Entrevista: Elena Setién

“Enseñando aprendo mucho, intercambiando con mis alumnos gustos musicales y formas muy diversas de cantar y sentir la música”

Elena Setién es una artista polifacética e inquieta, no solo en lo musical. Ha estado viviendo en Copenhague, después de salir de San Sebastián y pasar un periodo en Barcelona, durante trece años. Allí consiguió estar nominada varias veces a los premios Grammy daneses en la categoría de jazz. A su vuelta a Donostia acaba de lanzar un álbum, Dreaming of Earthly Things, con el sello alemán Enja/Yellowbird, publicado a finales de año en nuestro país en el resto de Europa el pasado mes de febrero. De su periplo vial y de su música hablamos con Elena en esta entrevista.

Se hace mucho hincapié en tu regreso a Donostia tras casi 20 años fuera, recibiendo formación y triunfando con tu música en otros países. Antes de hablar de ese periodo quería preguntarte, ¿qué hacías en Donostia antes de decidir marcharte? ¿Por qué te fuiste?

Me fui a estudiar violín clásico y me animó mi madre, profesora de guitarra, a irme al extranjero.

En este tiempo has residido principalmente en el extranjero, en Londres y Copenhague según tengo entendido. También en Barcelona, durante un tiempo. ¿Puedes trazarnos una breve cronología de este tiempo que has pasado fuera?

Estuve tres años en Londres estudiando violín clásico. Luego tres años en Barcelona, donde me animé a cantar jazz pasando por el Taller de Músics. Después fui a Copenhague y estuve viviendo allí trece años. Estudié canto moderno e improvisación y formé parte de la escena underground de improvisación con el sello discográfico ILK.

En Dinamarca, sobre todo, has tenido un éxito importante tanto en solitario como en el dúo Little Red Suitcase. Estuvisteis nominadas a los premios Grammy daneses en la modalidad de jazz, ¿cierto?

Si, tres veces con el dúo y la última en 2013, en solitario.

En España tenemos bastante idealizadas las sociedades nórdicas. Recuerdo varios estudios que afirman que los daneses son los ciudadanos más felices de Europa. Ya que has vivido allí muchos años, ¿podrías aclararnos cuánto hay de verdad y cuánto de mito o exageración?

Hay algo de verdad, sí. En Dinamarca se construye el país en grupo. O sea, a todos los niveles las decisiones se toman mediante debates y votaciones, de forma que la gente en general tiene la sensación de haber formado parte del proceso. Por tanto tienen confianza en las instituciones, algo que no ocurre en los países del sur de Europa. El mito tal vez sea esa idea de que en el día a día la vida es dura, el clima hace que en los meses de frío la gente se aísle y se encierre en si misma. En cambio, nosotros tenemos una cultura de compartir y extender nuestra casa a la calle y de esa manera nos sentimos más acompañados e incluso veces más felices.

Allí triunfaste como intérprete y compositora de jazz, pero en tu reciente álbum, Dreaming of Earthly Things (Enja/Yellowbird, 2016), parece que te acercas a otros estilos, al menos no se trata de un disco de jazz al uso, aunque parece que haya cierto espacio para la improvisación sonora. ¿Necesitabas un cambio estilístico? ¿Es tu vuelta a casa parte de ese hipotético cambio que buscabas?

El cambio se debe a que como creadora trabajo mucho la intuición. Últimamente me han inspirado mucho cantautores de Americana y también producciones grandilocuentes con muchas reverbs, por ejemplo en ese sentido los estadounidenses Fleet Foxes me gustan mucho. Y eso me ha llevado a seguir ese camino y descansar un poco de la improvisación.

elena-setien-portada

De todos modos, si intento escuchar el disco haciendo caso sólo a la percusión, sí que me parece un disco de jazz, aunque los teclados estén por encima y lo dominen todo. ¿Qué proceso te lleva a combinar esa batería, con un sonido quizás más clásico, con los sintetizadores?

Pues es la búsqueda, como digo, de un sonido más grandilocuente, mas procesado… mas onírico, si quieres.

Mencionas entre tus influencias a Billie Holiday y también a Nico. De hecho, muchas canciones de Dreaming of Earthly Things me parecen un cruce entre ambas artistas, la expresividad del jazz vocal de la primera combinada con la experimentación fría a la vez que delicada y vulnerable de la segunda. ¿Estás de acuerdo?

Del todo. Has dado en el clavo. No lo he buscado de manera consciente pero esa combinación de expresividad y experimentación fría me atrae mucho.

El disco lo publicas con un sello alemán, primero en España y ya en 2017 en el resto de Europa. ¿Por qué un sello alemán? ¿Has intentando dar a conocer tu trabajo a sellos españoles? ¿Qué reacciones has obtenido, si es así?

Mandé una demo a Subterfuge pero no obtuve una respuesta muy positiva. La verdad es que tengo mucho por descubrir en la escena indie española a nivel de grupos, de sellos, festivales, etc. El sello alemán, que conozco mediante mi compañera del dúo Little Red Suitcase, Johanna Borchert, mostró entusiasmo desde el principio y decidí editar con ellos.

De hecho con tus proyectos anteriores has publicado ya varios discos, pero ninguno de ellos en España, ¿me equivoco?

Cierto, ninguno en España.

Este disco no es el primero que has grabado a tu nombre, de todos modos, aunque sí el primero que grabas con músicos de aquí. ¿Hay diferencias sustanciales en el hecho de trabajar con músicos/productores españoles o daneses, o es cierto que la música es un lenguaje universal que no entiende de fronteras? Me imagino que la propia idiosincrasia del país donde resides y trabajas acaba filtrándose de alguna manera en tu música, ¿no?

La música es música y se trata de encontrar colaboradores que te inspiren y te ayuden a acercarte al ideal de sonido que tienes en mente. Aún así, si que es cierto que la fisionomía, el clima y el sonido del idioma se infiltran en la música.

En Dinamarca estuviste trabajando también como profesora de canto. Supongo que trasladarías a los estudiantes tu propia experiencia, y que al mismo tiempo el hecho de enseñar te habrá hecho explorar tus propias convicciones y habrá influido a su vez en tu música, ¿no? ¿De qué forma se retroalimentan ambas actividades?

Me gusta mucho enseñar. Aquí en Donostia enseño canto moderno en la escuela del Coro Easo. Enseñando aprendo mucho, intercambiando con mis alumnos gustos musicales y formas muy diversas de cantar y sentir la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.