Entrevista: Austra (Katie Stelmanis)

“La cultura streaming es una cosa muy rara. Lo está cambiando todo, incluso la forma en la que la gente hace su música”

No os sorprenda encontraros a Katie Stelmanis, líder y voz de Austra, durante la World Pride de Madrid, ya que la canadiense está de relax por España antes de retomar en julio la gira de Future Politics con la que pasará por festivales nuestros como el BBK Live y el FIB. Amor, tortura, imaginación, depresión y equilibrio son temas que salen de su boca sin dejar de lado la música y los procesos creativos que utiliza esta mujer de mente futurista.

¿Qué tal Katie? ¿Descansando un poco de la gira?

Tengo como tres días de descanso en Europa.

¿Y qué haces para coger fuerzas?

Ahora mismo estoy de relax en un pequeño pueblo a una hora de Valencia, he alquilado una casa aquí.

¿Qué pueblo es?

El pueblo se llama Peñalba pero pertenece a Segorbe.

Vuestro concierto en Madrid fue una pasada, y pronto volvéis a España para tocar en el Bilbao BBK Live y el FIB. ¿Qué hace falta para que un concierto sea perfecto?

Creo que es el equilibrio entre la energía y entusiasmo de nosotros como banda y vosotros como público. Si la energía está ahí, no importa lo que pase en el show. Hemos dado conciertos donde hemos tenido grandes errores técnicos y en los que muchas cosas han salido mal pero a veces eso no importa.

¿Cuál ha sido el concierto que más te ha gustado de esta última gira?

Nos encanta tocar en España. Madrid probablemente sea una de mis ciudades favoritas para tocar. También me encanta tocar en París y Polonia. Estos son los mejores lugares de Europa en cuanto a entrega del público.

¿Cómo te sentiste al publicar Future Politics? ¿Crees que la industria musical está mejor ahora para los músicos que hace cinco años?

Es difícil saberlo. Entré en la industria musical cuando ya nadie vendía un disco así que todos estaban en plan: “oh, es tan diferente ahora, no vendemos nada”. Mira, nunca hemos vendido discos, siempre hemos dependido de las giras para tirar para adelante. Además, lo de la cultura streaming es una cosa muy rara. Lo está cambiando todo, incluso la forma en la que la gente hace su música. Dicho esto, está claro que ahora hay mejor música más allá de las super estrellas del pop gracias al streaming, pero también creo que, aunque ahora todo es más accesible, la cultura del streaming dificulta que artistas independientes salga adelante porque todas las plataformas están monopolizadas por grandes discográficas que influyen en lo que escuchamos y da más promoción a determinados artistas. Es una lucha constante y nadie sabe cómo lidiar con esto.

La primera ‘cara’ del último disco tiene más miga de single mientras que la ‘cara B’ es más etérea con loops y melodías profundas. ¿Con qué parte del álbum te sientes más identificada?

Personalmente, mi ‘cara’ favorita del álbum es la segunda mitad porque tiene esas canciones raras e introspectivas que son las que casi nunca me llevo de gira. Para tocarlas en vivo, las más populares son las que mejor encajan en el setlist, pero para simplemente escucharlas siempre prefiero las raritas. Volviendo al tema del streaming, muy poca gente llega a escuchar un disco hasta el final, tendría que haber subido el disco al revés, pero creo que no se puede [Risas].

Es como el maldito modo ‘shuffle’, que se carga la estructura que le habéis dado los artistas a un disco.

¡Sí! El shuffle lo lía todo.

Mejor escucharlo de principio a fin, especialmente cuando un disco cuenta una historia como Future Politics. Gusta especialmente I Love You More Than You Love Yourself, que es tan romántica como trágica. ¿Es mejor amar que ser amado?

Depende de cómo lo mires. Creo que ser capaz de amar te hace más feliz. Realmente ambos son necesarios. Esta canción trata sobre amar a alguien con depresión. Es difícil para ambas partes, pero muchas veces, cuando sufres depresión, no eres capaz de sentir ese amor y quizás lo único que te ayude a salir adelante es amar a otros. Es más fácil sentir amor por otras personas y canalizarlo para hacerte sentir mejor sin depender de nadie.

Te tienes que querer a ti primero.

Exacto, y si a amas a alguien de verdad, lo más seguro es que recibas ese amor de vuelta.

¿En qué se diferencia principalmente el último disco del anterior?

Este disco es diferente en muchos aspectos. Lo escribí de forma similar al primer disco. La mayor parte ha sido un ‘bedroom project’, un proceso muy independiente. Olympia fue más un disco con grupo y estudio de grabación. Los comentarios, las conversaciones y las ideas detrás de cada canción son tan importantes como la música en sí. Es algo que no había hecho nunca.

En la web de Austra lo introduces con la frase, “Future Politics es un futuro, y como tal, sus posibilidades son ilimitadas”. ¿Cómo podemos escribir nuestro propio futuro frente a constantes opresiones de nuestro entorno?

Cada vez es más difícil vivir y existir en unos regímenes opresivos que intentan contener nuestra imaginación. Si ves el documental Hypernormalisation verás vídeos de gente en Rusia a la que le preguntan cuáles son sus sueños y son totalmente incapaces de responder porque el gobierno es tan vil que ha oprimido su imaginación y cualquier voluntad de imaginar. La imaginación es súper poderosa porque siempre que puedas imaginar y visualizar cualquier otra cosa, habrá más posibilidades de que suceda. El problema es que mucha gente sabe lo que quiere pero no creen que sea posible hacerlo realidad. Si la gente comunicase sus ideas y hablase sobre cómo podrían cambiar el mundo, sería más fácil hacerlo posible.

Es surrealista que en Rusia torturen a algunas personas por sus orientaciones sexuales mientras en Madrid celebramos la semana del WorldPride.

Ojalá pueda ir, me encanta Madrid. En Canadá la gente está enamorada de Barcelona pero yo siempre les digo que no entienden a Madrid, ¡es súper divertida!. Pero quizás sea mejor así, no queréis que sea tan turista como Barcelona, así que guardad el secreto [Risas].

¡Queda entre nosotros! ¿Qué planes tienes para cuando terminéis la gira?

Estoy intentando componer un nuevo disco porque el último tardó mucho en salir y no quiero que vuelva a pasar lo mismo. Quiero ser como los músicos de los 60 y los 70, que sacaban un disco al año, como Bob Dylan. Probablemente no sea posible pero estará guay intentarlo.

Sé que eres fan de Radiohead pero me preguntaba qué otros grupos te tienen obsesionada últimamente.

Es difícil elegir uno ahora mismo porque cambia constantemente pero supongo que de la música que ha salido hace poco me gusta el nuevo de Perfume Genius. Te hablo de lanzamientos recientes, pero escucho una gran cantidad de música muy diferente. Mientras estaba grabando el disco me empapé de la electro-cumbia de Nicola Cruz y Chancha Via Circuito.

Es curioso cómo los músicos influyentes como tú escucháis tanta música ‘cruda’ que luego utilizáis como inspiración para cocinar vuestras canciones, pero también conozco músicos que se han cansado de escuchar música, ¿esto te ha pasado a ti?

Sé lo que se siente, pero el secreto está en escuchar la música correcta. Si llevas todo el día trabajando en el estudio, lo último que quieres hacer es escuchar música, pero es súper importante mantener la inspiración y escuchar otras cosas. Cuando terminé el instituto era la niña rara de la música clásica que nunca había entrado en contacto con la música alternativa moderna, pero cuando me convertí en una adulta descubrí bandas legendarias como Massive Attack que nunca había escuchado antes y que de repente se convirtieron en mi grupo favorito con diez discos en su discográfica con los que hartarme de escucharlos [Risas].

Como cuando de chaval pasé de escuchar mi trillada cinta de guitarra española a enamorarme de Radiohead y asustarme cuando machacaban sus Fender.

[Risas] Me siento totalmente identificada con lo que dices.

Gracias Katie, te veremos para la temporada de festivales de verano.

Muchísimas gracias por la entrevista, me lo he pasado muy bien hablando contigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.