Carlos Pascual (RSD)

Muchos hemos crecido musicalmente en las tiendas de discos y eso es lo que queremos reivindicar, para defenderlo y que no desaparezca

No es nada nuevo que las tiendas de discos viven, las que viven, ahogadas por una crisis garrafal. La venta de discos físicos ha caído en picado, lo que provoca que cada año más establecimientos tengan que cerrar y otros simplemente se mantengan a flote. Culpas compartidas entre la piratería, los formatos digitales, las mega-plataformas de venta de discos online, la banalización de la música o el inmovilismo de la propia industria, lo cierto es que el asunto en demasiado complejo como para despacharlo en una simple entradilla.

Con la idea de reivindicar la cultura de las tiendas de discos, y atraer de nuevo a la gente hacia ese espacio donde compartir fanatismo melómano, el tercer sábado de abril de 2008 nacía en Estados Unidos el primer día de la tienda de discos, bautizado como Record Store Day. Tres años más tarde este evento cruzó el charco y en 2011 empezó a celebrarse también en España cada tercer sábado de abril.

El Record Store Day es “el día en que las tiendas de discos independientes se unen con los artistas para celebrar el arte de la música”. Y para mostrar su apoyo, los sellos y los artistas publican cada año una serie lanzamientos especiales en ediciones limitadas que solo se ponen a la venta en las tiendas que participan en el evento, así como actuaciones, presentaciones de libros musicales…

En España, Carlos Pascual es el director del Record Store Day, y hemos querido hablar con él para que nos explique un poco cómo funciona y para qué sirve este día, así como para saber cuál es el presente y, sobretodo, el futuro de las tiendas de discos independientes.

El Record Store Day se celebra en España desde 2011 como una reivindicación de la cultura que rodea a las tiendas de discos independientes. ¿Cuál ha sido la aceptación del evento en nuestro país en estos cuatro años, tanto por parte del público como por parte de artistas y sellos?

La respuesta ha sido muy buena. El primer año fue un evento del que solamente se enteraba el que estaba muy metido en el tema de la música y en las tiendas de discos, pero poco a poco el evento ha ido creciendo, cada vez hay más tiendas que se apuntan, y cada año crece la cantidad de gente que se acerca a las tiendas en el Record Store Day. Con los artistas y sellos nacionales ha pasado algo parecido. Al principio los sellos no sabían de qué iba el tema y tuvimos que importar prácticamente todos los lanzamientos especiales. Pero poco a poco los sellos nacionales que trajeron algunos discos vieron que funcionaba, y cada vez más han apostado por el Record Store Day y han querido publicar sus propias referencias especiales. Al principio éramos nosotros los que íbamos detrás de los sellos y los grupos para que se animaran a participar y ahora es al revés, son los grupos y los sellos los que quieren hacer lanzamientos para este día.

¿Por qué es necesario un día para reivindicar la cultura de las tiendas de discos?

Está claro que cuando las cosas van bien no se hace el día de nada. También está muy claro que de un tiempo a esta parte la industria discográfica ha sufrido un descenso considerable, han tenido que cerrar muchas tiendas y además han proliferado grandes plataformas de venta online, que también han perjudicado a las pequeñas tiendas de barrio, y es una manera de reivindicar el papel de la tienda de discos. Muchos de nosotros hemos crecido yendo a tiendas de discos a comprar o simplemente a pasar el rato revolviendo entre vinilos y cds, nos hemos dejado aconsejar y hemos conocido a gente con gustos afines con los que incluso hemos hecho amistad… hemos crecido musicalmente en las tiendas de discos. Y eso es lo que queremos reivindicar, para defenderlo y que no desaparezca.

Tal como se indica en la página web, el evento está abierto a cualquier tienda que cumpla una serie de requisitos (que explicáis en la página web del evento). Es curioso que quede excluida cualquier tienda online de venta de música. ¿No concebís que una tienda online pueda formar parte de la comunidad musical independiente?

El evento lo que reivindica es el espacio físico de la tienda de discos independiente, que no desaparezcan los locales donde tú puedas ir a comprar discos.

Pero choca que los grandes sellos sí que puedan participar en el evento…

De hecho el Record Store Day comenzó en Estados Unidos con un concierto de Metallica en una tienda de discos de San Francisco. Es decir, el primer grupo que se implicó en el evento formaba parte de una multinacional. Y realmente si queremos que el Record Store Day tenga algún tipo de repercusión y relevancia, creo que sería muy osado que solo participaran sellos y músicos independientes. La gracia es que en el Record Store Day tenga cabida tanto el grupo más independiente como el más mainstream.

Una de las propuestas más atractivas del Record Store Day es, sin duda, la de los lanzamientos especiales que los artistas hacen expresamente para este día y que nos ha dejado cosas muy chulas en el pasado como la colaboración Feist/Mastodon, la edición de test pressings del Third de Big Star o el single en vinilo blanco de David Bowie con temas del The Next Day. Este año, la cantidad de ediciones limitadas es enorme, desde la reedición en vinilo del Saving chocolate coins de Carrots o el Picaresque de Decemberists o el single de Tim Burgess. ¿Nos podrías destacar alguna de las muchas propuestas que se lanzan este sábado?

Uf, está complicado… hay muchas. Te podría decir el 10” con dos demos de Foo Fighters, ya que Dave Grohl es el embajador del Record Store Day este año. O la caja de Red House Painters, que es una de las ediciones más limitadas que se lanzarán. O la banda sonora de Psicosis en 7” de vinilo rojo. La reedición por primera vez en vinilo del Get Behind Me Satan de The White Stripes, aprovechando que Jack White fue el embajador del evento el hace un par de años. O el cassette de Metallica, que también es uno de los lanzamientos a destacar, con la maqueta que fue circulando de forma underground y que les llevó a firmar su primer contrato discográfico, y que ahora se publica tal cual. El listado es enorme y hay cosas para todos los gustos.

El año pasado, como haremos éste, pusimos nuestro granito de arena a esta iniciativa haciendo un seguimiento del Record Store Day a través de twitter. Algunos lectores de la revista nos hicieron observaciones sobre el evento y una de las quejas generalizadas es que el precio de los lanzamientos especiales es un poco elevado.

Creo que esto es algo que también puede decirse del precio de los vinilos en general, no exclusivamente de los lanzamientos del Record Store Day. Pero la política de precios de cada sello es algo propio de cada sello. Hay compañías que apuestan por hacer tiradas muy limitadas con ediciones muy lujosas que encarecen el precio, y otras que apuestan por ajustar más el precio y llegar a más gente. De hecho en el Record Store Day hay discos a precios normales de vinilo y luego hay otros a precios más elevados, y eso siempre lo decide el sello. Y desde aquí me gustaría reivindicar el papel de la tienda de discos en ese aspecto, que se tiene que limitar a cumplir con esa política de precios e intentar ganarse la vida con el pequeño margen con el que se venden los discos.

Supongo que sabes que algunas de las ediciones limitadas que saldrán a la venta este año ya están a la venta en ebay, por supuesto a precios escandalosos. Como cada año, este es un comportamiento contra el que tiene que luchar el Record Store Day y que ha llevado a algunas bandas y sellos a quejarse amargamente del evento ya que la publicación de ediciones limitadas precisamente fomenta esta práctica. ¿Lleváis a cabo alguna acción desde el Record Store Day para que estas cosas no pasen?

Desde el Record Store Day en España lo único que podemos hacer es denunciar los comportamientos inadecuados que detectamos a los máximos responsables del evento a nivel mundial. Nosotros solo somos una pequeña filial del evento y nuestro margen de acción es muy limitado. Pero te puedo asegurar que los lanzamientos especiales se reciben físicamente con muy pocos días de antelación, así que entendemos que el que haya puesto a la venta estas referencias en ebay muy probablemente no tenga todavía estos discos en sus manos, se ha limitado a coger la carátula de la foto de promo y subirla a ebay. Y podría ser que nunca le llegaran porque en muchos casos son ediciones de muy pocas unidades. En cualquier caso es complicado perseguir este comportamiento.

¿Crees que la desaparición de las tiendas de discos es solamente culpa de la piratería o crees que hay más factores como la aparición de internet o la falta de políticas de promoción cultural que hay en nuestro país?

Es muy fácil escudarse en culpar a internet de la desaparición de las tiendas de discos, pero con los datos en la mano hay informes que demuestran que España está a la cabeza en piratería. Por supuesto que la razón detrás de la piratería es que en este país la música no se valora y no se valora el trabajo que hay detrás de un disco. En otros países hay mucha más cultura musical, como en Estados Unidos o Gran Bretaña. Solo hace falta ver el tipo de discos en las listas de los más vendidos para darse cuenta de que hay una gran diferencia, de que aquí se apuesta más por un producto musical de usar y tirar.

¿Y no crees que una parte de la culpa de que el producto sea de usar y tirar es de la propia industria y que ahora este comportamiento se está llevando a la música independiente? Se está produciendo una banalización de la música independiente que va desde los macro-festivales donde la música no se disfruta en las condiciones óptimas pero que ha aniquilado la posibilidad de ver a ciertas bandas en un circuito de salas, se explota la canción que sale en tal anuncio, se potencian desde la misma industria revistas que promocionan el hype como parte de una moda…

De que las cosas estén como están, está claro que la industria tiene mucha parte de culpa. En otras épocas en que se vendían muchos discos y la música se generaba mucho dinero y los sellos vivían en la abundancia, probablemente las compañías no hicieron su parte del trabajo. Y ahora, que las cosas van mal, todo el mundo pringa. Ahora lo que toca es vender vinilos que, sea moda o no, parece que está funcionando un poco como tabla de salvación de la industria, aunque no se llegue ni de lejos a los niveles anteriores. Más allá de eso, todo se ve muy negro.

Pero hay margen para el optimismo, ¿no? Parece que se abren nuevas tiendas de discos, que se venden vinilos, como dices…

Está difícil. Está muy difícil. No se llega ni de lejos a las ventas de hace unos años. Sí que hay una pequeña parte de público joven que se incorpora y que, por ejemplo con eventos como el Record Store Day, entra por primera vez en una tienda de discos o que acompaña a su padre a comprar un lanzamiento especial, y descubre el formato, y le gusta, y empieza a coleccionar… y acaba siendo comprador habitual de discos. Esperamos que en este sentido, el Record Store Day sirva, al menos un poco, de forma divulgativa. Pero los números del negocio de la venta de música son los que son y el panorama es bastante desolador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.