Entrevista: Captains (Fee Reega y David Baldo)

“Aunque vivamos en ciudades separadas, nos salva el hecho de que entramos en las canciones muy rápidamente y siempre seguimos donde lo dejamos la última vez”

Con la convulsa voz de la alemana Fee Reega al frente, el cuarteto asturiano Captains acaba de debutar discográficamente con un álbum de título homónimo, publicado por Jabalina el pasado mes de marzo. Una colección de diez canciones en la que tienen cabida la electrónica, el post-punk, el folk, la música disco o la vanguardia. Temas de carácter oscuro, escritos en inglés, castellano y aleman, que interpretan de manera explosiva, transgresora, rebelde y catártica.

Elegidos “Artista emergente 2016” por los oyentes del programa Disco Grande, de Radio 3, dos de sus cuatro integrantes (la propia Fee Reega, voz, y David Baldo, guitarra) se han reunido con nosotros para hablar de la trayectoria y el día a día de la banda.

Captains es fruto de vuestra amistad. ¿Cómo os conocisteis?

Fee Reega: Baldo vino a hablarme después de uno de mis primeros conciertos en Madrid, en La Casa de Los Jacintos. Él estaba ahí con unos amigos, cuando oyó mi voz y le llamó mucho la atención. Me acuerdo de que se había quedado bastante pillado y eso no era algo muy habitual para mí. A partir de ahí, quedamos con frecuencia y nos hicimos muy buenos amigos.

¿Qué os llevó a arrancar el proyecto? ¿Fue difícil?

David Baldo: Fueron las canciones las que nos llevaron a creer en el proyecto. Nos gustaron tanto que queríamos tocarlas en directo. En un principio fue Fee la que consiguió la mayoría de los conciertos y la que me animó a colgarme la guitarra. A partir de ese momento, creo que ha sido todo rápido. Hemos tenido suerte porque desde entonces no hemos parado de tocar y no han parado de pasarnos cosas buenas.

¿Qué significó la llegada de Oskar SD y Aaron Dall a la banda?

Fee Reega: Al principio, hicimos unos pocos conciertos solo Baldo y yo, y nos gustaron bastante; pero sí notamos que nos quedamos un poco cortos para la energía que teníamos y queríamos trasmitir. Tanto Oskar como Aaron tenían muchas ganas de tocar en Captains, desde la primera vez que escucharon las canciones, y su llegada al grupo significó que podíamos subir la intensidad muchísimo. En los conciertos, los cuatro nos entregamos mucho a las canciones y damos todo; y eso nos une un montón.

¿Qué destacaríais de cada uno de ellos?

David Baldo: De Oscar, destacaría que tiene contundencia y simplicidad, le pega súper fuerte y tiene una tranquilidad que transmite seguridad. Aaron es pura energía, puede sumergirse en las canciones y vivir en cada una de ellas cada vez que las tocamos. Los dos tienen una capacidad para beber fuera de lo normal [sonrisa].

¿Qué definiría a David Baldo?

Fee Reega: Lo primero que noté cuando empezamos a componer fue que Baldo tiene un gusto brutal para las grabaciones. Es muy creativo, a parte de que nos entendemos muy bien mutuamente. Es un puto máquina del sonido y es capaz de crear y componer cuarenta y ocho horas seguidas; además de tener muchísima paciencia. Tiene un gran talento para las melodías y la producción de los temas, y se inventa unos punteos de la virgen. Y luego simplemente lleva el rocanrol en la sangre. Es un Captains total.

¿Qué aporta Fee a Captains?

David Baldo: Aporta muchísimas cosas, claro. Fee es una gran artista y tiene una personalidad arrolladora. Tiene un talento extraordinario que pone en cada cosa que hace. Escribe, compone, interpreta, aporta un montón de ideas de producción… Además de no ser una artista amable, algo que para mí es muy importante, pues consigue que una canción suene transgresora al mismo tiempo que elegante. Ella tiene un compromiso en primer lugar con la música y la entiende como un arte.

¿Qué conlleva para el grupo que sus miembros vivan en ciudades distintas?

Fee Reega: Tiene cosas buenas y cosas malas. Para mí, lo más complicado es la irregularidad de los ensayos. A parte de que vivamos en lugares distintos, cada uno tiene también su trabajo, por lo que a veces pasa bastante tiempo sin que podamos ensayar. Nos salva el hecho de que entramos en las canciones muy rápidamente y siempre seguimos donde lo dejamos la última vez. En cualquier caso, esperamos que pronto tengamos la posibilidad de vivir más cerca o pasar temporadas en un mismo lugar para trabajar en el siguiente disco. Lo bueno que tiene es que cada lugar aporta siempre algo al grupo. Entre otras cosas, un público muy entregado. Sobre todo en Madrid y en Asturias, donde sentimos que la gente nos acoge como grupos locales. Eso es algo muy positivo.

¿Cómo ha sido el proceso de composición del álbum?

David Baldo: Fue algo revelador. Fee y yo quedamos unas Navidades. Teníamos unos días libres para probar a grabar algo juntos y empezamos a grabar demos de lo que luego seria el disco. En cuestión de cinco días, teníamos la mayor parte del álbum compuesto. Estábamos muy emocionados con el resultado y vimos que hacíamos un gran equipo. El proceso de composición fue libre, queríamos crear sin pensar si sonaba a un estilo determinado. Simplemente crear y dejarnos llevar.

¿Qué ha significado para una artista como Fee grabar con Jabalina tras años autoeditando sus discos?

Fee Reega: Trabajar con alguien siempre cambia las cosas mucho. He trabajado puntualmente antes con sellos muy pequeños y siempre es gente apasionada por la música, lo que aporta mucho a mi trabajo y a mi vida. Yo personalmente siempre intento conseguir que las dos partes pongan lo máximo que puedan para hacer crecer el proyecto musical y hacerlo llegar a más gente. Es a veces un proceso complicado porque conlleva expectaciones para las dos partes, que no siempre se cumplen, pero en el fondo siempre intento valorar que alguien apoye lo que hago, y que haya decidido invertir tiempo y esfuerzos en ello. Agradezco no tener que hacer todo, pues al final llevar un grupo es mucho trabajo.

¿Cómo definiríais el sonido del disco?

David Baldo: Onírico.

La viola Sara Muñiz os acompaña en algunas canciones. ¿Qué buscabais en esta colaboración?

Fee: Grabamos las violas de Sara muy al principio, cuando las canciones estaban aún bastante desnudas. Las usamos en algunas de las canciones más íntimas, como “How he disappears”, “Car Thief” y “Twisted”. También para marcar una diferencia en cuanto al sonido de los temas. El arreglo de Sara en “Twisted” fue realmente idea de Baldo, pero en “Car Thief”, por ejemplo, la dejamos grabar capas a su gusto y creó un ambiente bastante inquietante a la vez que elegante.

¿Os ha costado subir el sonido del disco a un escenario?

David Baldo: En el escenario, hacemos otra cosa, pues hay algunas canciones que cambian mucho; son otras versiones. En directo, tenemos un formato rock. En un futuro ya veremos, pero llevar el sonido del disco al directo requiere de mucho tiempo y de una inversión de dinero. Nosotros tenemos una vida muy precaria, como tantos músicos de este país. Ahora mismo sería muy difícil que nosotros solos asumiéramos llevar el sonido del disco al directo. En directo se ve un poco cómo podríamos llegar a sonar; pero así esta la cosa. Estamos peleando para hacernos un hueco mayor y seguir creciendo. Ojalá algún día podamos llevar nuestra historia como nos gustaría. Aun con eso, la respuesta que tenemos del publico en los conciertos es súper buena y nos dejamos todo en cada uno de ellos.

¿Qué diferencias encuentra una artista alemana como Fee entre la forma de entender la música en directo en España y la de su país?

Fee Reega: No sé realmente responder a esa pregunta. En Alemania, por ejemplo, nunca he tocado en festivales o conciertos grandes. Ahí mis actuaciones se limitaron a bares y espacios pequeños. La gente es muy respetuosa, a veces demasiado calmada, y no sabes si les gusta en absoluto lo que haces. En España lo viven de otra manera, viene más gente a hablarte después del concierto y responden más en los conciertos. Pero pienso cada vez más que depende del lugar, de la ciudad, del pueblo o del festival. Creo que un público se puede educar. He estado en pueblos de treinta personas donde la gente sabía muchísimo de música underground, solo porque el dueño del bar hacía el esfuerzo enorme de enseñarles cosas. Ese tipo de detalles los valoro mucho.

¿En qué estado se encuentra tu carrera en solitario?

Acabamos de incorporar un batería y un bajista para presentar mi último disco en solitario, y estamos tocando.

¿Tienes pensado dejarla algún día aparcada para centrarte más en Captains?

Fee Reega: No creo que de momento tenga que decidirme por una cosa u otra. Es pura casualidad que por ahora sea el único miembro de Captains activo en dos proyectos a la vez. Los otros tres han tenido más grupos en otros momentos, también. Si un grupo de repente funciona muy bien, puede ocurrir que haya que dedicar más tiempo a ello que a otras actividades durante una época, pero tengo claro que no voy a decir jamás adiós a mi carrera en solitario. Al menos mientras siga viva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.