Bravo Fisher! – Solos (Subterfuge)

Bravo Fisher!, o lo que es lo mismo, Guillermo Galguera, da un salto de calidad con Solos, su ambicioso tercer álbum, disco conceptual que gravita sobre la ruptura amorosa y todo lo que esta conlleva. Además de conceptual por su temática, Solos se puede encuadrar en ese subgénero de los llamados discos caseros: aunque producido por Ed is Dead y el propio Galguera, prácticamente todo el proceso de gestación y grabación del álbum lo ha realizado el músico pucelano en solitario, sin elementos externos que pudieran interferir en ese sonido oscuro, hermético y un tanto deshumanizado que parecía buscar el artista.

El carácter unitario y cerrado de Solos se refleja en su principio y su final: arranca repitiendo como un mantra ‘el tiempo ha muerto, mi amor’ en “Luto”, para concluir con la letanía ‘el tiempo es nuestro, mi amor’ en la canción homónima que lo cierra. ¿Un canto a la esperanza dentro de un disco opresivo y depresivo? ¿El primer rayo de luz tras superar una espesa nube negra? Algo de eso hay, desde luego, pero todo es interpretable. De lo que no hay duda es del cambio de registro sonoro y la radicalización de la propuesta de Bravo Fisher! Ecos de indietrónica desde Lali Puna a The Postal Service recorren una obra cuya estética visual en el más puro blanco y negro encaja perfectamente con sus intenciones, así como titular todas las canciones con una sola palabra, reflejo de la concisión que, sobre todo a nivel lírico, domina Solos.

En la primera parte del álbum se concentran los minutos de más enjundia. Tras la declaración de intenciones de la antes mencionada “Luto”, el triplete de singles que la sigue define y acota el discurso actual del vallisoletano. La inspirada “Luznegra”, quizá lo mejor del disco, remite a The XX o los Delorean menos festivos. “Despídeme”, interpretada junto a Niccó, demuestra que el infierno también puede ser bailable. Y “Frío” quiere jugar al minimal en la liga que una vez lideró Villalobos. A partir de aquí, una leve sensación de repetición se apodera del oyente, destacando pese a todo la muy James Blake “Alas” (con fraseos en inglés incluidos) y la citada “Solos”, que cierra el álbum con los bpm por las nubes despejando cualquier atisbo de tedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.