Editors – La Riviera (Madrid)

Tercera visita a Madrid en menos de un año de los ingleses Editors, lo cual sin duda refleja el creciente interés que está despertando su música en nuestro país. Esta vez actuaron en La Riviera, y visto el llenazo que había, no extrañaría que el siguiente escalón fuese el Palacio de los Deportes, lo cual en Madrid significa que el grupo ya alcanzado el status de “banda de estadios”, o casi.

Con la banda que nos ocupa, desde luego que el apelativo le iría que ni pintado, vista, o mejor dicho, oida, su propuesta musical, que inevitablemente remite a los U2 más grandilocuentes.

Si el escenario en que se desarrolló el show no tiene buena fama en cuanto a sonido en directo, en esta ocasión el problema se acrecentó y alcanzó cotas en algunos momentos realmente insufribles: las guitarras apenas se oían, el piano daba igual si era tocado o no… y eso, para la propuesta musical de Editors es un lastre insalvable. El concierto empezó con “Distance”, el cierre de su disco de debut, y la cosa la verdad es que prometía, pero la emoción duró los seis minutos de la canción: en cuanto atacaron “An end has a start”, el segundo single del álbum homónimo, el sonido se cayó, y ya prácticamente sólo se oía la batería y la voz. Si a eso unimos los habituales coros de la abundante chavalería que poblaba las primeras filas, disfrutar del concierto un mínimo fue tarea imposible.

Editors es una banda que canciones tiene (“Blood”, “Munich”, “All sparks”, la coldpleaiana “Smokers out hospital doors”, con la cierran en esta gira…) pero que en directo es incapaz de mantener la tensión que en disco, en ocasiones, sí logran. Esta no fue su noche (mucho mejor estuvieron en el pasado Summercase 2007, a las siete de la tarde en pleno julio) y el punto álgido (hay que tener valor, y en eso no se cortan) fue la lamentable versión que hicieron de “Lullaby”, de The Cure.

Acaba el concierto y la sensación es que copian, unas veces mejor, otras peor, a Interpol, que a su vez copia (y esto es prácticamente imposible hacerlo bien) a Joy Division. Eso sí, viendo lo volcado que estaba el público, éxito de ventas no les van a faltar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.