Big Summer – Everything Is Going To Be OK (El Genio Equivocado)

Sacar un disco a finales de año es lo que tiene. Poquita repercusión. No se libra ni Nick Cave. Un día de estos habría que analizar por qué somos tan idiotas. Mientras tanto, habrá que seguir mirando hacia atrás en busca de las perlas que nos hemos dejado en el camino. El disco de Big Summer es uno de esos discos de 2013 que se perdió en el caos de los recuentos de votos y que, por suerte, siempre vamos a tiempo de recuperar.

Everything Is Going To Be OK es el primer larga duración del portugués Vasco Batista, que se presenta en sociedad con una banda internacional bajo el revelador nombre de Big Summer. Entendemos perfectamente a las personas de El Genio Equivocado cuando hablan de “feeling retro-Instagram” en la hoja de promoción, pero ese verano de lente quemada, felicidad con fecha de caducidad y añoranza instantánea no es propiedad de una red social llena de pies y pies. Es verdad que el disco del músico luso, que se ha encargado de todas las tareas de pre y postproducción, es fundamentalmente eso: un homenaje a esa tristeza post-orgásmica de la que habla Nacho Vegas en “En la sed mortal”.

Las mejores muestras de ese sonido bipolar, tan propio del pop nórdico como del sonido California, se encuentran al comienzo (“Slow down”, “Half empty” y esa maravilla que remite a 2011, el año en que Dawes molaron), y diseminadas por el resto del disco (“Out of time”, “If you were my captain”, “Scandi blues”). Lo más sencillo sería echarle la culpa de todo esto a los suecos de Case Conrad, que acompañan con música a Batista. Pinceladas de pop vintage (“Wax on the pavement”), surf (“Do it alone”) y algo de shoegaze (“I like your shirts”) completan un disco excelentemente producido, con unas canciones listas para ser consumidas en la calidez de un verano feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.