Entrevista: Capsula

“El primer impacto del saber que David Bowie no estaría más fue un shock muy grande, el tomar conciencia que no habría más discos nuevos ni enseñanzas, nos dejó una sensación de vacío enorme”

Liderados por Martin Guevara y Coni Lisica Duches, el trío Capsula llevan desde 1998 dándole al rock & roll en sus vertientes más salvajes. Formados en Buenos Aires, viven en Bilbao desde el año 2002, donde hace poco han creado su propio estudio de grabación. Acaban de editar su LP número once, Santa Rosa, que no sólo los coloca entre las bandas más punteras del rock &roll nacional, también los pone a la altura de cualquier banda internacional de su estilo. Se encuentran en plena gira de presentación del disco y el próximo 10 de junio estarán en el festival In-Somni de Girona. Aprovechamos la ocasión para hablar con Martin Guevara, guitarra y voz, para que nos contara secretos de grabación, futuros planes, lo que influye a Capsula y otras cosas del rock&roll.

Muy buenas. Antes que nada, gracias por tu tiempo. Y déjame que te diga que con Santa Rosa os habéis superado, me parece un disco muy grande, en serio, que os coloca entre los grandes del rock&roll a nivel internacional.

¡Muchísimas gracias!

Para este disco habéis pasado de grabar con Tony Visconti, que os produjo el anterior disco de estudio (Solar Secrets), a grabarlo vosotros mismos en vuestro estudio. ¿En qué momento pensasteis definitivamente en grabar en vuestro estudio y en qué ha cambiado o beneficiado este factor a la banda?

Nosotros consideramos que el sonido Capsula es un ser viviente que va desarrollándose, evolucionando y mutando con cada disco. Por supuesto que la experiencia en discos anteriores con productores como Iván Julian, John Agnello o Tony Visconti nos facilitó muchísimo las cosas a la hora de encontrar el sonido de Santa Rosa. Al encarar la producción de las canciones de éste disco sabíamos por dónde iban a tirar los sonidos, pero el estudio es lo que tiene, siempre descubres cosas nuevas y vas aprendiendo de los errores que muchas veces se convierten en aciertos. Para éste disco consideramos que ya había llegado hora de plasmar todo lo aprendido en nuestros discos anteriores a nivel de producción con éstos grandes maestros y dar un paso más en las formas de expresión.

Volviendo al tema de Tony Visconti (que entiendo que os lo hayan preguntado anteriormente), supongo que grabar un disco con él, para vosotros que sois grandes admiradores de David Bowie, fue todo un sueño. ¿Cómo lograsteis contactar con él y que se interesara por produciros un disco?

El contacto con Tony surgió a través de un muy buen amigo periodista de Barcelona que nos venía insistiendo hace unos años en que con Tony podríamos hacer un muy buen equipo. Nosotros no nos lo tomábamos muy en serio, ya que su trabajo forma parte de nuestra iconografía, y lo veíamos muy lejano. Pero nuestro amigo insistió y nos puso en contacto. Luego Tony nos vino a ver a un show en New York y a las 2 semanas ya estábamos grabando. El flechazo fue mutuo y fulgurante. Trabajar con Tony fue un sueño cumplido. Descubrir a una persona tan cercana con quien compartir ideas y poder dar forma a un disco es de esas cosas por las que merece la pena haber elegido estar en la música. Hace muy poco tiempo no nos hubiéramos lo creído, si nos hubieran dicho que Tony nos produciría. Que nuestro trabajo esté en el mismo libro donde figuran los nombres de héroes como T.Rex, Bowie, Iggy Pop, Thin Lizzy ó Morrisey da un poco de vértigo, pero es algo que vamos asumiendo. Es parte de la historia del grupo y un punto muy alto de nuestras vivencias personales.

Retomando Santa Rosa, que como te he dicho, me parece una barbaridad. Barajáis varios estilos musicales muy reconocibles, para los aficionados a la buena música: post punk, psicodelia, garage, noise e incluso surf y toques psichobilly. Y todo ello haciéndolo creíble. Quiero decir que, a pesar de los estilos diferentes, todo tiene un hilo conductor reconocible y un sello que ya es vuestro, propio. ¿Eso es algo que surge espontáneamente en estudio o lo pensáis de antemano cuando estáis escribiendo los temas?

¡Mil gracias de nuevo! En este caso, cuando entramos al estudio nos guiamos por una pauta básica que era limitar a 10 días el tiempo de grabación, mezclas y postproducción. Lo importante de ésta idea fue que se mantuviera a lo largo del proceso la idea primitiva de la canción. Evitar los artificios y centrarnos en la esencia de los riffs y las estructuras. Grabarlo en directo los tres juntos para que luego al llevar esas canciones al escenario se pudieran sostener con los elementos con los que contamos en directo. Primitivos, urgentes, esenciales. De momento, las canciones nuevas en la gira están funcionando muy bien y estamos convencidos que tiene que ver con la forma de trabajarlas en el estudio.

Ahora que tenéis vuestro propio estudio en Bilbao ¿Habéis comenzado a grabar o producir a otros artistas o bandas?

Desde Solar Secrets nos pasamos los últimos dos años construyendo nuestro propio estudio de grabación en Bilbao. Sentíamos la necesidad vital de nuestro propio espacio para elaborar sonidos. Mientras íbamos construyendo el estudio, íbamos pensando en que lo más importante fuera que el espacio se adaptara a nuestra manera de trabajar, donde lo esencial fuera la inmediatez para poder captar una idea al vuelo y dejarla registrada en el momento. Que el estudio se convirtiera en un instrumento en sí mismo. Estamos encantados con los resultados de las cosas que vamos grabando allí. En el último año ya grabamos 14 discos de otros grupos, cada uno con su sonido y su personalidad propios.

Estáis en plena gira de presentación de Santa Rosa. Comenzasteis una gira por Estados Unidos a principios de la primavera que os llevó a sitios, en principio tan diferentes, como Austin (Texas) o Nueva York. Y soléis tocar bastante por allí. ¿Se puede decir que ya tenéis un público en los Estados Unidos? Desde aquí, la sensación siempre es que debe ser muy difícil hacerse un hueco por allí al ser un país tan grande y con tantas bandas. ¿Es así?

Ya hace unos cuantos años que estamos girando por allí. Cada gira es diferente, porque es un país con infinidad de propuestas de mucha calidad, carretera, salas y movimiento. En cada gira nos cruzamos con músicos de los que somos fans y aparecen nuevas propuestas como por ejemplo abrir para Pearl Jam, después de que nos vean tocando en una sala en Seattle. Desde que empezamos a movernos por Estados Unidos, siempre ha sido en un circuito que no es el habitual para los grupos de habla hispana. Más que nada porque siempre nos han considerado un grupo de rock&roll, sin mirar demasiado de dónde veníamos, recibiendo la energía de la banda. Tenemos la suerte de estar haciendo, con nuestro sonido personal y extraño, un recorrido por salas míticas, festivales y además tener fans allá a dónde vamos.

Otra de vuestras plazas fuertes es nuestro país vecino, Francia. Un sitio que tradicionalmente ha sido también difícil para bandas de por aquí. Aunque sea también recíproco, ya que en Francia hay una gran escena de rock&roll muy desconocida en España. ¿Cómo fueron los primeros pasos para Capsula en Francia?

Llevamos muchos años yendo y viniendo a Francia. Allí tenemos un público muy fiel que nos fue viendo crecer desde Songs & Circuits. Al igual que en Estados Unidos, cada ciudad es un mundo aparte. Desde el principio lo nuestro fue meter kilómetros en la “furgo” y llegar a públicos nuevos. Ahora mismo estamos viviendo un momento muy dulce allí, ya que Santa Rosa está publicado en Francia por el sello Vicious Circle y está teniendo muy buena difusión y aceptación por parte de los medios y de la gente.

¿Qué diferencias básicas veis entre los países que visitáis para tocar en lo tocante a la música?

Cada país tiene su cultura y distintas infraestructuras para defenderla. Las diferencias en cuanto a producción son muy notables dependiendo de qué países hablemos. También la forma en que reacciona la gente frente a las propuestas de cada banda. En nuestro caso, hay una fuerza que iguala y traspasa las diferencias culturales. Creemos que tiene que ver con la sinceridad. Quien viene a vernos es porque ya nos ha visto y lo ha disfrutado.

¿Cuáles son vuestros favoritos para tocar?

Cada lugar es especial. En general disfrutamos mucho tocando juntos y por poder “asalvajar” a la audiencia, ya sean grandes ciudades como Nueva York o países correctos y serios. Por ejemplo el fin de semana pasado estuvimos en Suiza y fue una locura. Ese es nuestro disfrute personal porque es lo que atraviesa el momento además de las canciones y el sonido.

La primera vez que os vi en directo tenía mucha curiosidad por ver como defendíais las canciones siendo un trío. Salí del concierto en estado de shock, tanto por el directo como por no comprender cómo podíais liarla tanto, siendo solamente tres. Os he visto otro par de veces y aún me pregunto eso mismo. ¿Cuál es vuestra fórmula secreta?

Nuestra naturaleza nos mantiene inquietos. Esa necesidad de que cada concierto sea especial que te contábamos antes, es la clave. Nos gusta la sensación de riesgo, donde todo puede ser posible.

Me hizo especial gracia e ilusión, a partes iguales, que incluyerais una versión de una banda como Delirium Tremens en este último trabajo. Un grupo mítico por la zona norte. Vosotros ni habíais llegado a Bilbao cuando sacaron ese tema. ¿Cómo fue el asunto de meter esta versión?

En todos los años viviendo en Bilbao nos sentíamos en deuda con el euskera. La canción encaja muy bien dentro del espíritu de Capsula, tanto en el sonido como en la poesía de la letra. En castellano dice “Mira y Aprende”. De eso se trata lo nuestro. Seguimos aprendiendo.

Una curiosidad mía personal: el riff del principio de “Dali´s Face” ¿se parece al comienzo de “Holiday in Cambodia” de Dead Kennedys o me lo parece sólo a mí?

Adoramos el primer punk de la costa oeste. Bandas como X ó los Kennedys son imprescindibles para entender algunas de las canciones de Santa Rosa. También hay algo de “Brand New Cadillac” de The Clash y mucho de Eddie Cochran. Todo pasado por el filtro de la psicodelia, el noise y el surrealismo en las letras. Así que, al final, las influencias se notarán en algunas canciones.

Habéis editado Santa Rosa en vinilo también, como habéis hecho con anteriores trabajos. En vinilo transparente además. Las ediciones de vuestros discos suelen ser muy cuidadas. Dos preguntas al respecto. ¿Tenéis controlado el resultado final de las ediciones de vuestros trabajos en cuanto a arte y el tipo de formato?

Para el arte de Santa Rosa hemos contado con la increíble dupla formada por los hermanos Juan y Álvaro Pérez Fajardo, de The Fly Factory. Ya hace mucho tiempo que nos conocemos y fue muy fácil entendernos a la hora de encontrar imágenes que definan el estilo del disco. Juan desde la fotografía y Álvaro con la ilustración y el diseño. También es muy importante saber que contamos con el apoyo de Hotsak y Vicious Circle, gente que llevan años editando vinilos y entienden tanto como nosotros lo importante que es hacer ediciones cuidadas.

Y la segunda. Con toda esta fiebre y resurgir del formato vinilo de unos años a esta parte, ¿no crees que se esté yendo un poco de madre y que se esté quedando mucho en moda?

Ojalá todas las modas tengan que ver con el hecho de cuidar la calidad de los formatos en que se distribuye la música. Santa Rosa es nuestro álbum número 11 y de momento todos los álbumes anteriores los pudimos publicar en formato LP. Los canales de difusión y distribución de la música serán más tendientes a lo digital por eso es increíble que pueda convivir con el formato vinilo, eso quiere decir que aún se valora y aprecia el formato físico.

No te lo vas a creer, pero el día de la muerte de David Bowie, de las primeras cosas que recuerdo es que me acordé de vosotros. Como grandes admiradores de él. ¿Cómo vivisteis ese momento?

El primer impacto del saber que no estaría más fue un shock muy grande, el tomar conciencia que no habría más discos nuevos ni enseñanzas, nos dejó una sensación de vacío enorme. Luego con el paso del tiempo te vas dando cuenta que las canciones y su obra siguen allí, para las generaciones futuras y para quien quiera disfrutar de ellas.

Capsula estarán en el Festival Internacional, In-Somni, de Girona. El viernes 10 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.