Dorian – La Ciudad Subterránea ([PIAS] Spain)

Qué agradable sensación es comprobar, cómo algunos grupos te acercan a músicas desconocidas, y cómo te consiguen atrapar y conseguir que te acabe por encantar, si no quizá el estilo de música por completo, sí ese sonido propio que ellos han creado, han inventado, o que al menos han modificado, para llegar un paso más allá que el resto, experimentar nuevos horizontes, y mostrar nuevos paisajes, en una escena (la pop/electrónica/techno, o como la quieran definir) cada vez de mayor calidad y variedad en nuestro país.

Durante este año lo han hecho Delorean, Anorak y te aseguro, que si para ti Dorian es uno de esos grupos que te gusta, pero que no termina de ser de tus favoritos, esta sensación agradable, te invadirá en torno al minuto y medio después de que hayas empezado a escuchar  “Simulacro de emergencia”, la canción que abre La ciudad Subterránea el tercer disco (o cuarto si contamos el Remix de 10.000 metrópolis) del cuarteto barcelonés.

Y es que esos 90 segundos, serán los únicos en los que te invadan las dudas. 90 segundos de potentísima música electrónica, sonidos de techno y estruendo casi descontrolado, hasta que de repente, de la imagen de una discoteca repleta de gente bailando como locos, aparece de forma inesperada, la dulce voz de Mark, cantando letras melancólicas que hablan de amores pasados, de cómo pasa el tiempo, y de sueños inalcanzados, que hacen que en un instante, un escalofrío te recorra todo el cuerpo. Apenas acaba y sin tiempo para reponerte, en tus oídos ya estará sonando el segundo tema (“Verte Amanecer”), que sólo te conseguirá poner en duda, de si es mejor o igual de buena que la anterior, o que si los desgarradores lemas como Para qué creer en Dios, si Él no cree en nosotros o En el fondo todo lo que quiero, es verte amanecer te ponen más, o igual la piel de gallina que el primer tema.

Creo que es a raíz de este primer y contundente contacto con el disco, cuando ya se comienza a entender el cambio, donde se empieza a percibir la evolución, donde se asienta el nuevo paso que dieron con El futuro no es de nadie (2006), e incluso se siente algo más lejano aquel 10.000 Metróplis (2004), para lanzar el pie hacia nuevos horizontes, con canciones como,  “la tormenta de arena”, “la mañana herida” o “veleros”, que con una gran variedad tanto de melodías, como de intensidades y matices, no hacen si no confirmar, que si El futuro no es de nadie fue un buen disco y una buena continuación, estos tres años de silencio, puede que hayan servido, incluso para crear un trabajo aún mejor.
   
Cómo curiosidad, la presencia de una nueva vision, del que fuese uno de los temas más exitosos de su primer disco, “Solar”, que aparece como el penúltimo tema de La ciudad subterranea.

Ah! Se me olvidaba… ¡Enhorabuena Dorian!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.