Entrevista: Cate Le Bon

“De pequeña, los fines de semana eran siempre con cero televisión, por el simple hecho de que mis padres querían poner sus discos lo más alto que pudieran”

Cate le Bon ha regresado este año a los estudios para grabar el cuarto álbum de su carrera, justo después de haber lanzar un disco acompañada del prolífico Tim Presley, en lo que es su proyecto paralelo Drinks. Trabajo este que poco o casi nada tiene que ver (al menos a nivel sonoro) con lo que la artistas galesa, afincada en Los Angeles, hace en solitario. Con este disco de enigmático título Crab Day (Caroline/Music as usual) Cate le Bon afianza su particular carrera sobre una sólida base de delicados sonidos pop, con geniales destellos de psicodelia folk y experimentación sonora, marca de la casa desde 2009.

En pocas horas comienza su mini gira española que la llevará por: la sala Sidecar de Barcelona el jueves 27 y El Sol Madrid el jueves 28. Estuvimos al habla con ella y nos cuenta detalles de la grabación de Crab Day así como otras historias muy interesantes.

Hola Cate, muchas gracias por tu tiempo. Déjame decirte que tu último trabajo, Crab Day es genial. Entiendo que ya lo has explicado, pero me gustaría que nos contaras para nuestros lectores el enigmático significado del álbum y de la canción que da título al mismo.

Muchas gracias a ti. Tanto el álbum como el título y la canción es una reacción a lo absurdo y al sinsentido que vivimos todos hoy día, paradójicamente son tiempos que son confortables y dan miedo al mismo tiempo. El titulo se me ocurrió después de un día de fiesta. Habla del absurdo de tratar de controlar algo tan intangible como el tiempo que gastas en tratar de estar más cómodo en tu vida.

Entonces ¿Cómo describirías el álbum en términos generales?

Me encantaría hacerlo pero me temo no poder.

Retrotrayéndonos a tu anterior disco, Mug Museum (2013 Turnstile Music) fue grabado en Los Angeles, en un entorno urbano en el centro de la ciudad. Sin embargo para este nuevo trabajo has elegido una localización radicalmente diferente. Has trabajado en The Panoramic House, un sitio idílico por lo que tengo entendido, en mitad del bosque y cerca de la playa a la vez. ¿Por qué este cambio?

Mi amigo Josiah Steinbrick encontró esta maravillosa casa que convertimos en estudio. Fue como si el lugar hubiera captado las sensaciones de total abandono a la alegría que yo quería inculcar al disco. Es el lugar perfecto para crear una burbuja sin nada externo que te pueda influenciar y así lo hicimos: estar ahí con la única influencia que cada uno pudiera coger del otro y de los salvajes e idílicos sonidos que producíamos. Ha sido uno de los momentos más maravillosos de mi vida, en serio.

Vives en L.A desde el año 2013. ¿Por qué escogiste un sitio tan (en principio) diferente de tu Gales natal para fijar tu residencia?

Quería un cambio de escenario y de clima. Había hecho algunos amigos en la ciudad y estos eran músicos con los que deseaba trabajar, así que sentí que era un cambio emocionante a la par que viable. Eso es todo.

¿Ves muchas diferencias en la forma de vida ente Gales y Los Angeles? Sobre todo en el sentido de la sociedad.

Hay una especie de extraño letargo producido por el siempre radiante y bello sol en Los Angeles, lo cual es genial para descansar después de las giras. Por otra parte, siempre anhelo y echo de menos las acogedoras estampas otoñales que aquí no puedes vivir. Por supuesto que hay diferencias obvias entre los dos lugares, pero he encontrado que al final da igual donde vivas. Siempre acabas gravitando en torno a gente afín a ti, con el objeto de hacer de la ciudad una versión resumida de tu lejano hogar.

Tienes cuatro álbumes en solitario. Tu música ha ido desprendiéndose de la oscuridad que irradiaba desde los tiempos del primero, Me Oh My (2009) y su sonido, digamos, se ha hecho más brillante. No sé si es una percepción personal mía o estás de acuerdo.

Sí, estas en lo cierto. Creo que es una progresión natural. Una mezcla de influencias a las que no soy impermeable entre las que se encuentran la alegría y la libertad de hacerse vieja (risas).

¿Podrías contarnos desde cuando escribes canciones y de donde viene el interés por la música desde tu juventud?

Afortunadamente crecí en una casa en la cual la música era motivo de celebración y alegría. Las vacaciones familiares siempre tenían bandas sonoras y estas eran las casetes que grababan mis padres para esas ocasiones. De pequeña, los fines de semana eran siempre con cero televisión, por el simple hecho de que mis padres querían poner sus discos lo más alto que pudieran. Como una niña pequeña que era, algunas veces era requerida por mis padres para cantarles canciones, más tarde me di cuenta de que era para su propia diversión. Era divertido, nunca me lo tomé como si fuera una tarea del hogar.

¿Qué música escuchabas en tus primeros años como compositora? O qué discos o artistas te influenciaron más.

El primer álbum que realmente me conmovió y me pareció algo muy excitante fue, Brighten the Corners de Pavement. Hasta entonces yo me había dejado arrastrar por los gustos de los demás y lo que se escuchaba en el instituto. Mi amor por ese disco acabó con cualquier miedo de apreciar algo que no fuese “guay” para mis compañeros.

Has trabajado y te gusta rodearte de grandes artistas. El último de ellos es Tim Presley, con el que compartes el proyecto/banda, DRINKS. ¿Cómo surgió lo de trabajar con Tim?

Tim y yo hace tiempo que nos conocemos y nos apreciamos mutuamente, amamos lo que cada uno hace. Estábamos de gira con su banda, White Fence, yo apoyaba en las guitarras. Al finalizar estábamos tan excitados de haber tocado juntos, que nos fuimos a un estudio a componer canciones y a grabarlas inmediatamente. Trabajar con él siempre es emocionante y alegre. Acabamos de terminar de grabar otro disco que saldrá pronto, lo hemos grabado en el sur de Francia. Nos deshicimos de nuestros respectivos teléfonos móviles y nadábamos en el rio todos los días, así es como grabamos.

En pocas horas comienza tu gira española. Es tu primera gira por aquí. ¿Qué esperas de ella?

No sé realmente lo que esperar de la misma. Cada lugar es diferente, cada ambiente y personas fomentan una atmosfera distinta en cada lugar. Solo sé que estoy muy feliz de visitar vuestro país.

 

¿Te apetece comentar?