Crónica: Los 10 momentos del Sonorama Ribera

El Sonorama Ribera decidió aprovechar la fecha redonda de su vigésimo aniversario para ofrecer una celebración, en exclusiva, de la música española. La edición del 2017 aparecía así desierta de nombres internacionales, apostando únicamente por el producto local y en una decisión que, tal y como suele ocurrir con casi todo lo que rodea al exitoso festival, resultó controvertida. En la misma línea, también irregular y algo polémico resultó el cartel definitivo, como siempre generoso en nombres (y estilos) pero que incluía entre sus líneas a antiguos reyes de gasolineras, faranduleros y algún cantautor de tercera división. En cualquier caso, bien sea sobre los escenarios del Recinto Ferial o en cualquier otro rincón de la localidad, la música toma Aranda de Duero de la mañana a la noche durante varios días, y siempre hay opciones para disfrutar de momentos destacados.

A continuación presentamos los diez seleccionados por Muzikalia, en orden cronológico y tras nuestro paso por el evento castellano.

1 – Sidonie. 11.08.17. Escenario Ribera del Duero.

Mucho han cambiado Sidonie desde sus psicodélicos inicios hasta llegar a manejar a antojo ese pop que mueve hordas de público y convierte sus conciertos en celebraciones masivas y desprejuiciadas. Pero Marc Ros, Axel Pi y Jesús Serna también mantienen vigente parte de ese espíritu canalla y descarado tan reconocible en sus comienzos, en una circunstancia que al contacto con un repertorio idóneo para el festejo resulta arrasador. Sucede además que temas de su último álbum –El Peor Grupo del Mundo (Sony, 16)- como “Carreteras Infinitas”, “Os Queremos” o la propia “El Peor Grupo del Mundo” encajan a la perfección en el actual talante de sus directos.

Además, los barceloneses son desde hace tiempo un clásico por sí mismos dentro del festival, y para la ocasión no escatimaron a la hora de presentar un espectáculo más efectista que nunca apoyando a temas como “El Incendio”, “Estáis Aquí” o “Un Día De Mierda”. Con tales premisas el resultado no podía ser otro que un éxito rotundo, ante una audiencia encantada con el asunto desde el primerísimo momento.

2 – Niños Mutantes. 11.08.17. Escenario Aranda de Duero.

Para Niños Mutantes debe resultar dulcemente irónico ver cómo ahora, después de dos décadas de trayectoria musical al margen de modas, al fin sus canciones llegan a un público más masivo. Lo han logrado sin sacrificar un ápice de personalidad artística, y por eso lo suyo tiene tanto valor y alegra a los seguidores veteranos. Lo mismo sucede con los directos de los granadinos, que siempre han sido sinónimo de fiabilidad, energía y honestidad sobre las tablas.

Sus canciones además de fuerza tienen mensaje, y saben manejar esa lírica para realzar el poder de su interpretación. Por eso su paso por el Sonorama fue un triunfo, concretamente uno de esos que se comparten como propios, y la rúbrica de que al fin al alcanzado el lugar que merecen. Niños Mutantes son unos corredores de fondo, y la suya es la victoria de una banda muy personal y que en realidad siempre ha sido excepcional.

3 – Xoel López. 11.08.17. Escenario Aranda de Duero.

Xoel López ya se merecería estar en este listado aunque sólo fuese por el éxtasis que supuso la recuperación de dos himnos de Deluxe como “I’ll See You In London” y, por supuesto, “Que No”. Pero además de ese par de momentos que ya forman parte de la historia del Sonorama, lo cierto es que el gallego ofreció un concierto muy serio, rodeado de una banda solvente y numerosa que completó un concierto bonito y muy bien ejecutado. El vocalista presentó esa faceta suya trabajada a lo largo de los últimos años, poética y melódica, pero añadiendo un nivel adicional de músculo que hacen mucho bien a canciones como “Tierra”, “Todo Lo Que Merezcas” o “Yo Solo Quería Que Me Llevaras A Bailar”.

(foto: Rubén García)

Una actuación ante la que no cabe reproche alguno, y que convenció tanto a los fieles como a los más escépticos ante el giro que dio su carrera hace ya tiempo y tras el mencionado proyecto Deluxe.

4 – El Lado Oscuro De La Broca. 12.08.17. Escenario Castilla y León.

Lo de El Lado Oscuro De La Broca ya ha pasado de ser un secreto a voces a una realidad difícilmente cuestionable, con los zamoranos recogiendo críticas unánimes y positivas tras la publicación de su segundo largo, “Poderosa” (El Genio Equivocado, 16). El quinteto se impone actualmente como uno de los grupos nacionales más contundentes a la hora de asimilar influencias del post-punk y convertirlas en canciones viscerales que no dan respiro. Unas virtudes que sobre las tablas se tornan aún más violentas y efectivas, y todo sin renunciar a una línea melódica que convierte su directo en una experiencia adictiva.

(foto: Rafa Piera)

Con un nutrido grupo de paisanos dando color en las primeras filas (mascaradas, bailes y lanzamiento de confeti incluidos), canciones como “Frenética” o “Cartas Al Apostol” impactaron de lleno en cualquier espectador allí presente. Esperemos que los responsables del festival tomasen nota del asunto y el grupo pueda actuar, en futuras ediciones, sobre un escenario mayor y más acorde a su enorme potencial a la hora de montar un buen sarao.

5 – El Mató A Un Policía Motorizado. 12.08.17. Escenario Charco.

Que El Mató A Un Policía Motorizado no tienen el mejor (ni el más animoso) directo del mundo es algo sabido, después de las numerosas visitas a nuestro país de la banda argentina. Y sin embargo, algo debe de tener el combo cuando siempre apetece repetir ante el anuncio de un nuevo concierto suyo. La formación -que venía con el recientísimo “La Síntesis O’Konor” (Limbo Starr, 2017) bajo el brazo- era además la excepción a la regla marcada este año por los organizadores, colando así un grupo foráneo entre la programación. Poco importa en realidad, cuando el artista en cuestión tiene una colección de canciones impregnadas en un romanticismo tan encantadoramente decadente como sucede con los de La Plata.

(foto: Hernan Btesh Photo)

Santiago Motorizado y compañía son un grupo sobrio sobre las tablas, que basan todo su (amplio) magnetismo en el poder de las propias canciones (ahí quedaron “El Tesoro”, “Mujeres Bellas y Fuertes” o “Más o Menos Bien”), activo éste que resultó suficiente a la hora de disfrutar de una actuación que, además, fue creciendo en intensidad ante la respuesta entusiasta del numeroso público que acudió a la cita.

6 – Santiago Auserón+Sexy Sadie. 12.08.17. Escenario Ribera del Duero.

Uno de los anuncios que más curiosidad generó en su momento dentro de la nómina de artistas era la unión, a priori extraña, entre un mito del pop español como Santiago Auserón (primero co-liderando a Radio Futura y posteriormente con una amplia carrera en solitario) y un tótem del indie nacional de los noventa como son Sexy Sadie. Finalmente el resultado de la unión (subtitulado como “35 años de canciones”) no pudo ser mejor, y la extraña simbiosis dejó a su paso uno de los conciertos destacados del festival.

La formación salteó con inteligencia, sobriedad y buen gusto temas de los propios Radio Futura (“Escuela De Calor”, “Veneno En La Piel”) con el repertorio en solitario del vocalista (“Río Negro”, “A La Media Luna”), además de tener el detalle de rescatar un par de maravillosos temas de los mallorquines (“You Know That’s The Way I Like It”, “A Scratch In My Skin”). La unión de dos generaciones salió rodada con complicidad y precisión, y donde por encima de todo destacó el excelente momento vocal del zaragozano dando vida a una colección de canciones enorme.

7 – Berri Txarrak. 12.08.17. Escenario Aranda de Duero.

Aunque seguramente para el perfil medio del asistente fuesen unos desconocidos sin demasiado interés, lo cierto es que la presencia de artistas como Berri Txarrak resultan una excepción agradecida dentro de un cartel en el que el pop es, sin duda, el género predominante. De este modo, la aspereza y contundencia de los navarros supuso un oasis poco menos que necesario a la hora de motivar un cambio de chip que, en algún momento de la velada, se antoja necesario.

Su rock agresivo (más aún teniendo en cuenta que cantan en euskera), musculoso y sin fisuras interpretativas despertó a cualquiera que en ese momento se encontrase frente al escenario Aranda de Duero. El trío aportó un poco de aire alejado del pop, en forma de variaciones estilísticas y macarrismo siempre controlado y bien entendido.

8 – Lori Meyers. 12.08.17. Escenario Ribera del Duero.

De vuelta al talante predominante del Sonorama, tocaba volcarse de lleno con unos de los principales artífices del asunto, y por tanto uno de los grupos más esperados de la jornada. Lori Meyers es uno de esos nombres claves en el devenir del Sonorama y directamente asociados al éxito de éste, que además en esta ocasión venían con nuevo disco bajo el brazo, “En La Espiral” (Universal, 17). El grupo empezó lastrando problemas que devinieron en un sonido más bien desastroso focalizado sobre todo en la voz de Antonio López “Noni”. Tanto que finalmente y tras un puñado de temas, el grupo decidió parar para solucionar los inconvenientes. Tras el leve paréntesis y una vez solucionadas esas complicaciones, se pudo ver un nuevo concierto, con los granadinos demostrando su habitual solvencia sobre el escenario. Ya despreocupada, la banda fue cogiendo fuerza y su pop contagioso de desenlace bailable y celebración masiva contagió a un público que ahora sí, encontró lo que había ido a buscar.

La selección incluyó temas nuevos que encajan de sobremanera en el fervor del directo (“Evolución”, “Pierdo El Control” o “Siempre Brilla El Sol”) con lo que ya son contrastados clásicos enfervorecidos (“Emborracharme”, “Mi Realidad” o “Luces De Neón). Es una pena que el grupo haya apartado (casi del todo) las canciones de sus dos primeros discos, pero ahora juegan en otra liga y son conscientes de ello, evitando desaprovechar el momento. Y es precisamente desde esa posición donde juegan sus cartas con maestría, sin descuidar una ejecución que además adornan con cuidados visuales. Poco cabría objetar, por tanto, a su paso por el vigésimo aniversario del festival.

9 – Los Planetas. 12.08.17. Escenario Ribera del Duero.

Parecía evidente, y más según fue avanzando el festival, que tras el nombre de “Tarta de Cumpleaños” estarían Los Planetas para ofrecer una actuación sorpresa (y estelar). En una cacareada celebración de la música española (más o menos independiente) dentro de las últimas dos décadas no podía faltar el grupo más icónico de todos, aunque muchos parecieron decepcionarse con la presencia de los granadinos (seguramente esperaban a Vetusta Morla o a Love Of Lesbian) y fueron abandonando el espacio situado frente al escenario principal. Suponemos que el de J, Florent y compañía no es el talante más idóneo para las nuevas generaciones que acuden al Sonorama, más volcadas con formaciones como Supersubmarina, Izal o Second. En cualquier caso, el quinteto comenzó arrasando con fuegos artificiales explosionando al ritmo que marcaba la contundente “Segundo Premio”.

El suyo fue un auténtico regalo para los seguidores fieles de toda una vida, que si bien incluyó algunos de sus éxitos más radiados (“Un Buen Día”, “Pesadilla En El Parque De Atracciones” o la definitiva “De Viaje” con la que cerraron), también ofreció momentos inolvidables menos populares para el público en general y de claro impacto emocional para los cuarentones (“David y Claudia”, “Jose Y Yo”, “Parte De Lo Que Me Debes”, “Corrientes Circulares En El Tiempo” o “Santos Que Yo Te Pinté”). Junto a ellas, varias recuperaciones del nuevo (y notable) álbum, Zona Temporalmente Autónoma (El Ejercito Rojo, 17), como las maravillosas “Espíritu Olímpico” y una espectacular “Islamabad”, y también representantes de la vertiente más aflamencada del combo (“Alegrías Del Incendio”, “Si Estaba Loco Por Ti”). Sólo un volumen algo raquítico restó puntos a una actuación en la que (por supuesto) J sigue sin ser un virtuoso vocal, pero que resultó un compendio de pura nostalgia y al mismo tiempo la prueba de que el grupo ha sabido evolucionar y mantenerse tremendamente vigente con el paso del tiempo. En definitiva, el mejor recuerdo del evento.

10 – La Habitación Roja. 12.08.17. Escenario Aranda de Duero.

A La Habitación Roja le pasa un poco como a sus colegas de Niños Mutantes: siempre han sido un grupo ampliamente respetado, pero parece que están disfrutando de mayor repercusión global desde hace unos años. Quizás por eso se vio a un Jorge Martí más suelto, activo y desprejuiciado que nunca, saliendo de su estricto papel tras el micro para darse un baño de masas y arrastrar tras de sí al público. Sólo por volver a escuchar en directo “Un Día Perfecto” y “El Hombre Del Espacio Interior” hubiese merecido la pena estar allí, pero es que además el repertorio no perdió fuelle a lo largo de otros temas épicos como “Voy A Hacerte Recordar”, “Indestructibles” o “Ayer”.

Una actuación que terminó en fiesta total con la presencia de Viva Suecia sobre el escenario, devolviendo así el favor ofrecido por el propio Martí a primera hora de la tarde.

Un Sonorama que, aunando presente y pasado, de nuevo logró agotar todos sus abonos y entradas de día. Precisamente, comprobar cómo se solucionan las aglomeraciones de cara a próximas ediciones se antoja clave para el devenir de uno de los festivales con más solera de nuestra geografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.