Depeche Mode – Spirit (Sony)

El estado de Depeche Mode es inmejorable desde hace años. Buenos discos, pabellones a reventar y una dinámica nueva con la mayor participación de Dave Gahan en la composición otrora capitalizada por Martin Gore. Pero lo de Depeche Mode es curioso porque, siendo francos, desde que alcanzaran un punto de cocción razonable con Some great reward (1984), nunca han editado un mal disco. Los hay mejores y peores, por supuesto, pero nunca han bajado de un estandarte de calidad alto. No obstante, eso no impide crear debate un interesante debate en torno a ellos y a los puntos fuertes y flojos de de sus discos.

Tras un trabajo difícil como Ultra (1997), poco a poco fueron afianzándose de nuevo como trío, conociendo las nuevas dinámicas de unos Gahan y Gore alejados de los excesos. En sucesivos años el productor Ben Hillier estuvo a su lado dando forma a un puñado de muy buenos álbumes hasta poner fin a la colaboración con el soberbio Delta machine (2013). Su puesto ha sido recientemente ocupado por James Ford para la producción de Spirit (2017), el disco que nos ocupa. Su experiencia con Simian Mobile Disco, Artic Monkeys y The Last Shadow Puppets hizo pensar nuevos aires, que, efectivamente han llegado.

El primer single, “Where’s the revolution”, resultó seguir la línea expuesta en Delta machine, con el regreso del góspel y el soul como fuente de inspiración. Se podía entender que Depeche Mode aún desearan seguir avanzando en esa dirección y lo cierto es que la excelente factura de la canción les daba la razón. Además suponía una reactualización del dolor blues, el del hombre oprimido por circunstancias concretas. Poco importa que quienes lo canten sean estrellas, las circunstancias de cada uno son las circunstancias de cada uno y en el engranaje político todos somos tuercas y tornillos.

Y es que Spirit es un disco en parte politizado, en parte hedonista, un disco sexy y cabrón al mismo tiempo, incluso arisco en según qué momentos. El animal de compañía ideal para los tiempos que corren. No es nada nuevo para ellos, no hace falta repasar la letra de “Everything counts”, una crítica brutal al sistema capitalista disfrazada de pop inofensivo hace ya treinta y pico años. “Going backwards” entra arrastrándose como una maldición blues de alta tecnología, entre murmullos y construcciones industriales, la robótica “Scum” es el prólogo del final de los tiempos, reiterativa, agobiante, y la vintage “Poorman” no puede ser más descriptiva, con el góspel apócrifo a modo de introducción.

Hay espacio para la temática emocional, pero la que más se hunde entre las sienes es la política, incluso a veces es difícil discernir dónde empieza una y termina otra. Para Spirit, James Ford ha aportado un sonido más rugoso y un poco más caliente que el de los últimos discos. Menos refinado, si se quiere. Un poco más sucio. Sienta bien, especialmente a la hora de empastar esas temáticas que se devoran entre sí. “The worst crime” se sostiene prácticamente en la voz de Gahan, funcionando muy bien con arreglos mínimos, igual que “Cover me”, con una relajación que sólo rompen los temas más tensos, como la siniestra “You move” o el nuevo blues electrónico “Poison heart”, muy tirante.

Depeche Mode siguen avanzando hacia un terreno en el que las canciones mandan por encima de las masas que siguen llenando sus conciertos, construyen obras que se desperezan poco a poco hasta ponerse en pie y demostrar su altura de gigantes. Hace tiempo que no hay que esperar la canción, sino el disco.

18 comentarios sobre “Depeche Mode – Spirit (Sony)

  • el 16 Marzo, 2017 a las 11:00 am
    Permalink

    Sorprendida gratamente,posiblemente su mejor álbum desde Ultra !

    Respuesta
  • el 16 Marzo, 2017 a las 1:31 pm
    Permalink

    Es un disco bastante complicado en la primera escucha,pero definitivamente creo que va a estar entre lo mejor del año

    Respuesta
  • el 16 Marzo, 2017 a las 3:06 pm
    Permalink

    Preciosa reseña que ha puesto los puntos de lo que es DM… El disco es simplemente maravilloso

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 1:23 pm
    Permalink

    Lo e escuchado esta pasada noche y me parece bastante genial fabuloso una obra de arte genial.

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 2:32 pm
    Permalink

    Pésimo disco. El peor de su carrera y mira que el reto era complicado concurriendo desastres como Sounds Of The Universe o Exciter.
    Repetitivo, previsible, monótono…carece de sentido que se resalte una producción cuando cada tema tiene tan poco arreglos y tan poca orquestación que realmente sólo se puede destacar el volumen y la distorsión de las voces de Gahan. La percusión simplona es de juzgado de guardia y el juego de voces con ese tremolo cansino de Gore y un Gahan sobreactuado da verguenza ajena, pero lo peor, y mira que es duro decir esto, es el pésimo uso de los sintetizadores…sin capas, sin arpegios elaborados, sin colchones, ni texturas…..Se antoja todo un mundo el legado de Wilder frente al desastre sonoro este.
    Cero patatero. Sugiero escuchar a los belgas Goose o a IAMX o KITE para asumir que la electrónica alternativa de calidad está en otros planetas que empezaron en la órbita de Depeche y acabaron eclipsándolos especialmente ante las nuevas generaciones a los que es imposible “despistar” con el argumento ya manido de la sombra de Depeche. Hace muchos años ya de esa sombra….0/10

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 3:21 pm
    Permalink

    Para qué orquestar mucho una canción, vale desnuda por sí misma y en eso el disco de los DM lo muestra. Goose es como escuchar unos LCD deslavados, IAMX suenan mucho más interesante como una mezcla entre Almond y las estructuras de la segunda mitad de los 80’s y principios de los 90’s… y Kite es como escuchar a los Alphaville de los 90’s, o sea no mucha avanzada…

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 4:13 pm
    Permalink

    Para mi murieron con Ultra, despues de eso nada. Delta Machine me parece infumable, y si Exciter no es malo, entonces es que no existen los discos malos.

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 5:42 pm
    Permalink

    playing the angel era un buen disco, todo lo que ha venido después es muy muy flojo, este es aun peor que delta machine, no hay por donde cogerlo, ya no hay rastro de esas canciones perfectas, con estribillos que se te clavan, simplemente se limitan a hacer ruiditos sin ningún tipo de sentido, es ley de vida, a todos los grupos les llega, una retirada a tiempo seria lo mejor, pero la maquinaria de hacer dinero debe de continuar, una pena, pero nada que reprocharles, me han proporcionado tanto placer durante tantos años que con lo que tienen hasta playing the angel ….tengo mas que suficiente.

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 10:32 pm
    Permalink

    si, desde playing de angel que no hacen nada que realmente merezca la pena, es ley de vida, disfrutaremos viendolos en directo y punto, ya hicieron discazos y no tienen que demostrar nada a nadie, para mi unos grandes. Estoy escuchando el disco y le falta melodia, estribillos, parajes,esas cosas
    que tenian y ya no pueden tener, una pena, disfrutaremos de su legado.

    Respuesta
  • el 17 Marzo, 2017 a las 11:59 pm
    Permalink

    “Los hay mejores y peores, por supuesto, pero nunca han bajado de un estandarte de calidad alto´´
    Peores no. Flojos. Si fueran peores , no tendrían ese estandarte de calidad alto.
    No hay ningún disco malo de Depeche.

    Respuesta
  • el 18 Marzo, 2017 a las 10:51 pm
    Permalink

    Para mí, un disco realmente revolucionario.Es intenso, sorprendente, sugerente, elegante, oscuro pero fresco, tecnoñógico pero orgánico, seguro de sí mismo,… En fin, contra todo pronóstico, uno de los mejores del grupo.Desde Ultra y salvando el PTA, lo mejor que han hecho con diferencia.Y así lo reflejan las reseñas de los auténticos fans y de los expertos a lo largo del mundo.Enhorabuena.

    Respuesta
  • el 19 Marzo, 2017 a las 4:00 pm
    Permalink

    Bastante monótono , siguiendo la estela de delta machine. Pero … poderoso caballero don dinero…

    Respuesta
  • el 20 Marzo, 2017 a las 3:21 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con el que hace alusión IAMX como banda a seguir. Hay que entender que DM son 3 pasados de roscas con sus hijos y nietos que a lo sumo en años componen (por llamarlo así) algunos bocetos que se les ocurren con la guitarra y justifican así la salida de un disco para pagar las casitas, los negocietes y hasta las bodas de los hijitos. Habrá gente que defenderá este disco, pero suele ser gente que le metes un mp3 de otro grupo sin voz, le dices que es Depeche Mode y te dicen que es una genialidad es decir, es gente no oye música, sino bandas.
    Depeche son conscientes de ello, saben de la escasa calidad de lo que ofrecen, pero no son tan temerarios como para defender ese desastre de temas en directo y no los tocan jamás.
    A ver qué explicación dan los “expertos” a ese fenómeno…Jejejejejeje.
    No hay fans auténticos, lo que hay es gente que sabe lo que es una buena canción y una buena producción y gente que le da igual…y es igual de respetable porque al fin y al cabo la propuesta es sacar un disco para hacer conciertos y que la gente se divierta con Enjoy the Silence, Personal Jesus, Behind The Whell, Never Let Me Down, Black Celebration, etc…sinceramente yo creo que hasta el propio Martin Gore se descojonará cuando lea críticas positivas de este disco…porque ya se le pasó el cabreo de cuando se fue Wilder y ya ha tomado conciencia y por ende ha asumido que sin ese complemento en la producción Depeche es sólo una marca que sigue vendiendo por lo que hizo Wilder (empezando por girar el rumbo con A Broken Frome y todo lo que vino después y acabando por acelerar Enjoy The Silence y por dejarse las cejas con Violator o SOFAD mientras Gore jugaba al Sonic).
    A Gore desde que se le fue “el negro” el tremolo cada vez le sale más agudo y desafinado jajjajajajaja

    Respuesta
  • el 20 Marzo, 2017 a las 3:27 pm
    Permalink

    Horrible. Lo he escuchado 3 veces. Por favor, no quiero escucharlo nunca más…prefiero leer al tonto que dice que es un disco “seguro de sí mismo”….:)

    Respuesta
  • el 21 Marzo, 2017 a las 5:31 pm
    Permalink

    Me da risa que todos los que dicen que los discos de DM ya no son buenos, pero todos ellos sólo se refieren a discos después del violator, opiniones de los clásicos “fans” que se van a morir esperando un violator 2.0, para esos “fans” ahí están la recopilación de éxitos o la K buena ?. Que buen disco el Spirit, sencillo pero poderoso, amo poison heart, cover me que con esa fusión de ritmos que más allá de desentonar uno con el otro, más bien se complementan, algo que a lo largo de su carrera han realizado muy bien (y digo a lo largo de su carrera, porque yo si los conocía antes de personal Jesus); you move, electrónico europeo en su máxima expresión; en fin, excelente disco.

    Respuesta
  • el 25 Marzo, 2017 a las 4:43 pm
    Permalink

    Yo creo que es un gran disco ,se necesita escucharlo un par de veces para entenderlo y masticarlo.Globalmente me gusta más que Delta Machine, porque cuando le das para delante a las Canciones de un disco , mala señal , y a mí con Spirit , en las segundas escuchas no me ha pasado.

    Respuesta
  • el 27 Marzo, 2017 a las 11:48 pm
    Permalink

    Si quieren una excusa para salir de gira que lo hagan como sus contemporáneos The Cure, casi tres horas de concierto cantando todos los éxitos e incluyendo algunas canciones para fans. Pero si sacas nuevo material esperamos, sobre todo los fans más antiguos, algo de alto nivel, como mínimo un disco de notable y este se queda a medio camino.
    Es cierto que los precedentes no eran del todo optimistas, a partir del Exciter (01) creo que ninguno de los tres discos posteriores me han acabado de emocionar, sí es cierto que siempre hay un conjunto de dos o tres canciones buenas, pero en conjunto no acaba de convencer.
    A pesar de que el comiendo es perfecto con “Going Backwards” una estupenda canción y le sigue su primer single “Where’s The Revolution” que parece que hace años ya la habíamos escuchado, aunque no deja de ser una buena canción y “The Worst Crime” que baja las revoluciones pero mantiene el tipo.
    A partir de ese momento el disco se dispersa ofreciéndonos temas que no acaban de arrancar y otros muy espesos como “Scum”, “Eternal” y “Poison Heart”, en que estarían pensando para incluirlas en el disco¿?
    Pero cuando pensábamos que todo estaba perdido se sacan de la manga la espléndida “So Much Love” que es una maravilla. Finalmente “No More” no está mal y cierran con otra para olvidar “Fail” pues eso. Sin ser un disco ni mucho menos desastroso, siempre se espera algo más de unos de los grandes del pop.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.