Dorian

En el tercer disco es donde se acaba de construir el edificio, volver a redefinirse y empezar de cero otra vez…

Tras la salida de su nuevo disco, y aprovechando el comienzo de la gira, nos juntamos a charlar un rato con Marc, voz, alma y uno de los principales responsables, de que Dorian, esté superando sus metas, su calidad y su propio éxito con cada álbum que saca al público.

Bueno, Marc, la verdad que es en estos casos, en los que una banda saca su famoso “tercer disco”, es cuando me suele gustar empezar la entrevista haciendo una introducción a cerca de los álbumes anteriores, de cuando empezaron, y demás… pero me gustaría que en esta ocasión fueseis vosotros quien me hicieseis una breve introducción de vuestra historia musical justo hasta el día antes de empezar a trabajar en vuestro nuevo disco, La ciudad subterránea. Fechas, discos, los singles que más han sonado, vuestras canciones favoritas, las que más éxito han tenido en las radios y discotecas…

Empezamos como todo el mundo, trabajando mucho en el local de ensayo, actuando en infinidad de bares y salas pequeñas y grabando dos maquetas. Con la segunda fuimos a visitar una por una a unas 18 o 20 discográficas grandes, medianas y pequeñas pero ninguna nos hizo caso. Afortunadamente con ella ganamos nuestro primer concurso de maquetas, que nos dio pié a hacer nuestro primer festival un poco grande. Se llamaba Zorrock y por aquel entonces era la competencia del Contempopránea. Bip Bip Records, un pequeño sello Mod que había descubierto a Sidonie nos dio nuestra primera oportunidad y ahí grabamos nuestro primer single (“Solar”) y nuestro primer disco “10.000 metrópolis”. Nuestras canciones favoritas de ese disco son “Teoría de un final”, “Solar” y “Te echamos de menos”, que fue la canción que nos abrió las puertas de festivales como el FIB o el Primavera Sound. También en aquella época hicimos nuestros primeros bolos fuera de España, en concreto en Portugal y los Balcanes. “Te echamos de menos” formó parte de 12 discos recopilatorios y esto permitió al grupo sacar un poco la cabeza.

A finales de 2006 un sello más grande Pias (Franz Ferdinand, Oasis, Arctic Monkeys…) saca nuestro segundo álbum “El futuro no es de nadie”, que es el disco con el que Dorian empezamos a definir nuestro propios sonido, una mezcla bastante peculiar entre pop new wave, rock y música electrónica. Contra todo pronóstico canciones como “Más problemas”, “La playa bajo el asfalto”, “Al final de la escapada” o “Cualquier otra parte” empiezan a sonar en radios y clubes de forma asidua, lo que coloca al grupo en posición de hacer una primera gira realmente seria. En aquella gira hicimos 132 conciertos y visitamos también países como Portugal, Estados Unidos o México. Fue una experiencia realmente extraordinaria, dos años muy bonitos a la par que agotadores.

Y ahora, tres años después de vuestro exitoso “el futuro no es de nadie”, volvéis con La ciudad subterránea. Un disco en el que yo creo que por una parte, se confirma el estilo claro de pop/electrónico, pero en el que por otra parte, también se aprecia la clara evolución que veníais haciendo con los dos discos anteriores, y que en mi opinión es dar una importancia cada vez mayor a las letras, a la voz, y a las melodías, consiguiendo un resultado para mi, extraordinario. Pero decidme vosotros, ¿cómo a sido esa evolución?, ¿ha sido meditada o ha surgido por que sí?, ¿cómo han sido estos tres años de trabajo?

Con la “Ciudad subterránea” nuestro tercer álbum, nos hemos pasado 8 meses trabajando en el estudio. Estamos muy orgullosos de este disco porque suena muy bien y está muy bien acabado, desde la producción y composición de cada tema hasta el arte del disco, que nos llevó mucho tiempo. Hace unas semanas empezamos la gira de “La ciudad subterránea”. Cada bolo está siendo muy pero que muy intenso y el grupo está agotando todas las entradas en casi todas las ciudades por las que pasa, todo un privilegio teniendo en cuenta cómo están las cosas. El mes que viene volvemos a México, a actuar en 2 festivales.

Respecto a la evolución, he de decir que sí, claro que ha sido una decisión meditada. Piensa que es el primer disco que hacemos dedicándonos profesionalmente a la música, cosa que nos ha permitido afinar más en los acabados de cada canción, dedicar más tiempo a la producción, al concepto del álbum, a la composición, a las letras etc. Todo eso se nota. Pero al mismo tiempo el grupo no ha perdido espontaneidad, que era de lo que se trataba. Creo que ahora el grupo suena por fin sólido y contundente.

Entonces, ¿se cumple eso que dicen algunos, de que el tercer disco es un disco “punto crítico”, donde se arriesgan muchas cosas, y otras tantas se ponen en duda, donde finalmente se asienta un grupo?

Hay grupos que desde el primer disco la clavan (Stone Roses, MGMT…) pero yo creo que en general es en el tercero donde se acaba de construir el edificio. Lo que ocurre es que a partir del tercero hay que volver a empezar a redefinirse, lo que en cierto modo es como empezar de cero otra vez…

Y ahora, con la satisfacción de tener el disco en las manos, y en las estanterías, contadme, ¿cómo es esa sensación? ¿Sigue siendo tan emocionante después de tener ya tres discos en el mercado, (contando el de remezclas)?

La primera vez que te hacen una entrevista o ves un disco tuyo en una tienda te emocionas como nunca, luego todo eso pasa a formar parte de un segundo plano, porque aquí lo que importa es tu relación con tu música, es decir, si lo que estás haciendo te llena o no. En nuestro caso estamos doblemente orgullosos de “La ciudad subterránea” porque es un disco que nos ha costado mucho esfuerzo y que la final ha salido, creo, redondo.

Bueno, pero luego siempre decís quedan cosas que se podrían haber mejorado…

Hombre, siempre le ves los rotos a todo lo que haces. La gente sigue haciendo discos porque el disco perfecto no existe, y uno siempre siente esa necesidad de mejorar, de ir puliendo imperfecciones.

Está bien, pues tras presentar el disco, metámoslo en el reproductor a ver que se cuece… ¡Vaya! Pues nada más empezar lo que se cuece es minuto y medio de posiblemente el pop más electrónico y potente que jamás habíais tocado, y justo después una letra de las más melancólicas que jamás habíais cantado…esta combinación se repite frecuentemente a lo largo del disco, ¿de dónde surgen estos contrates tan fuertes? ¿De dónde la idea de mezclar dos mundos tan distintos?

Es cierto que las letras del disco son algo más oscuras, pero es que reflejan la realidad de unos personajes que están metidos en una lucha permanente consigo mismos y con los cánones que marca la sociedad, y ese no puede ser un camino alegre.

Para qué creer en Dios, si Él no cree en nosotros… ¿De verdad nos estamos portando tan mal con el mundo, que ya ni Dios confía en nosotros?

Dios nunca ha creído en los hombres por eso los putea cada día de sus vidas. La idea de Dios es la tontería más grande ha inventado el ser humano, y el origen de casi todos los malos rollos del mundo.

Bueno, una opinión sin duda que muy personal… Lo que sí que comparto al 100%, es esa sensación de que da lo mismo si el mundo se está cayendo ahí fuera, si me despierto entre las sábanas, junto a la persona que amo… ¿por qué será?

Los seres humanos somos expertos en crear burbujas protectoras a nuestro alrededor, burbujas que nos protejan del mundo. Ahí afuera hace mucho frío, y el amor es una capa protectora muy eficaz.

¿Una curiosidad… por qué la presencia de nuevo del tema “solar”?

Hacia el final de la gira de “El futuro…” empezamos a tocar una versión más potente y oscurilla de “Solar”. Acabó gustándonos tanto que decidimos recuperarla para “La ciudad subterránea” ya que encajaba muy bien con el espíritu del disco.

En anteriores ocasiones, cuando la cosa en España pintaba mal, pero no tanto, vuestras canciones fueron comprometidas, y críticas con la estructura de la sociedad, y la política. Ahora, sin embargo, creo que el disco tiene un carácter muchísimo más sentimental ¿están decididos los tema a tratar antes de empezar a componer? o se compone solo al ritmo que dicta el corazón…

Se compone siempre al ritmo que dicta el corazón, si no mal asunto, no sale nada bueno. Yo creo que “La ciudad subterránea” sí es un disco comprometido políticamente, pero no desde un punto de vista colectivo de denuncia social sino desde un punto de vista individual. Los protagonistas de “La ciudad…” niegan el orden social, los convencionalismos, los trabajos seguros pero aburridos, y apuestan por quemarse en el camino pero habiendo hecho lo que les da la gana en la vida. Yo creo que eso también es una actitud política.

Leyendo a cerca vuestro, me gustó el concepto que comentabais de influencia no sólo musical, sino literaria, cineasta, y yo añadiría que incluso artística. ¿Nos podríais explicar mejor ese concepto de cultura total? ¿Creéis que los distintos brazos de la cultura, deberían abrazarse más a menudo?

Desde luego. Nosotros le debemos mucho al cine de la Nouvelle Vague, en particular a Godard, a películas como Blade Runner, a la prosa de Julio Cortázar, a la poesía de Rubén Darío, Bodelaire, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, y a la pintura y el espíritu de Cézanne, Picasso, Warhol…No acabaríamos nunca.

Y a propósito de estas influencias… ¿qué es lo último que estáis leyendo, que habéis visto en un cine, en un teatro, o en un museo?

Yo estoy con “1984” de Orwell, que estoy releyendo en inglés, Belly acaba de terminar de leer “La uvas de la ira” de Steinbeck. De pelis recomiendo “Moon” de Duncan Jones y “Malditos Bastardos” de Tarantino.

Y vuestro libros de cabecera son…

El Quijote, Rayuela de Cortázar, Las Olas de Virginia Wolf y casi todo Pablo Neruda y Juan Ramón Jiménez. También reivindicamos a Francisco Umbral, más allá de su polémica con la Milá.

Hace poco, tuvimos la suerte de poder veros en la sala Heineken de Madrid, en lo que fue el comienzo de la Gira, es inevitable preguntaros… ¿cómo fueron las sensaciones?, ¿No tuvisteis la impresión de que la primera parte del concierto, el público estuvo excesivamente fríos ante temas muy potentes de vuestro nuevo disco?, ¿quizá la hora del concierto fue un poco temprana?

No tuvimos esa sensación. La primera parte del concierto es más para escuchar, observar, y es a medida que avanza el set cuando vamos calentando deliberadamente la cosa hasta hacerla estallar. El de la Heineken fue el primer sold out de la gira y estábamos muy emocionados por ello. Además todo salió perfecto, no se estropeó ningún sinte ni nada por el estila (risas).

Y bueno, lo que estuvo claro que la segunda mitad, y sobre todo el último tercio, fue espectacular, el público entregado, la banda disfrutando, y un detalle, del que yo creo que fuimos todos conscientes, y que supongo reflejará todo el ánimo de la banda… la sincera, constante y preciosa sonrisa de Belly, que tan buenas sensaciones transmite… ¿había muchas ganas de volver a los escenarios, o qué?

Muchísimas. Además, creo que tenemos el mejor directo que hemos tenido jamás como banda hasta la fecha y Belly la sonrisa más arrebatadora del mundo. En los últimos dos años nos hemos esforzado mucho por mejorar como músicos y eso se está notando ahora. La banda sale a tocar muy segura de sí misma y suena muy contundente.

Otra de las sensaciones que tuve, fue la sorprendente profesionalización que habéis conseguido en no demasiado tiempo…, está claro que esto ya va muy en serio, ¿pero quizá esto os hace estar un poco más tensos en el escenario? O fueron cosas del comienzo de la gira…

Yo creo que si tuviste esa sensación fue porque era el primer concierto de la gira. Estuvimos tocando muy concentrados aquella noche. Ahora, 7 conciertos más tarde, hemos automatizado lo que tocamos y eso nos permite dedicar más tiempo a expresar cara al público.

Y hablando de gira… ¿cómo se plantea esta nueva gira? ¿Hasta donde va a llegar?

Vamos a hacer toda España y todo México. También regresaremos a Portugal y si todo va bien empezaremos a abrirnos camino en Francia en unos meses.

Y hay tiempo durante la gira, de ir pensando ya en nuevas canciones, nuevos proyectos… o de momento a descansar que ya ha sido suficientemente duro “parir” a la ciudad subterránea…

Ya están saliendo nuevas canciones, pero dejaremos que maduren muy lentamente, a su bola y sin forzarlas. Ahora de lo que se trata es de darlo todo concierto a concierto y concentrar la energía en ello.

Bueno, y para acabar, ¿por qué la ciudad subterránea? ¿A caso es en el subsuelo, donde se diseñan los mejores planes…musicales?

Desde luego. Sin los garitos de conciertos, sin los fanzines, las webs, los bares, las revistas no existiría la cultura underground, cuyo espíritu apela a la necesidad de poner siempre el arte por delante del negocio.

Pues muchísimas gracias, y como me suele gustar, tenéis vía libre para poder decir lo que queráis…

¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.