Cigarettes After Sex (Sala Copérnico) Madrid 27/11/17

Llegaron a Madrid entre enorme expectación, aupados por un fenómeno de Internet como no se recuerda quizá desde los inicios de Arctic Monkeys, Cigarettes After Sex, convertidos en hype por obra y gracia de unas canciones preciosas que nos han ido ofreciendo con cuentagotas, en lo que a algunos les parece una cuidadísima estrategia comercial. Yo no lo tengo claro; lo que sí tengo claro es que es uno de esos conciertos que merece muchísimo la pena ver, porque pocas veces un grupo me ha sacudido de esa forma desde la primera escucha. Al menos en los últimos años. La demanda de entradas hizo que hubiera que reubicar el concierto (en principio iba a ser en El Sol, pero pronto se vio que desbordaban esas previsiones) a la sala Copérnico, tal vez no la más adecuada para la ocasión, pero desde luego más grande. El sonido no fue el óptimo, pero no impidió que nos metiéramos de lleno en su propuesta de dulce melancolía, relaciones jodidas y música ensoñadora.

Con algo de retraso, abrieron el set con “Sunsetz” para enseguida ofrecernos “Young & Dumb”, uno de los pesos pesados de su repertorio. Para entonces la gente ya estaba, por descontado, entregadísima a un grupo que tiene verdaderas hechuras de ir a jugar un papel muy importante en nuestras vidas. Ya veremos.

El concierto nos desgranó momentos de grandísimo octanaje emocional, como las maravillosas “John Wayne”, “K”(en serio, si no es la canción del año, poco le falta), “Sweet” o la citada “Young & Dumb”. Si la música puede parecer a ratos muy romántica y tranquila, escuchad las letras (cosa nada fácil en directo, por cierto, con el casi susurro en falsete de Greg Gonzalez) y os llevaréis más de una sorpresa.

Es cierto que las canciones son bastante similares, incluso que cuesta distinguirlas, pero me va bien si son así de buenas. “Opera House”, “Each Time You Fall in Love” sonaron como lo que son, épicas, hacer de una canción de Reo Speedwagon (“Keep on Loving You”) algo tan cool es un logro, no crean) y el final apoteósico de “Apocalypse” nos dejó tocadísimos, aplaudiendo lo bastante para que salieran de nuevo al escenario para tocar “Please Don’t Cry” y “Dreaming of You”.

Muchos nos pasamos buena parte del concierto pensando en algunas referencias que pueden resultar evidentes en el sonido de Cigarettes After Sex (Mazzy Star, Mojave 3, Cocteau Twins, Slowdive…) pero, sobre todo, perdidos en nuestras propias ensoñaciones, envueltos en las increíbles atmósferas que construyen en unas canciones que no desentonarían en cualquier banda sonora de Lynch.

Tras el concierto, firmaron discos y se hicieron fotos en el puesto de merchandising, y, ¿sabéis qué? Encima, parecían majetes. Aunque hagamos una excepción, a veces hay que llevarle la contraria a Chuck D. y decir: Do believe the hype.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.