Best Coast

Quería que “Feeling Ok” fuese la primera canción del disco porque simplemente es como me siento. Sin mensajes ocultos, sin dobles lecturas. Puedo decir que ahora por fin soy feliz

Bethany Cosentino ha encontrado la plenitud emocional y compositiva. Es la principal conclusión a la que uno llega tras escuchar su nuevo disco, un California Nights inspirado como su nombre indica por las noches californianas en las que su insomnio se convirtió en inesperado escenario para dar forma a un cancionero que hace de este trabajo el primero de su carrera del que dice estar plenamente satisfecha, y tras hablar brevemente con ella en una amena charla en la que si bien no pudimos preguntarle el porqué de esa obsesión con los gatos, sí que conseguimos sacarle algún que otro jugoso titular.

Restricciones de su compañía mediante, fueron apenas trece minutos en los que se mostró simpática y elocuente a pesar de parecer agotada de tanta promo. Cosas de las rock star, supongo.

Si comparamos este disco con vuestros inicios, es evidente que ahora sonáis mucho más grandes y seguros. Sin duda habéis potenciado mucho vuestras virtudes. ¿Cómo analizas vuestra evolución hasta dar con este trabajo?

Realmente no teníamos ninguna expectativa de cómo íbamos a sonar para este disco porque, aunque suena a tópico, queríamos hacer el disco que nos apeteciera. Teníamos una idea, una visión de lo que queríamos, pero no queríamos que las influencias nos pudieran devorar sino que buscábamos que cada tema sonara distinto y personal. No teníamos una presión determinada para hacer un disco que gustase, sino que queríamos hacer algo de lo que estar orgullosos. No me gusta pensar mucho en el futuro, así que queríamos dejarnos llevar y disfrutar el presente.
 
No sé si pensabais que Best Coast llegarían a ser grandes, pero ahora que vais camino de serlo,  ¿habéis sentido la presión de que ahora hubiera más ojos sobre vosotros, o esperando a que os dierais el batacazo?

Bueno, este disco nos pilló en la transición en búsqueda de un nuevo sello así que tuvimos muchísima libertad para hacer lo que quisiéramos. No tuvimos a nadie pidiendo escuchar demos o dándonos plazos. Nosotros nos fuimos fijando esos plazos y seguimos nuestra intuición. Si alguien nos hubiera privado de esa libertad, probablemente no habría salido como ha salido.

Como fan de Weezer, siento la curiosidad de preguntarte sobre la colaboración con ellos en su tema “Go Away”, de su último disco. ¿Cómo fue la experiencia? Sabiendo que te gustan tanto, ¿fue un sueño hecho realidad?.

Fue algo genial. Escribí la canción con Rivers  Cuomo hace unos cuatro años, lo cual fue una experiencia muy loca. Imagínate, como fan del grupo, escribir con él era algo que no me podía imaginar. Esta muy ilusionada y cuando lo conocí y empezamos a trabajar me di cuenta de lo fácil que es trabajar con él. Weezer siempre han sido una gran influencia para mí, desde que empecé a escuchar música y a tocar la guitarra. Para ser sincera, nunca estuve segura de si iban a usar la canción puesto que llevaban tiempo sin sacar nada, aunque recuerdo que él dijo que la canción iría en su próximo disco, aunque en ese momento no tenían pensado ponerse a componer como para lanzar un nuevo trabajo. Sabía que mucha gente que escuchó la canción estaba encantada con ella, y finalmente, verla publicada, estar en los créditos de una banda que ha significado tanto desde mi adolescencia fue un sueño hecho realidad como bien dices.
 
Me gustaría preguntarte sobre el proceso de composición. ¿Podemos decir que es un proyecto unipersonal? ¿Qué papel juega Bobb Bruno en el grupo?

Definitivamente la música no sonaría igual sin Bobb. Yo creo la esencia de la canción, la melodía y el cuerpo de la misma y después comparto mis ideas con él en términos de cómo terminar los temas. Él me ayuda mucho porque es un gran músico. Si tengo ideas sobre alguna línea de guitarra, él la saca en seguida. Sabe combinar mis ideas con las suyas y crear algo que suene bien. Él aporta cosas como músico que yo no podría. Oigo muchas cosas en mi cabeza pero no podría convertirlas en algo concreto porque no sé tocar un instrumento determinado, y ahí es donde él juega un papel esencial. Diría que le gusta ser el tranquilo del grupo, en el sentido de que no le gusta mucho la promoción, pero creo que es una buena dinámica.

No es que no disfrute con ello, pero prefiere centrarse en la música mientras que yo asumo el papel de voz de la banda, en el escenario y fuera de él. En muchas bandas existen egos, pero en nuestro caso Bobb está más por la música y suele decir: “Me parece bien, yo sólo quiero tocar música”.
 
En este momento estoy enganchado a “Feeling Ok”, seguramente mi canción favorita del disco. ¿Podrías decirme si las letras son tan descriptivas como parecen o esconden algo que no alcanzamos a descifrar? ¿Son tan positivas como parecen?

Quería que “Feeling Ok” fuese la primera canción del disco porque simplemente es como me siento. Sin mensajes ocultos, sin dobles lecturas. Puedo decir que ahora por fin soy feliz. Quería compartir el hecho de que estoy en ese punto de mi vida en el que estoy empezando a sentirme bastante bien con la manera en la que me van las cosas. He hablado mucho sobre la frustración que me producen ciertas cosas en el funcionamiento del mundo, pero eso parece lejos ahora. Creo que muchas veces los humanos nos obsesionamos en buscar problemas que no necesitamos necesariamente,  y por eso no me importa lanzar un mensaje en el que puedo decir que estoy cómoda y segura respecto al modo en el que me siento. Muchos fans me dicen que ese tema les ha ayudado mucho a superar momentos difíciles. Ahora puedo decir que estoy en una posición mucho mejor que hace cinco años. Es una sensación positiva el poder comparar un momento como éste con otros por los que he pasado y ver que ahora soy capaz de decir algo así. Definitivamente es una canción tan positiva como parece, sin mensajes ocultos en la que lo que digo es exactamente lo que quiero expresar.
 
Hablemos de la producción. Habéis pasado de alguien que se prodiga tan poco, pero que a la vez es tan codiciado como Jon Brion a un nombre como Wally Gagel, que ha trabajado con nombres tan populares como Muse o Miley Cyrus. Cuéntanos un poco sobre esa elección.

Para ser sincera, es la primera vez que realmente queríamos trabajar con un productor determinado. En el pasado, si bien no es que nos asignaran productores, pero bien nuestro manager o nuestro sello, nos los buscaban y estábamos tan ocupados que no pensábamos mucho en ello. Con Wally ya grabamos nuestro anterior EP Fade Away (13) y fue una experiencia muy disfrutable porque es un tipo muy abierto y es bastante fácil trabajar con él, que era lo que estábamos buscando. No queríamos arriesgar en ese sentido, ponernos a buscar ahora a alguien que pudiera causar algún problema o no estar de acuerdo con nosotros en ciertas cosas, así que elegimos de nuevo a Wally, que conoce nuestra sensibilidad pop pero sabe mantener la línea guitarrera que nos gusta. Él nos conoce perfectamente y como te decía, es la primera vez que éramos nosotros lo que estábamos detrás de conseguir a la persona que queríamos. Fue estupendo que estuviera disponible y pudiera hacerlo ya que no sólo es un gran productor sino también una gran persona, es nuestro amigo y nos sentimos muy cómodos con él en el estudio.

Me gustaría preguntarte por qué España parece ser un país maldito para vosotros. ¿Por qué resulta tan difícil veros tocar por nuestras salas?

Nos encanta España y siempre que hemos tocado nos lo hemos pasado genial. Desgraciadamente no ha podido ser en las últimas giras, pero nos encantaría volver porque sabemos que tenemos muchos seguidores. Queremos llevar este disco a todos los sitios que podamos y aunque ahora mismo no está planeado, nosotros queremos ir y sabemos que mucha gente quiere que vayamos así que seguro que acabará sucediendo porque como he dicho es uno de nuestros lugares favoritos en Europa. Nos encanta la cultura de vuestro país, siempre nos lo hemos pasado bien allí, el público es tan divertido y apasionado, así que es cuestión de tiempo que podamos volver. Te lo prometo, volveremos pronto.
 
Me avisan de que sólo me queda un minuto y aunque me quedan muchas preguntas en el tintero, me gustaría agradecerte tu tiempo y tu atención. Ha sido un auténtico placer charlar contigo y como te decía, esperamos poder veros pronto tocando en nuestro país.

Muchas gracias a ti, ha sido un placer. Nos veremos pronto por España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.