Cathy Claret – Primavera (Respect Records)

En Japon la llaman “queen of whisper voice” y es que a la gran Cathy Claret su idilio con el país del sol naciente ya viene de largo. Hace años que tiene una horda de fans incondicionales que la adoran por donde pisa, y sus dos primeros discos “Cathy Claret” y “Soleil y locura” coparon las listas de ventas. Por aquí, que por lo general nos gusta epatar por desconocimiento, se inventaron aquello de que la de Nimes es la Sixto Rodríguez “Sugar man” de la música pop española (ella ni conocía la historia de Sixto) por aquello de que ha tenido que esperar un reconocimiento tardío fuera de sus fronteras…Pero Cathy, para empezar, no es de un lugar determinado, ella es una artista nómada que desde hace años sigue buscando incansable su destino, y es una de las compositoras más imprescindibles del pop actual de aquí, de allí, y del más allá.

Su carrera, por si alguien no la conoce, es extensa. Fue integrante de aquellos maravillosos Bel Canto junto a Pascal Comelade y Pierre Bastien, y afincada en España desde hace años, ha colaborado con gente como Pedro Burruezo o Kiko Veneno. Su discografía es la alegría de vivir, y con este “Primavera” (Respect Records, 2018) solo editado en el mercado japonés (ella está feliz de que la dinámica de su carrera vaya por estos derroteros tan globalizados), es un eslabón más que merece los máximos respetos y parabienes.

Producido por Esteban García, y con una portada muy colorista con grafismo muy nipón, la francesa de alma gitana construye un cancionero que empezó a dar forma grabando parte de las canciones con su teléfono, y posteriormente se las mandaba a Esteban para ir dotándolas del músculo necesario. Canciones susurradas, bellísimas tonadas pop que nos hablan de soledades, olores y sabores, tristezas insondables, pérdidas irrecuperables, y así hasta anegarlo todo de emociones sinceras y puras.

Casi todas los temas son nuevos aunque repesca clásicos de la talla de “Bollere” o “La chica del viento” (canción que la define a la perfección) dándoles nuevo lustre. Pero hay más joyas como el trote pop orquestal a lo Pizzicato Five en “Primavera”. En “Ma maison” y “Les papillons” la unión entre Alizee y Negicco (grupo-fenómeno teen nipon) dan como resultado pura ambrosía para los oídos.

El tono melancólico de “Sola” me recuerda a Jeanette y abre el tarro de las esencias con otro de esos estribillos imbatibles, y “Nana de la liberté” desprende destellos de sunshine pop de juguete. En “Recuerdos”, Cathy narra estampas de infancias robadas y silencios que matan y lo hace con una sonrisa en la boca. Cierra el disco con “Sepulcral”, y por un mecanismo mental que no me acabo de explicar, me acuerdo de Mireille Mathieu. Un disco, que por muchos motivos, está a años luz de lo que escuchamos por estos lares.

Un comentario sobre “Cathy Claret – Primavera (Respect Records)

  • el 13 Junio, 2018 a las 2:18 am
    Permalink

    me parece que cathy claret su musica es para dormir a una cofradia de opiomanos,
    su musica es repelente,no se quien la dio fama,a la gitana francesa,me quedo con la marelu o tamara que con esas te ries

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.