Ebrovision – La Fábrica de Tornillos (Miranda de Ebro (Burgos))

Un año más, y ya van cinco, la Asociación Rafael Izquierdo de Miranda de Ebro (Burgos), echaba el resto para organizar uno de los festivales de mediano formato más atractivo de nuestro país, el Ebrovisión. Afortunadamente, el esfuerzo no ha sido estéril y el público ha respondido al equilibrado cartel planteado, abarrotando el recinto de conciertos de “La Fábrica de Tornillos”.

El festival comenzó el viernes con Speakeasy, un grupo pucelano de inspiración mod y buenas maneras sobre el escenario que nos recordaron a los míticos Flechazos.

A continuación, Standard demostraron por qué hace unos meses obtuvieron un puesto en el FIB imponiéndose hace unos meses en el Proyecto Demo. Con un sonido cercano a las últimas corrientes del dance rock y a pesar de que tuvieron que terminar antes de lo previsto, los getxotarras hicieron un directo potentísimo que sorprendió gratamente al público que se congregaba expectante a la espera de uno de los platos fuertes nacionales del Festival, Los Planetas. Atentos al debut discográfico de Standard, conviene no perderles de vista.

J y los suyos ofrecieron una de sus mejores actuaciones en 2005. Eligieron un setlist acertadísimo, en el que primaron sus temas más consagrados (“De Viaje”, “Nuevas Sensaciones”, “La Caja del Diablo”, “2º Premio”, “Santos que yo te pinte”), sin olvidar otros de sus momentos de brillantez no tan reconocidos (“Toxicosmos”, “Corrientes circulares en el tiempo”). Aunque se vieron obligados a interrumpir su concierto mientras sonaba “Deberes y Privilegios” debido a un breve lapsus técnico, mantuvieron la tensión del mismo y cerraron con un trío de hits insuperables, “Pesadilla en el Parque de atracciones”, “Un buen día” y “Cumpleaños total”.

Tras ellos, llegó el turno para una de las dos bandas internacionales incluidas en el cartel, The Raveonettes. El dúo formado por Sharin Foo y Sune Rose Wagner, al igual que ya hicieran en el pasado FIB, repasaron sobre todo su reciente nuevo disco Pretty In Black. Los daneses son una acertada mezcla entre los Cardigans, The Jesus & Mary Chain y Sonic Youth. Sus canciones destacan por el contraste que supone la dulzura de Sune y sus brillantes melodías, con la áspera furia de sus guitarras plenas de noise y distorsión. El resultado en directo fue sencillamente apabullante.

Plastica, el segundo grupo extranjero del cartel, fueron los encargados de cerrar la noche del viernes. El cuarteto portugués, aunque hasta el momento ha pasado desapercibidos en nuestro país, es una de las bandas de pop más conocidas en el suyo. Afortunadamente, gracias al trabajo de la novísima discográfica Discos Liliput, cada vez surgen más oportunidades de poder escuchar en directo su magnífico último trabajo, The Red Light Underground. En Miranda ofrecieron un directo técnicamente muy brillante, en el que combinaron temas de clara inspiración británica (“Lucky Ones”, “Generation calling”), con otros de carácter marcadamente más psicodélico (“Get off my Cloud”).

El sábado, “La Fábrica de Tornillos” se abrió con el concierto más divertido del festival, el de Bombones. A pesar de tener que soportar el peor sonido del Ebrovisión, la poblada banda sevillana supo presentar con solidez su primer disco homónimo y hacer varias versiones cargadas de humor.

La noche continuó con Cooper, banda liderada por el leonés Alejandro Díez de los anteriormente mencionados Flechazos, que congregó a un gran número de fans que les corearon al grito de “We are the mods”. Quizás excesivamente distantes, recuperaron lo mejor de su discografía (“Oxidado”, “Vértigo”, “747”…) y cerraron al igual que en el Contempopranea de esta año, haciendo una versión de “Quiero regresar” de Flechazos.

Atom Rhumba fueron los siguientes en actuar elevando varios grados la temperatura del festival gracias a su explosiva mezcla de funk, soul, rock y rith ‘n’ blues. Además, la delirante actuación de su teclista Iñigo “Cabeza Fuego” contribuyó a galvanizar una actuación que a base de puro ritmo, contagió las ganas de bailar a todo el público presente. “Gone”, y las originales versiones de Brian Eno y “Funky Town” que ejecutaron los bilbaínos fueron lo mejor de su espectáculo.

A continuación, los Deluxe se emplearon a fondo en el concierto que obtuvo la mejor respuesta del Ebrovisión. Con un Xoel espléndido sobre el escenario, el cuarteto gallego alternó varias canciones de su último disco Los jóvenes mueren antes de tiempo (“Quemaremos el dinero”, “El antihéroe”…), con lo mejor de su discografía anterior (“If things were to go wrong”, “Que no”…). Esta última, recibida como una auténtica apoteosis, fue la canción más celebrada del Festival. Para el bis, Xoel se reservó “I’ll See You In London” y en medio del delirio de un público completamente entregado, terminó el concierto tocando en solitario la batería.

Los barceloneses Sidonie fueron los encargados de clausurar el festival. A punto de publicar nuevo trabajo titulado Fascinado, Marc, Ches y Axel aprovecharon para presentar sus nuevos temas que, al igual que Deluxe en Los jóvenes mueren antes de tiempo, han decidido componer en castellano.

Novedades como “Fascinado” o “Joe” alternados con viejos éxitos como “Feeling Down” o la hipnótica “Sidonie goes to Varanasi”, pusieron el broche final a lo que seguramente ha sido el mejor Ebrovisión de todos los celebrados hasta la fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.