Crónica del Bilbao BBK Live 2016, sábado

Cerramos la undécima edición del Bilbao BBK Live con inmejorable sabor de boca, al igual que los casi 34.000 espectadores que cada día ha reunido el festival. Quizás no hayamos visto ningún concierto que vaya a pasar a la historia, pero pocos festivales podrán este año presumir de haber tenido tal cantidad de notables actuaciones como este BBK Live. Arcade Fire, Pixies New Order o Tame Impala han cumplido con creces su papel, mientras que Courtney Barnett, Chvrches o Grimes nos han dado pistas sobre quienes serán las cabezas de cartel de los festivales de los próximos años. Mención especial para Basoa, el espacio dedicado a la electrónica bailable, que ha ido atrayendo cada día más y más público, hasta terminar siendo uno de los mayores atractivos del festival. Bien producido y programado, el año que viene habrá gente que compre el abono para pasar la noche sin salir del bosque.

courtneybarnetbbk2016

En cuanto a la jornada del sábado, no la pudimos comenzar mejor que con Courtney Barnett. La zurda de Sydney es autora de uno de los discos del 2015, Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit (Milk!), haciendo algo tan manido como indie rock de corte americano. Pero como ha conseguido un conjunto de letras y melodías tan ingenioso, se ha merecido el reconocimiento unánime de la crítica. En Bilbao, radiante de sonrisas, bordó toco lo que tocó, haciendo un directo vibrante y adictivo.

27584724233_8cdaf3e865_z

A Juventud Juché les tocó actuar el la carpa convertida en horno. Pero se sobrepusieron al calor para firmar un directo dedicado a las canciones de su último disco y tan lleno de rabia con el LP. Uno de los directos más calientes de todo el festival.

fatherJMbbk2016

Nadie puede discutir la calidad de Father John Misty, pero ¡madre mía! lo afectado que se pone. No hay pose, figura o movimiento que no parezca estudiado durante días ante un espejo. Bajó del escenario a arrodillarse unas ocho veces, y claro, tanto va el cántaro a la fuente, que terminó tropezándose ante millares de fans femeninas a las que casi les da un ataque al corazón. Solvente y dedicado sobre todo al I Love You, Honeybear (Bella Union, 2015), el concierto fue un éxito absoluto. Quien entrara al juego de Josh Tillman, que no fue difícil, se quedó encantado.

tameImpala

Tame Impala compartía la cabecera de cartel del día con Foals. Quizás algo prematuro en ambos casos, teniendo en cuenta lo que ambos grupos hayan podido vender en España. Como parte del público es británico y ya nadie compra discos, me imagino que sus cifras son lo menos. Ambos grupos fueron recibidos por el público como si fueran los Beatles de esta época. Los australianos, en un horario más temprano, se desenvolvieron con soltura en el papel de grupo grande. Comenzó el concierto con un estallido general de alegría cuando sonaron los primeros acordes de “Let it Happen”. Sonando a las mil maravillas, siguieron desgranando Currents (Modular, 2015) en medio del jolgorio general. “Elephant” fue el otro momento álgido de un concierto que comenzó a decaer hasta resucitar casi al final con “Feels Like We Only Go Backwards”.

mcenroeBBK2016

Mientras Tame Impala ofrecían una de las mejores actuaciones del festival, Mcenroe, en el escenario Pepsi, firmaban otro concierto memorable ante unos cientos de personas. Paseándose con mimo por toda su discografía hicieron rugir las flores de todo Kobetamendi.

editorsBBK2016

El concierto de Editors destacó por su contundencia y por el despliegue escénico de Tom Smith que parecía estar en clases de teatro experimental. Quizás demasiado empalagados de ruido, hubo momentos excesivamente densos, todos ellos amenizados por el histrionismo de Tom, al que solo le faltó para el concierto para recitar a Macbeth.

tameImpalaGirlBBK2016

Si me parecía que a Tame Impala les falta recorrido para encabezar un festival, Foals están en el mismo caso, pero un escalón por debajo en cuanto a calidad musical. Post punk hitero con alguna lectura adicional al simplimismo de Two Door Cinema Club y similares, Foals son aún demasiado irregulares. No obstante, debo de ser de los pocos que opina así, porque triunfaron sin pero alguno. Bailes, pogos, gritos, y un ambiente general de felicidad absoluta, que solo vi justificada con “My Number”. Me debo estar haciendo mayor.

Lee aquí la crónica del viernes del BBK.

Lee aquí la crónica del jueves del BBK.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.