Crónica del FIB Benicassim 2016: sábado

Y después de tantos años de crisis, Benicassim resucitó gracias a Muse, ronzando el sold out, una circunstancia inédita desde 2009, y reuniendo a más de 40.000 personas. Por derecho propio, la banda de Devon queda así unida a la historia de un festival que llevaba una temporada pasándolo regular. Alejado de esnobismos, ecléctico, y sobre todo, tremendamente divertido,  el FIB ha vuelto para quedarse. Lo habían matado y enterrado un par de veces, pero Benicassim parece inmortal.

Como no podía ser de otra manera, la jornada del sábado fue protagonizada por Matt Bellamy y los suyos, aunque antes, durante y después hubo mucho más. A pesar del considerable aumento de público, el festival ha funcionado a las mil maravillas, sin colas que destacar en en baños o barras, y escenarios siempre repletos pero sin agobios. Se echaba en falta un día grande de FIB, y ayer lo fue.

Cápsula

Y por fin la música de Bowie sonó en un escenario del FIB, gracias a Cápsula. Después de años y años en los que el rumor más fuerte siempre era la confirmación de David Bowie, al final la muerte del Dios de los indies sesgó de un plumazo las posibilidades de disfrutar del artista en vivo. Pero este año el FIB en un más que merecido homenaje nos ha deleitado con un divertidisimo homenaje de la mano de estos argentinos afincados en Bilbao. Interpretando casi al completo la obra magna del británico, The fall and rise of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, con un cantante que parecía una suerte de Mario Vaquerizo hipervitaminado, han suplido las carencias que a nuestro juicio tienen las versiones, con una presencia escénica simplemente arrolladora. Pose de rock star, divertimento y la medida justa de tomarse en serio. Desde luego el mejor aperitivo de todo el festival. Alucinante la cantidad de público que consiguieron congregar a tan tempranas horas y el festín de camisetas reivindicando al ídolo de la música al que tanto le debemos.

La Femme

Si una máquina del tiempo nos llevara a la movida madrileña imagino que nos encontraríamos con un concierto bastante parecido al que hemos visto hoy de los franceses La Femme. Una orgía ochentera en todos lo sentidos, bien de tintes baratos, sonidos electro-pop y un festín de fiesta. Con alusiones a las drogas blandas, bien de pogos incitados por el cantante, y el público que se vino arriba para hacer crowd surfing. Desde el país vecino no sólo nos tiran los camiones de tomates, también saben hacernos disfrutar con un sentido bastante latino. Sus temas no pasan de resultones, pero su colorida actuación con muchas ganas de empatizar con el respetable, hacen que nos los tomemos casi más en serio que ellos mismos. Que uno de los teclistas hablara un perfecto español también ayudaba a la comunión colectiva. Seguro que eso le ha gustado a Andrea Levy la política del PP que andaba pululando entre el público junto a Pedro Sánchez (cada uno por su lado), bien entregada a la causa.

Benicassim FIB 2016

Walking on Cars son una banda irlandesa que está empezando a dar que hablar. Su disco, Everything this Way (Virgin. 2016) tuvo gran acogida en el mercado anglosajón. Indie Pop inofensivo y destilado hasta cotas insospechadas, quizás ese sea el secreto de su incipiente éxito. El escenario, Las Palmas, se abarrotó de fans, y fuimos testigos de las pasiones que desata entre el sector femenino su cantante, Patrick Sheehy. Sí es cierto, que temas como: “Hand in Hand”, con el que abrieron, “Always be with you”, o, “Ship Goes Down”, son resultones en directo, pero no pasan de mucho más. Correctos, apostamos a que serán, “El sueño de una noche de verano” y mucho tiene que cambiar para que pasen de eso.

Baywaves-FIB-1

Inesperado llenazo en la escenario/carpa, Radio 3 FIB CLUB, para ver a los madrileños, Baywaves y su, “Himnopop”, tal y como ellos gustan de autodenominarse. Ya hemos hablado por aquí del cuarteto y era una de nuestras apuestas seguras para esta edición del FIB. No nos equivocábamos, su Pop a caballo sobre tintes psicodelicos, tiene toques muy personales que les hace distinguirse de formaciones de su estilo. Parece que por ahí no se escatima a la hora de compararlos con los inevitables, Tame Impala, pero Baywaves van más allá de una mera copia, y así lo demostraron a pesar de los problemas de sonido iniciales.

ThreeTrappedTiggers-FIB-1

Three Trapped Tigers o los “tres tristes tigres”, como se apresuraba a llamarlos, dese la primera fila del escenario, uno de los pocos asistentes, tocaban en el nuevo escenario, J&B South Beach Dance, ante una escasa, aunque entregada, audiencia. Propuesta arriesgada la de los londinenses, pero no por ello poco asequible. Guitarra, batería y teclados y sintes, es la formación de estos bestias, ritmos al borde del infarto, riffs que se mueven entre el caos y la psicodelia, y sintes tejiendo sonidos que se acoplan a la perfección a la base creada por el batería y el guitarra. Comenzar con un trallazo como: “Silent Earthling”, para seguir, sin parar, con, “Cramm”, y luego conectar con la electrónica total (al menos en directo) de, “Noise Trade”, es de grupo valiente. Sin duda, una de las sorpresas del festival, inclasificables e inesperados.

Echo & The Bunnymen

Si la nostalgia es del tamaño de las canciones de Echo & The Bunnymen, que viva la nostalgia. Y eso a pesar de que los de Liverpool ofrecieron una actuación contenida, donde el hieratismo de Ian McCulloch establece cierta distancia con el público. No obstante, podría escuchar “The Killing Moon” en cualquier condición, y seguiría siendo una de las mejores canciones del mundo.

 

TheKills-FIB-1

Tocar a la misma hora que Muse en un festival es ya todo un hándicap, al menos en lo tocante a la cantidad de gente que puede ir a tu concierto. Para Alisson Moshart y Jamie Hince, o lo que es lo mismo; The Kills, eso no supuso mucho problema. Ante una audiencia muy escasa pero muy especializada en la banda, The Kills, atacaron en el escenario Visa, con una puesta en escena simple, pero efectiva.

The Kills

Actitud 100% Rock & Roll, combinando guitarras de ultratumba, de las que se gasta, Jamie Hince, y algún ritmo pregrabado, aunque prime todo lo hecho en directo en el escenario. Y es que es imposible no rendirse con temas como: “Kissy Kissy”, “Hard Habit to Break”, o “Impossible Tracks”, como tampoco es fácil no caer rendido a los pies de, Alisson Moshart; The Kills no son de este planeta. Podría haber sido un concierto perfecto de no haber sido por un problema técnico que dejó sin sonido el escenario a la media hora de actuación. Aunque rápidamente solventado, la banda regresó al escenario, con un Jamie, visiblemente contrariado por lo ocurrido. Aun así, concierto redondo.

Muse

Desde la 7 y 30 de la mañana (el recinto abre sobre las 18), ya había gente haciendo cola en la puerta del FIB para conseguir la primera fila de Muse. Teniendo en cuenta que el año pasado tocaron en el BBK y dos veces en Madrid, tiene mérito que el FIB haya saltado la banca con ellos. Lo intuíamos en la crónica de ayer, Benicassim tiene personalidad y atractivo suficiente como para que a Muse en el FIB sea especial. De nuevo, colaboró el sonido del escenario Las Palmas, más contenido que el día de New Order, pero suficiente para que cada uno de los cuarenta mil espectadores tuviera decibelios de sobra para disfrutar el concierto en todo su esplendor. Y fue un acierto, porque tal y como Muse plantearon el concierto, no sobró ni una línea de volumen.

Muse

Comenzando con “Psycho, “Plug in Baby”, “Interlude” e “Hysteria”, los británicos decidieron sacar músculo desde el principio. Rozando los límite de la épica (lo siguiente es pasarse al heavy), continuaron como una apisonadora (“Isolated System”, “The Handler” o “Supermassive Black Hole”), que tuvo que detenerse antes de tiempo por un contratiempo. Después de lanzar el ya tradicional confeti (al que le estoy cogiendo tanta manía como los encargados de la limpieza de las iglesias al arroz de las bodas) en “Mercy”, el viento ha devuelto parte del papel al escenario, lo que ha provocado que el concierto de Disclosure casi se tuviera que retrasar. Por razones, que desconocemos, Muse decidieron terminar 15 minutos antes del horario previsto, así que tras el baño de papel, y decepcionando a algunos, cerraron con la tradicional “Knights of Cydonia”.

Bloc Party

Mientras una legión de otros fans de Kele Okereke, dejaba la explanada del escenario Visa pequeña viendo a Bloc Party (no muy buena idea dejar este escenario para un grupo con tanto predicamento entre los británicos), Neuman, con una puesta en escena mucho más austera, se hacía fuerte en el escenario, Radio 3 FIB CLUB. Sabíamos que Paco Román, alma páter de la banda, es aficionado a grabar los discos, empleando la práctica totalidad de guitarras que posee, lo que hasta ahora, no conocíamos, era que también las llevaba en directo. Lo cual es un gustazo para la vista, aunque la flycase situada a la espalda del cantante y guitarrista, parezca el “Baúl de la Concha Piquer, en versión guitarrista. Con guitarras o sin ellas, el caso es que el murciano, dio otro de los conciertos destacados de la jornada, con espacio abarrotado de gente cantando sus canciones. En formato trío, fueron ejecutando temas como: “Hell”, “Too Pretty”, o “If”, con un piano contundente y conciso, haciendo las veces de bajo. Lo dicho, Neuman certifican con conciertos como este, el porqué de su ascensión en los últimos años de la banda.

Disclosure-Fib-1

Otro fenómeno puramente “british”, son los que cerraron el escario Las Palmas, Disclosure. Tanto es así, que Guy Lawrence, hermano de la otra mitad de la banda, se permitió el lujo de gastar una broma, acerca de si el número de británicos superaba al de españoles en el recinto. Y no es de extrañar, los primeros lugares estaban ocupados por público británico, además de, por la cuota más joven del festival, de largo. Su Pop bailable, realizado sobre bases de Deep House y electrónica asequible para todos los públicos, fue la guinda final a la jornada del sábado en lo tocante a conciertos, ya que era hora de que comenzaran los Djs. Con Disclosure también se reabría el debate, de si el FIB de este año ha sido más electrónico que otros, o que si el festival ha dado un paso en otra dirección, o que, como vulgarmente se dice; “Que si la abuela fuma”. Porque lo único cierto es que con los hermanos Lawrence, el escenario Las Palmas estaba a reventar a pesar de la hora, por lo tanto, este tipo de música es lo que podría estar demandando el publico objetivo del FIB, hablando en términos puramente comerciales. Independientemente de estas disquisiciones y fijándonos en lo estrictamente musical, lo de Disclosure en directo, no deja de ser algo muy especial para sus fans, los dos multi instrumentistas adecuan y modifican sus éxitos, ya de por sí, bailables y comerciales, a cada momento de su actuación. Independientemente de las filias o fobias que puedan despertar, puesta en escena impactante y un sonido increíble, en gran parte, por el buen trabajo de los técnicos, claro.

Textos: Juanma Caballero, Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra. Fotos: Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra.

Crónica del FIB Benicàssim: jueves
Crónica del FIB Benicàssim: viernes

Crónica del FIB Benicàssim: domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.