Animal”, la inconmensurable “Set Guitars to Kill” o con el cierre del concierto con “The Voiceless” fueron la demostración que los irlandeses están en plena forma. Presentaron su nuevo disco The Endless Shimmering con gran acogida entre el público, con temas como “Dying Giants”. Sin duda uno de los conciertos que serán recordados en la historia del AMFest. Para cerrar la jornada y con visita a la sala principal, Playback Maracas, un proyecto difícil de clasificar ya que la pareja formada por Eloi Martínez y Alex Pérez conjugan el rock, psicodelia, ritmos latinos, electrónica más loca y samples en un acto que tras las primeras caras de sorpresa, te atrapan y no puedes dejar de moverte con esta música marciana.

El último día tuvimos a la actuación estrella de My Vitriol… que no estuvo a la altura de lo esperado. Los británicos abusaron de la distorsión y dejaron a los asistentes con cara de coitus interruptus. El público pareció recuperar las energías con “Always Your Way”, pero que no llegó a ser disfrutada por completo al estar las melodías sepultadas bajo ingentes capas de delay. El power trio británico pasó con más pena que gloria por el AMFest, quizá siendo el concierto más flojo de todo el festival. En cambio, el resto de bandas del día y todas venidas de Cataluña, nos ofrecieron un soplo de aire fresco en sus respectivos estilos. BLAK nos ofrecieron su versión del rock instrumental con claras reminiscencias a artistas como Toundra o God Is An Astronaut.

The Last 3 Lines, una de las bandas estandarte de Aloud Music, nos obsequiaron con folk progresivo, muy reminiscente a los años 70 y a la cultura hippie. Los jovencísimos Mourn nos llevaron de vuelta a los 90 con su punk-rock-grunge que nos hizo recordar a bandas como Hole o L7. Tras el paso sin pena ni gloria de My Vitriol llegaron The Wax, que con su hardcore metálico resucitó a un público que se encontraba un tanto aletargado. Los barceloneses con reminiscencias de bandas como Cancer Bats o The Dillinger Escape Plan inyectaron en el público la energía necesaria para llegar al final de festival con los electrónicos y movidos The Suicide of Western Culture, que tenían una deuda pendiente con el AMFest ya que no pudieron acudir la pasada edición por enfermedad.

Sin duda, este festival está evolucionando, se puede ver con la inclusión de tantos estilos diferentes y que ayuda a diversificar el público asistente. Veremos que nos tienen preparado para la próxima edición… Y allí estaremos para contároslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.