Entrevista: Aries

Mi evolución creo que ha consistido en ir adquiriendo más herramientas, ir aprendiendo e ir encontrándome a mi misma

Aries es Isabel Fernández, anteriormente en Electrobikinis y Charades, una artista inquieta que ha descubierto, en solitario, el placer de cortar y pegar, de crear canciones pop partiendo de la electrónica, del “cacharreo” como dice ella. Es una tendencia que ha ido agudizándose desde su primer disco hasta Adieu or Die (La Castanya, 2016), donde su talento explota definitivamente y la simbiosis entre armonía, melodía y sustento electrónico alcanza el punto álgido de su carrera, hasta ahora. Hemos hablado con Isabel de su último disco y, en general, de cómo ha ido evolucionando su trayectoria en solitario.

Recientemente has publicado “Adieu or die” (La Castanya, 2016), tu tercer disco en solitario. Mi impresión es que la evolución desde tu primer álbum es palpable: de la psicodelia de los 60 hasta la nueva psicodelia actual menos orgánica y más electrónica, con referencias a grupos como Animal Collective / Panda Bear o, aquí, El Guincho. ¿Cómo definirías tú esa evolución?

Bueno, para mi Aries es pop, es pop de armonías que en cada momento he llevado a un sitio, con los recursos y experiencias que tenía en esos momentos. Siempre he huido de que sonase 60s o retro por mucho que a mí me encanten los discos de esa época, porque me gusta muchísima música de todas las épocas y porque me interesa hacer música contemporánea. Empecé a cacharrear con mi primer disco, La Magia Bruta, porque no tenía con quien tocar y quería que sonasen muchas cosas. Así hice mis primeras incursiones con las cajas de ritmo y los samplers. El mundo del hardware es tan hermoso y potente que te abduce y quieres aprender más y más; de ese modo, he continuado dándole al corta y pega, secuenciando y jugando con el sonido, porque estoy divirtiéndome un montón y también supone un reto para mí. Pero mañana puede que haga un disco de guitarras españolas, no es un camino irreversible. Creo que la cuestión no son los instrumentos que utilizas sino cómo los utilizas y a dónde los llevas, por mucho que el medio sea también el mensaje.

¿Y dónde situarías “Adieu or die” en el contexto de tu carrera?

Mi evolución creo que ha consistido en ir adquiriendo más herramientas, ir aprendiendo e ir encontrándome a mi misma. Con Adieu or Die es la vez que más he controlado todo el proceso y traté de que fuese lo más espiritual que me fuese posible. También creo que aglutina bastante todas mis influencias y se puede percibir un montón de cosas que me gustan, desde Rita Lee o las Honeys hasta Mort Garson o Daphne Oram y Aphex Twin.

En Estados Unidos lo va a distribuir la mítica compañía K Records. ¿Cómo ha sido ese acuerdo, de qué forma entraron en contacto contigo?

En realidad es una coedición entre La Castanta y K Records: K Records lo edita y distribuye en EEUU y Canadá y La Castanya en Europa. El contacto inicial fue entre mi sello y K Records. Calvin Jonhson vino a España de gira y mi sello le regaló varios discos del catálogo. A Calvin le gustó mucho Mermelada Dorada –mi anterior LP- y quiso llevarme a EEUU a tocar. Así, cuando grabé Adieu or Die se lo enseñamos y dijo que se apuntaba a coeditarlo. Fue todo bastante natural y sencillo. K Records es un sello de puro underground , nada de mega contratos, PRs y esas cosas de la industria.

En tu carrera en solitario te has ido alejando cada vez más del formato tradicional de canción, yendo hacía temas-río que van fluyendo, sin estructuras rígidas. ¿Qué te atrae de este tipo de canciones?

¡Oh, yo no lo veo así! Yo veo claramente perceptible la estructura estrofa-estribillo-estrofa en todas las canciones del disco a excepción de un par. Me siento súper a gusto en la estructura clásica del pop y mi intención es hacer canciones coreables y canturreables. Donde sí que juego es en la producción, quizá la producción genera esa sensación de fluir. Eso lo trabajo mucho y es quizá la parte más lúdica. La verdad es que me encanta que tú las percibas así, de manera totalmente diferente a mi, y que se genere esa sensación en ti como oyente. ¡Canciones-río!

¿Cómo compones este tipo de canciones donde no hay un esqueleto visible, melodías que las vertebren o estribillos reconocibles?

Jo, ¡es que para mí está todo clarísimo, jaja! Yo distingo las partes de manera incluso rígida y las melodías mandan por encima de todo. Compongo haciendo primero las melodías y la progresión de acordes. Después, ya me meto con los ritmos y la producción. La primera parte –la de las melodías- es más visceral y emocional. La parte de arreglar y producir es más racional, tomando las decisiones estéticas de forma meditada.

Te has encargado tú misma de todo: voces, efectos, sintetizadores… ¿Cierto?

Sí, sí. Salvo los samplers de guitarra española de “Nuestra Casa”, que están extraídos de una canción de Aborigen.

Hay mucha presencia de la Naturaleza en el disco, aunque no sea de forma directa pero sí a través de imágenes, sensaciones e incluso sonidos. ¿Qué relación encuentras entre la música y la Naturaleza?

Más que entre música y Naturaleza, es entre mi vida en general y la Naturaleza. Para mi es muy importante, es una fuente de conocimiento, respeto y amor, al fin y al cabo. Me parece muy triste y grave cómo el ser humano se ha ido desconectando de la Naturaleza. Bueno, sobre todo aquí y en las grades ciudades, obviamente hay lugares   y culturas que aún escuchan, atienden y se sienten parte de ella. A mi me inspira mucho a la hora de hacer canciones y forma parte de mi día a día. Y esta influencia se puede traducir tanto en sensaciones o sonidos orgánicos hermosos, digamos. Como en sonidos desagradables, ásperos o súper potentes.

Hay un concepto que fluye a través de todo el álbum que es el de la disolución, fundirse con algo, dejarse llevar. Fundirse con la Naturaleza, disolverse como el agua, fluir con los propios pensamientos… ¿Hay algo de esto?

Ummm… Una de mis actividades favoritas es pasear y que mis pensamientos se fundan con el lugar por el que camino… Y que se me vaya un poco la olla, jaja. Perder la noción del tiempo y estar tranquila. Eso me sienta muy bien. Ese flow que describes me parece fantástico. Creo que el disco habla de la soledad, del simulacro, de las cosas que no me gustan en esta coyuntura que nos ha tocado y lo miserable que me siento a veces. Y por otro lado es una celebración de las cosas que me motivan y hacen vibrar a mi espíritu. Las cosas con las que me comprometo a muerte.

Aunque predominan los sintetizadores, las librerías de sonido y los bucles, hay un tema, “Nuestra casa”, en el que la protagonista es la guitarra acústica y que por ello destaca entre el resto, como rompiendo la uniformidad del disco. ¿A qué se debe esa decisión?

La guitarra está recortada de una canción de Aborigen que es un músico de aquí de Vigo. La canción original es prácticamente instrumental, la guitarra básicamente y unas voces al final. Y siempre que se la escuchaba tocar, se me ocurrían melodías y me moría de ganas de hacerla y cantarla. Y al final se la pedí. Me gusta mucho la guitarra española y me parecía que daba mucho oxígeno entre tanto recorte de sintes y tanto ajetreo de soniditos míos.

Entre tantas capas de sonido, las letras corren el riesgo de pasar algo desapercibidas. Sería un error, porque creo que hay muchas frases sobresalientes, impactantes, en tus canciones. ¿Qué importancia le das a las letras en tu música?

Muchas gracias! Le doy mucha. Trabajo todo el tiempo en ellas y las voy haciendo y rehaciendo poco a poco. Grabo maquetas y voy viendo si me funcionan o no. Eso sí, nunca sacrifico las melodías por la letra; la letra siempre está supeditada a encajar en la melodía.

Vuelves a finalizar un disco con una canción larga, de más de 10 minutos. Aquí además destaca más, porque queda fuera de ese círculo delimitado por “Lágrimas I” y “Lágrimas II”. ¿Qué hay detrás de esa, digamos, manía? ¿Por qué en este caso lo has hecho de manera tan explícita?

Pues un poco por lo que te comentaba antes de la rigidez de las estructuras pop. El resto de las canciones del disco para mí tienen una estructura más definida y las melodías priman por encima de todo. Pero a mi también me gusta hacer música más abierta, digamos, entonces siempre me apetece meter una o dos en el disco así. Asimismo, también ayuda a descansar de mi voz que está tan presente todo el tiempo.

Creo que el texto de la canción “Adieu or die” lo has sacado de una entrevista a Maruja Mallo de hace casi 40 años. ¿Es así? ¿Te atrajo algo de ese texto en particular, o ha sido elegido al azar?

Maruja Mallo es una pintora gallega de la generación del 27, compañera de Dalí y Lorca y la única persona a la que Ortega y Gasset le organizó una exposición. Me la descubrió la pintora Natalia Umpiérrez al poco de venir a Vigo a vivir y me enamoré completamente de ella. Ese texto forma parte de una entrevista y me encanta la vehemencia y rotundidad con la que habla. En realidad podía haber utilizado cualquier fragmento de ella porque siempre es flipante. Era genial y pura inspiración para mi.

Tu también escribes, al menos acabas de publicar hace poco “Un rayo ultravioleta”. Cuéntanos en qué consiste el libro.

Este libro fue idea de editor, Alejandro Diez. Él desarrolla una colección de libros de músicos llamada Mis Documentos y me propuso hacer un libro recopilando textos de todo tipo hablando sobre música, lo divino y lo humano. Lo que yo quisiese mientras se desarrollasen en todo el tiempo que llevo tocando. Con esa premisa y con la excusa de la música he tratado de hacer un libro que transmitiese, sobre todo, ganas de hacer cosas.

En “Un rayo ultravioleta” has comentado que utilizas la técnica del “collage”. De alguna forma es una técnica que usas también en tu música, sobre todo en este último trabajo. ¿Te atraen los montajes, los rompecabezas, sean de textos o sonidos?

Me atrae jugar, ¡mucho! Y el corta y pega es puro juego. Es súper divertido y suele resultar exuberante. Coges cosas quizá hechas por muchas personas, o cosas que yo misma hice en otro lugar y tiempo, y les das un nuevo contexto. Remite a la memoria, al espacio y al contexto. Y también me encanta el batiburrillo, la mezcolanza.

¿Cómo vas a presentar el disco en directo? ¿Qué planes tienes para los próximos meses (actuaciones, festivales…)?

Pues lo estoy presentando desde marzo y lo hago sola acompañada de visuales. Está siendo una experiencia genial… He recibido mucho cariño de la gente. Ahora voy a seguir tocando por España hasta octubre y a partir de noviembre voy a hacer gira Europea.

Aries estará presentando sus nuevas canciones en las siguientes fechas y lugares:

14.07. Ciclo Els Vespres. BARCELONA
15.07. FIB. BENICASSIM
16.07. Festival Son de Viño. O GROVE
22. 07. Seara Fest. VIGO + Jay + Plata
23.07. Festival Sereas y Piratas.CARBALLO
06.08. Ciclo Plaza de Matadero. MADRID
07.08. Festival Noroeste. CORUÑA
23.09. Festival Trueno Rayo. PUERTO SAGUNTO
01.10. Festival Autoplacer. MADRID
13.10. Festival Monkey Week. CÁDIZ
29.10. Feliz Feliz Week. ZARAGOZA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.