Dorian

Hemos dado un vuelco a nuestro sonido. En todo el disco solo hay un sintetizador y no hay ni una sola caja de ritmo ni programaciones

Dorian es una de esas bandas que parece que han estado ahí toda la vida. Y aunque parezca que es así, son nada más -y nada menos- que diez los años transcurridos desde que aquel Solar se llenó de sonidos sintéticos y diferentes a los de una escena a la que hoy ni siquiera intentan pertenecer; y como veteranos que son, hacen recuento de los momentos más especiales de su carrera grabando un disco acústico (sí, un término que por diversas razones hemos llegado a odiar, aunque no es el caso) que es un punto y aparte en la vida de una banda a la que la modernidad siempre ha sentado francamente bien.

En estas respuestas se centran en el susodicho Diez años y un día y aseguran que esta supuesta nueva etapa es solo el principio de otro bloque creativo al que ni ellos mismos pronostican fecha de finiquito. Afortunadamente.

Diezan?os y los que este?n por venir. ¿Merecía un decenio de existencia esta revisio?n de vuestros temas?

La verdad es que lleva?bamos en mente la idea de este proyecto desde hacía mucho tiempo y llegados los diez an?os de existencia de la banda pensamos que era el momento ido?neo para hacerlo. Un disco que contuviera algunas de las canciones ma?s relevantes de nuestra trayectoria reinterpretadas en clave acu?stica, con arreglos de cuerda e instrumentos cla?sicos.

Sinceramente, ¿esperábais llegar a esta edad en tan buen estado de forma?

No solemos plantearnos las cosas muy a largo plazo. Desde nuestros inicios hemos crecido dando pequen?os aunque firmes pasos. Y, de repente, diez an?os que han pasado como un suspiro. Con los tiempos que corren, somos conscientes de lo afortunados que somos por ello.
 
Para que nadie se llame a engan?o, esto no es una recopilacio?n al uso, ni siquiera un “greatest hits”, sino un trabajo ma?s, concienzudo y pensado para darle otro formato a las canciones

Tal como comentaba arriba, “Diez años y un Día” contiene versiones en clave acústica de algunas de las canciones más representativas de nuestra trayectoria. Son autenticas reinterpretaciones de las canciones con arreglos de cuerda, vibráfono, clavicordio, ronroco (instrumento de la familia de los charangos), percusiones, vientos… Todos los arreglos esta?n cuidados al detalle. Son canciones que llevamos trabajando desde hace mucho tiempo.

Hay temas en los que se respeta bastante el formato original (“Cualquier otra parte”, “Los amigos que perdi?”) y otros en los que las versiones distan más del original (“Soda Stereo”, “Estudios de mercado”).

 ¿Quiza?s se hace ma?s orgánico vuestro sonido, es un pop menos sintético?

Asi? es, hemos dado un vuelco a nuestro sonido. En todo el disco solo hay un sintetizador (“Arrecife”) y no hay ni una sola caja de ritmo ni programaciones.

Hay nuevas e inesperadas incorporaciones de cuerdas y vientos, y muy interesantes en “Parai?sos artificiales” o “A cualquier otra parte”. ¿Busca?bais justamente eso, sorprender, o fue algo muy pensado el incluir ese tipo de arreglos?

La premisa era vestir las canciones con instrumentos acústicos. Partiendo de esa base, fuimos construyéndolas de acuerdo a lo que las mismas canciones nos iban pidiendo, de la forma más natural posible. La idea del disco también fue la de regresar a la canción primigenia que inspiro? las canciones originales, al tema desnudo, a su esencia. En cierto modo planteamos la transformación de las canciones como un juego.

El disco fue grabado durante los u?ltimos meses de gira por Espan?a y gran parte del mundo. ¿Fue largo el proceso de darles nueva vida a las composiciones o, en todo caso, complicado, precisamente por la necesidad de compaginarlo con las actuaciones?

Empezamos a trabajar las canciones con la banda casi un año antes de entrar a grabar el disco, en los huecos que nos permitía la gira, sin prisa pero sin pausa, grabando muchas maquetas y probando muchas cosas. Primero nos centramos en buscar el enfoque de las versiones y luego trabajamos al detalle cada uno de los arreglos.

¿Los temas nuevos que aparecenen 10 an?os y un di?a estaban destinados a posteriores discos o esta?n escritos aposta para esta ocasio?n tan especial?

“Arrecife” era un tema que habíamos empezado a trabajar junto a las canciones incluidas en La velocidad del vaci?o. Decidimos recuperarla y continuar trabajándola para Diez años y un di?a, y quedo? tan bonita que decidimos que fuera la canción que abriese el disco. “Ara” es nuestra primera cancio?n en catala?n y fue compuesta para el disco. Hacia mucho tiempo que queríamos componer una cancio?n en catalán, pero no queri?amos forzarlo.

Lo curioso adema?s es que al reescribir los temas los habe?is engrandecido en la mayoría de los casos. “La tormenta de arena”, por ejemplo, creo que suena ahora au?n mejor.

Muchísimas gracias. En el caso de La tormenta de arena hicimos una adaptación tipo “unplugged” cla?sico, con o?rganos, Rodhes, guitarra acu?stica y arreglos de cuerda, sin renunciar al componente de baile del tema original.

Lo de Santi Balmes en “Los amigos que perdí” casi se esperaba, teniendo en cuenta que últimamente este señor anda metido en todos los charcos, pero es mucho menos obvia la colaboración de Marion Sosa, una cantante mexicana prácticamente desconocida aquí. ¿Por que? ella?

Marion es una muy buena amiga nuestra y componente de la agrupacio?n mexicana Love la femme, quienes esta?n a punto de editar su primera referencia discogra?fica. Marion tiene un timbre muy sensual, parecido al de Hope Sandoval. Pensamos que su voz le diri?a muy bien a una cancio?n como El temblor, que es adema?s una cancio?n compuesta en Me?xico y con cierto aire fronterizo.

Hubo ya una presentacio?n del disco por todo lo alto, apadrinada por Radio 3 en un programa especial en directo. Esas cosas son las que os dan un cierto aura de cla?sicos del pop espan?ol.

Sí, fue un acontecimiento muy emocionante y en cierto modo un reconocimiento a nuestros diez an?os de trayectoria. No me atreveri?a a calificarnos como “cla?sicos del pop espan?ol”, pero sí es cierto que a a lo largo de estos diez an?os hemos reunido una serie de canciones que han tenido cierto calado popular.

Ahora que muchos hablan de evolucio?n como palabra clave y que en ciertos ci?rculos se acusa al movimiento indie de haber pecado de sectario, sobre todo en sus inicios, es bueno que au?n haya bandas que se reafirmen en un estilo o, diga?moslo asi?, en una forma singular de hacer las cosas. ¿Es este trabajo vuestro pequen?o paso adelante o un punto y seguido para continuar por donde siempre?

Este disco es un punto y aparte en nuestra trayectoria, un acontecimiento especial y aislado, en el cual desarrollamos un sonido distinto al que nos caracteriza, si bien es probable que todo lo que hemos aprendido haciéndolo terminemos incorpora?ndolo de algu?n modo en nuestros pro?ximos trabajos. Como habre?is podido comprobar, tenemos un cara?cter bastante inquieto y nos gusta que nuestro sonido vaya mutando en cada trabajo.

Echando la vista atra?s y sin que eso signifique punto alguno de nostalgia, ¿que? disco de los grabados hasta ahora marcari?ais como clave para entender la mu?sica y la carrera de Dorian? No vale decir el u?ltimo, claro.

Pienso que quiza?s La ciudad subterra?nea sea el disco que mejor define nuestro sonido. 10.000 Metro?polis y El futuro no es de nadie son discos de bu?squeda, en los que trabajamos para encontrar una voz propia. En La ciudad subterra?nea ya quedan claras las coordinadas de nuestro sonido, alrededor de las cuales girara?n nuestros siguientes discos.

Es un tiempo para sentirse orgulloso de mantenerse en una escena que se tambalea demasiado a menudo. ¿Os considera?is unos supervivientes o unos luchadores ma?s?

Si te fijas bien, la escena independiente actual esta? conformada en su mayor parte por bandas que llevan mucho tiempo en la mu?sica y cuyos inicios no siempre fueron fa?ciles (Vetusta Morla, Love of Lesbian, La Habitacio?n Roja, Sidonie…) Yo creo que todos somos muy luchadores y un poco supervivientes, atendiendo a todas las bandas que por muchas razones se quedaron en el camino y hubieran merecido estar aquí ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.