Dean Wareham plays Galaxie 500 – Teatro Lara (Madrid)

Tras la ruptura de allá por 1991, Dean Wareham continuó su camino musical primero con Luna y después con su mujer bajo la etiqueta Dean & Britta. Durante todo este tiempo, siempre había sido muy respetuoso con el legado de Galaxie 500. Sin embargo, veinte años después, por las razones que fueran, las cosas han cambiado y Dean acompañado por Britta, ha emprendido una gira en la que revisa canciones de los míticos autores de la banda que fuera pionera y cumbre del dream pop y del slowcore. Ayer la gira recalaba en el, tan vetusto como cómodo, Teatro Lara Madrid de la mano de SON Estrella Galicia.

La noche comenzó con los tejanos Ringo Deathstarr sobre un escenario ilustrado con una bandera de las Brigadas Internacionales, haciendo una más que correcta mezcla de pop etéreo y ruido a lo My Bloody Valentine muy alimentado de guitarras y pedales.

A continuación, Dean, acompañado por Britta al bajo en sustitución de Naomi Yang, por un batería desconocido para este redactor en el puesto de Damon Krukowski y por una guitarra adicional en varias fases del concierto, abrió una caja que muchos opinan que debía haberse quedado tal cual la dejaron sus protagonistas originales hace ya veinte años.

Polémicas aparte, el concierto fue sencillamente una inolvidable experiencia hipnótica. Comenzó de forma muy emocionante con “Flowers” y “Pictures”, las dos primeras canciones de Today (1988), el primer disco de Galaxie 500. Tras ellas fue el turno del On Fire (1989), con “Snowstorm”, “When Will You Come Home”, “Decomposing Trees” (cuarta y quinta canción del disco respectivamente) y “Strange”. A estas alturas, y gracias a la inmaculada ejecución de Dean, Britta y compañía,  la atmósfera del Teatro Lara expedía electricidad y prácticamente podíamos tocar el sonido con los dedos.

This is our Music (1990), el tercer y último disco de estudio de la banda sonó sorprendentemente menos (“Summertime”, “Fourth of July”), e intercalado con el resto, pero sin embargo sirvió para cerrar la primera parte del concierto con “Listen, The Snow Is Falling” (original de Yoko Ono).

Tras el bis y con la gente ya en otra dimensión, tocó volver a la realidad y afrontar que estábamos ante el final del sueño con algo más de velocidad en dos versiones, “I’ll Keep it With Mine” de Nico, y una casi irreconocible (bendito setlist) “Ceremony” de Joy Division.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.