Andrew Bird – Are You Serious (Loma Vista/Universal)

La nueva entrega de Andrew Bird es, para bien y para mal, otro álbum con la inconfundible impronta del norteamericano. En negativo podría puntuar el hecho de que el multiinstrumentista evite asumir cualquier tipo de riesgo adicional con respecto a anteriores lanzamientos, pero la idea resulta insignificante tras comprobar cómo mantiene el tino a la hora de tratar sus canciones y convertirlas en algo especial y (en ocasiones) casi mágico.

Este álbum es definitivamente una noticia positiva, otra más que atribuirle al autor tras incluir once nuevas piezas (trece en la edición deluxe) de ese pop sincero, detallista y a veces incluso barroco que tan bien curte. Un trabajo que viene marcado por situaciones extremas en la vida personal del creador, con el nacimiento de su hijo en un lado de la balanza y el cáncer diagnosticado a su mujer en el otro. De este modo Bird utiliza su propia música como vía de escape y modo de expresión vital, en una decisión determinante que deriva en disco empático, intenso, de gran riqueza, y con frecuencia emocionante.

Un trazado en el que melodías luminosas e impolutas y la bonita voz del protagonista resultan arropadas por una instrumentación inquieta, de corte clásico y elegante que, como es habitual en el material del intérprete, realza virtudes con determinación. Un conjunto de cualidades que sitúan al artista entre lo más destacado del género junto a otros imaginativos alquimistas del pop como Owen Pallet, David Byrne, Sufjan Stevens, Zach Condon -aka Beirut– o M. Ward, siempre fiables y poseedores de un buen gusto que parece inagotable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.