Clara Plath – Grand Battement (Green Ufos)

Apenas dos años después de su primera demo y sus primeros conciertos, la banda murciana Clara Plath cabalga ya a lomos de su primer LP hacia un horizonte sin límites. Su rápida evolución va pareja con su ambición, y de ahí el título del álbum: Grand Battement, un gran lanzamiento, un enorme paso. Lo es: todo lo que se intuía en Hi Lola! (2014) se confirma, aunque de entrada se eche algo en falta la frescura e inmediatez de aquel sorprendente EP que tan bien retrataba lo que el grupo es capaz de hacer en directo. Pero es una sensación precipitada: la incipiente madurez de Clara y sus secuaces no ha matado, ni siquiera herido, su espíritu insolente, gamberro y aventurero.

Concebido como un círculo perfecto, Grand Battement se abre y cierra con dos versiones de la canción “Kisses goodbye”, una eléctrica y otra acústica, desnudas y crudas pero contenidas. La primera crea, con sus repeticiones sobre un mismo tema, una tensión que alerta al oyente esperando una resolución que nunca llega pero lo catapulta hacia “Crazy liar”, que con su ritmo primitivo y su desgarrador estribillo (demoledor grito primario) es quizás el tema que mejor captura la pura esencia de la banda. Pero antes hablé de evolución, y no sin motivos. Los murcianos demuestran, en temas como “Broken dolls”, “Second floor” y el que da título al álbum, que también dominan registros más elegantes, empleando los silencios con maestría y dando a entender que, además de ira, humor corrosivo, potencia o caos, en su música saben expresar también perfectamente la belleza. Quizás los temas que resumen y combinan estas facetas de Clara Plath con más claridad sean “Like a rocket” y “American do”, dos canciones que crecen y mutan con cada escucha.

En realidad el círculo se cierra en falso con la “Kisses goodbye” acústica: tras ella se incluye como extra la canción “Little Sue”, una delicia de sonido 50s girls group que el grupo grabó para un proyecto benéfico. Tal maravilla no hace sino constatar su talento y su facilidad para acercarse, adentrarse y hacer suyo cualquier género musical por el que se interesen en un momento dado. Como dije al principio: sin límites.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.