Crónica del Primavera Club de Madrid 2017

El Primavera Sound es siempre una oportunidad única para descubrir nuevas propuestas musicales. Incluso tras la deriva masiva del festival, en el Fórum siempre hay escenarios reservados para la novedad y el riesgo. Afilando al máximo esta virtud, los promotores del festival recuperaron hace tres años su antigua cita invernal Primavera Club, que volvió exclusivamente en Barcelona, convertida en una auténtica incubadora de nuevas propuestas musicales. Ofreciendo un cartel casi desconocido, la apuesta era arriesgada. Pero la marca Primavera tiene ya tal renombre como prescriptora musical, que ha conseguido consolidar y extender un festival al que se puede y se suele ir a ciegas, simplemente a dejarse sorprender.

Primavera Club 2017 The Breeders

Este año, el Primavera Club, que ha regresado también a Madrid, ha vuelto a demostrar que su radar para rastrear talento sin importar estilo y origen, sigue bien afinado. El clasicismo indie de Gold Connections, la psicodelia pop de Superorganism, la contundencia rockera y electrónica de DBFC y Rakta, la tormenta afrohouse de Clap! Clap!, el glam desatado de Starcrawler o la elegancia de Amber Coffman han destacado especialmente. Aunque en las crónicas particulares hacemos algunas apuestas, desconocemos la proyección que puedan tener todos estos proyectos en el futuro. De momento, lo que les podemos asegurar es que son una magnífica realidad tangible, por cierto, mayoritariamente femenina.

En Madrid, el festival se ha celebrado principalmente en el cómodo Teatro Barceló, con un formato menos ambicioso que aquella última edición de 2012 sovietizada por la Policía Municipal después del Madrid Arena, y un cartel más reducido que su hermano barcelonés.

Primavera Club 2017 - The Breeders

Quizás para compensar no haber podido ver a Girl Ray o a Marina Herlop, la organización había programado el viernes un concierto que quiso ser secreto y no pudo gracias a una indiscreción de sus protagonistas, The Breeders. Seguro que la culpa fue de sus ganas de tocar, porque las hermanas Deal, quizás contagiadas por el carácter del festival, mostraron la fuerza y frescura de unas debutantes. El setlist fue perfecto, combinando diez canciones de aquel mítico Last Splash (4AD, 1993), con cinco o seis versiones (“I Am Decided”, “Tipp City” y “Pacer” de The Amps, “Happiness is a Warm Gun” de The Beatles, “Archangels Thunderbird” de Amon Düül II y, por supuesto, el “Gigantic” de Pixies), varios chispazos del resto de discografía y su nueva canción “Wait in the car”, que no desmerece los mejores tiempos de las de Boston. El público, rendido a las Breeders desde la primera canción, “No Aloha”, explotó en tres o cuatro ocasiones, sobre todo con “Pacer” y “Cannonball”, y cuando sonó “Gigantic”, a más de uno se le escapó una lagrimilla.

Primavera Club 2017 - The Breeders

Hasta el viernes había visto dos veces a The Breeders y mi opinión de su directo era bastante mejorable. Sin embargo, el concierto del Primavera Club entra directamente al top cinco de este año. Hacía tiempo que no veía disfrutar y hacer disfrutar a los demás de la música, de una forma tan natural como la que protagonizaron las hermanas Deal en el Ochoymedio. Comparar ahora mismo un concierto de Breeders con uno de Pixies, convierte a Frank Black en robot.

Primavera Club 2017

Pero la jornada del viernes había comenzado bastante antes con Gabriel Garzón-Montano defendiendo al piano y en solitario su propuesta de funk y R&B. Puntilloso y colorido, Gabriel ofreció una hábil lección de cómo combinar el calor de los ritmos sureños, con la seriedad de unas melodías dignas de una iglesia de Harlem.

Primavera Club 2017- Jakuzi

Jakuza fue una de las curiosidades del festival. Techo tiniebla pop turco, el dúo apuntó maneras de franquicia de Fasenuova en el Bósforo. Lo dejamos en maneras por sus oscuras letanías, más rezadas que cantadas, dejaron una sensación tan atractiva como tenebrosa.

Primavera Club 2017- Amber Coffman

Y si alguien podía encender la luz tras Jakuza, esa era Amber Coffman. Puro preciosismo pop, la ex Dirty Projectors se dedicó a dar lecciones de cómo hacer melodías sofisticadas. Amber, aún estrenando formación en directo, sonó como si ya llevara años de aventura en solitario.

Primavera Club 2017- Rakta

Mientras The Breeders encandilaban el Ochoymedio, Rakta en el Cielo de Barceló amagaban con convocar ciertos demonios de la Amazonía. Imaginen a tres chicas de Brasil con claras similitudes a Savages sonando como Sepultura. Añadan ahora ritmos africanos y el resultado será tan abrasivo como hipnótico.

Primavera Club Madrid - DBFC

Ya el sábado, DBFC dieron muestras que están preparados de sobra para la popularidad. Sonido Madchester de cuando los Happy Mondays se iban de marcha a la Ruta del Bakalao, los franceses (aunque unos de sus miembros es inglés), ofrecen un irresistible cóctel electrónico de indudable efecto adictivo. En directo presumen además de presencia y actitud, por lo que pronto les veremos en escenarios más bulliciosos.

Primavera Club 2017- Clap! Clap!

Clap! Clap! es Cristiano Crisci un productor italiano especializado en combinar house y Uk Bass con ritmos africanos. Si la mezcla es ya de por sí explosiva, si la interpreta con banda (dos baterías y un bajo), el desenlace solo puede ser un huracán. Ritmo desenfrenado, Cristiano desatado y un público contagiado convirtieron la Sala Barceló en una discoteca cuando no eran ni las diez de la noche.

Primavera Club 2017 - PAULi.

PAULi., alias del londinense Pauli Lovejoy, se mueve entre hip hop y pop con clara vocación africanista. En el escenario, se defiende solo con soltura y cierta tendencia al carisma (se fue cantando por en medio del público hasta el técnico de sonido a pedirle varias cambios), pero se pierde antes de llegar a orilla de la solvencia escénica. Técnicamente impecable, pero algo falto de contundencia. Por cierto, fue el único que se atrevió en todo el festival a hacer un chiste sobre los “problemas” en Madrid y Barcelona.

Primavera Club 2017 - Gold Connections

Gold Connections es otro de los nuevos grupos americanos de indie que se han fijado en Pavement como referente. Amigos de Will Toledo de Car Seat Headrest, añaden de su propia cosecha algo de americana, y se presentan como un producto bastante terminado. Irresistibles en “Isabel” o “Faith in anyone”, se atrevieron con el “Friend of the devil” de The Grateful Dead.

Primavera Club 2017- Clap! Clap!

Superorganism era uno de los grupos más reconocibles del cartel del Primavera Club. Colectivo de ocho músicos de distintas partes del mundo de los que se dice que viven en una especie de estudio-comuna en Londres, tras publicar con Domino su primer single “Something For Your M.I.N.D.”, se han hecho los favoritos de cualquier revista de tendencias que se precie. Con Pavement (sí, de nuevo Stephen Malkmus definiendo el indie), el Beck del Mellow Gold y The Avalanches como referencias musicales y The Flaming Lips como inspiración para la puesta en escena, Superorganism ofrecieron una actuación que sólo podemos definir como electro psicodelia. Visuales L.S.D., siete personas sobre el escenario, gafas 3D, una niña de 17 años como cantante (Orono), y varias e inspiradas nuevas canciones que nos hicieron convencernos de que los ¿londinenses? van a ser la sensación del año.

Primavera Club 2017 - Starcrawler - Arrow de Wilde

Y para cerrar el Primavera Club el domingo en Joy Eslava, otra banda llamada a recorrer largas distancias en poco tiempo, Starcrawler. Apadrinados por Ryan Adams, quien les va a producir su primer disco, los angelinos ofrecen un divertido despliegue de rock y punk teñido de glam. Si ya de por sí su apuesta musical rebosa contundencia, la puesta en escena de Arrow de Wilde, cantante, y Henri Cash, guitarrista, convierte sus conciertos en dinamita.

Primavera Club 2017 - Starcrawler - Arrow de Wilde

Mientras Henri ensaya su nivel leyenda en el Guitar Hero, Arrow de Wilde sale al escenario vestida con una camisa de fuerza y una coquilla de brillantes. Tras la primera canción se desprende de la camisa y de cualquier prejuicio, porque se dedica el resto del concierto a rezar, amagar con masturbarse, vacilar al público y a los fotógrafos y escupir. Todo esto bebiendo agua y rozando los límites de la credibilidad, porque no olvidemos que hablamos de un grupo de rezuma diseño y está encabezado por la hija de la fotógrafo Autumn de Wilde y Aaron Sperske, el batería de Father John Misty. Para bien o para mal, no duden que el 2018, les verán en más de un festival.

Más fotos: aquí.

Un comentario sobre “Crónica del Primavera Club de Madrid 2017

  • el 24 Octubre, 2017 a las 1:02 pm
    Permalink

    el concierto de breeders fue grandísimo!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.