Cosmen Adelaida – Dos caballos (El Genio Equivocado)

Dos caballos (El Genio Equivocado, 2017), es uno de esos discos que, tras una primera escucha, puede resultar complicado de entender. Sin embargo, si perseveras, te devolverá con creces el tiempo invertido.

El disco supone importantes novedades en cuanto a la composición del grupo, porque es el último en el que participarán Elisa Pérez (batería, teclados), que ha decidido centrarse en Caliza, su magnífico proyecto en solitario; y Luis Fernández, (bajo) el hombre que lo hace todo en Malasaña (Sonido Muchacho, Los Punsetes, Juventud Juché). Sus sustitutos serán Seán Lynam (Espiritusanto, Género Chico), Marcos Domínguez, el bajista original de la banda.

Con estos nuevos mimbres, Cosmen Adelaida tendrán que defender su trabajo más emocionante hasta la fecha. Y digo emocionante, porque quizás es el disco en el que mejor han plasmado hasta la fecha sus esperanzas, anhelos, miedos y frustraciones. Así, las letras reflejan fracasos (“Huida”), pero también esperanza (“2CV”) y ganas de salir adelante (“Hermanos Wright”), en un Madrid (“Parque Jurásico), al que el teórico final de la crisis ha dulcificado bien poco.

En cuanto al sonido, Dos Caballos es un disco duro y oscuro, que vuelve a presumir de guitarras más trabajadas y complejas de nuestra escena, en las que se nota la mano y el ingenio de Paco Loco. En todo caso, cualquier aspereza queda siempre compensada gracias a la luminosidad de las melodías. En la referencias, cada día menos Planetas y más Movida o Nueva Ola. De nuevo vuelta a Madrid.

Al comienzo del disco, dos hits tan adictivos como complejos, “Contra la pared” y la infatigable “Hermanos Wright”. “Piranesi”, “Huida” y “Mastín” mantienen el nivel de crudeza, que poco a poco disminuye, “Mastín”, para perderse en el mar de los experimentos portuenses, “Ibizca”.

Nostalgia cargada de futuro que merece triunfar sin discusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.