Beatallica – Sgt. Hetfield´s Motorbreath Pub Band (Oglio/Popstock!)

Vamos a reírnos un rato. Vamos a reírnos porque esto es un chiste, uno de los gordos, una absoluta boutade. Los más avispados de lugar ya se habrán dado cuenta de por dónde van los tiros y sí, es lo que están pensando. Como parece ser que en Milwaukee no había nada mejor que hacer, pues a cuatro iluminados se les ocurrió la feliz idea de ponerse a tocar clásicos de The Beatles al incendiario estilo de Metallica y, la verdad, no lo hacen nada mal.

La cosa no es nueva, gente como Paul Anka o Richard Cheese han hecho adaptaciones crooner de temas emblemáticos de Soundgarden, Radiohead o Nirvana (enorme la versión de “Rape Me” incluida en el Lounge Against The Machine (00) de Cheese) pero Beatallica le ha dado la vuelta a ese planteamiento. Así las cosas, tenemos a, ejem…Jaymz Lennfield, Kliff McBurtney, Grg Hammettson y Ringo Larz dispuestos a armar el cachondeo padre a costa de los Fab Four de Liverpool y los metaleros cerveceros de San Francisco. Puestos a rizar el rizo, ¿se habrán personado en Neverland vestidos de sargento pimienta melenudo para pedirle a Michael Jackson los derechos de The Beatles? Quién sabe.

Una cosa es innegable, talento humorístico no le falta al grupo. Basta con leer títulos tan ocurrentes como “Leper Madonna”, “Blackened in the U.S.S.R” o “…And Justice For All My Loving” para echarse unas buenas risas. Pero es que esto no es ninguna chapuza, los tipos saben sonar a Metallica y Lennfield se destapa como un gran impersonator del ínclito James Hetfield, calcándole la voz. Lástima que se hayan quedado fuera del corte joyas del calibre de “We Can Hit The Lightz”, “The Thing That Should Not Let It Be” o “I Want To Choke Your Band”.

Por destacar algunos momentos dentro del delirante conjunto, ojito al surf de “Back in the U.S.S.R” a golpe de un doble bombo marca de la casa Ulrich, esa “Hey Dude” donde “Nothing Else Matters” se funde con la inmortal “Hey Jude” entre latas de cerveza y voces rasgadas. Por cierto ¿alguien había caído en la cuenta de lo bien que encaja el riff de “Enter Sandman” con el “Taxman” de Harrison? Escuchen “Sandman” y luego me cuentan.

Entre el Black Album (91) de Metallica y el White Album (68) de The Beatles, los chicos de Beatallica han encontrado una nueva gama de grises. ¿Divertido? Mucho. ¿Irreverente? Por supuesto. ¿No les hizo gracia Spinal Tap? Pues eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.