Climat – Iccopoc Papillon (Syncope)

Hacer rock instrumental tiene el inconveniente de transitar por veredas ya demasiado sobadas, sin riesgo, cayendo en una autocomplacencia que llega a irritar. Como gran fan del género -¿ya podemos volver a decir post-rock o sigue estando de moda no decirlo, pero insinuarlo?- una de las cosas que más busco, y de las pocas capaces de hacerme desaparecer la sensación de Déjà Vu, es la de ofrecer una propuesta versátil, heterogénea, rica, creíble y decididamente emocionante, o cuanto menos, sugerente.

En el caso de Climat, se cumplen estas premisas básicas sin mayor problema. Los franceses abandonan la senda de la inquietud experimental –mal entendida por muchos y convertida en pastiche intragable- para facturar un conjunto de canciones conciso, de dilatado registro y que, sin perder homogeneidad, consigue dar una perspectiva amplia y ejemplificadora del mejor rock instrumental de los últimos veinte años. Su versatilidad rítmica e intensidad moderada son sus mayores bazas para lograrlo.

Iccopoc Papillon, publicado originariamente hace dos años, pero relanzado con fuerza en el presente ejercicio, es un disco más que resultón donde sus mayores referentes son Maybeshewill, Caspian o los Explosions in the sky menos remolones. Sin interesarse en demasía por atacar la vena más emotiva, Climat optan por dar policromía a su propuesta, dotando a su arte de una intencionalidad cuasi ambiental en ocasiones y decididamente frontal en otras, sin invadirse entre ellas, dando el relevo al oyente en un ejercicio de retroalimentación donde es nuestra voluntad y afán indagador el que llega a desentrañar la belleza desafiante, esquiva y nerviosa de canciones como “Correspondance anonyme” o “Promis demain j’arrête”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.