Entrevista: Fabián

“Todo está conectado si está hecho con buen gusto y con el corazón”.

Fabián regresó el pasado 2015 con La Fe Remota, un disco intenso y valiente con el que se metió a la crítica en el bolsillo. Como un artesano de canciones el músico leonés moldea cuidadosamente sus piezas, dándoles tiempo para que adquieran esa proporción perfecta de belleza y verdad que las hace irresisitibles vayan pintadas de rock, country o pop. Hace años, Bukowski y Cortázar le mostraron el poder de las palabras y desde entonces Fabián no ha dejado de jugar con ellas construyendo bonitas canciones. Hemos charlado con él de su música, de sus fuentes de inspiración y de su trayectoria forjada piedra a piedra por las carreteras secundarias del éxito.

“La Fe Remota” (La Viejita Música, 2015) representa, a nivel instrumental, un cambio notable respecto tus anteriores trabajos. Un sonido enérgico y potente a base de guitarras, trompetas y golpes de batería que se funde magníficamente con tus letras desbordantes de lírica. ¿A qué se debe ese cambio y qué querías transmitir con este disco?

Yo creo que se debe a un progreso natural a la hora de hacer y grabar canciones. Era lo que nos pedía el cuerpo a Pepe López y a mí cuando nos metimos en el estudio para grabar los temas. Yo los llevaba maquetados, y juntos buscábamos los arreglos y el aire que le iba bien a cada canción. Y con eso nos quedamos, sin ninguna cortapisa con respecto al género o al ritmo, porque al final son mis temas y ese es el nexo que hace del conjunto un disco homogéneo.

Los arreglos instrumentales presentes en tu último trabajo enriquecen y contrastan con la delicadeza de tus letras, aunque también en estas me ha parecido entrever, por momentos, a un Fabián más duro. En “Sálvalo”, que me parece un temazo, pasas de la cruda sinceridad (“que te vuelvas tan loca que no tengas remedio”) a explosiones de desarmante romanticismo (“traigo amor escondido en la boca, destellos de fuego en la piel”). ¿El sonido que tenías en mente te ha condicionado a la hora de escribir o han sido las letras las que te han llevado a buscar, en determinados momentos, un sonido más contundente?

Son cosas que, al menos en mi caso, van un poco de la mano. Si tengo una melodía o un arreglo para una canción que me sugiere una letra más dura, suele ser así. También pasa que puedo estar obsesionado con una frase, con un verso, y a partir de ahí construyo la canción, atendiendo a la sensación que me provoca.

En mi cabeza te tenía situado como autor de pop pero en este disco nos encontramos con piezas de rock, folk, country… Y todas ellas me han parecido redondas, temas compactos con la medida justa de belleza y rotundidad. ¿Qué papel ha jugado La Banda del Norte en esta evolución hacia nuevos sonidos y cómo ha sido trabajar con ellos?

Muchas gracias. Bueno, al final todo es música popular. Yo también me considero un autor de canciones pop al que le gusta probar con diferentes géneros. No me lo tomo como un ejercicio de composición, me sale así directamente. Supongo que es por la cantidad de música que escucho. Hay tanta música maravillosa… Trabajar con La Banda del Norte es de las mejores cosas que me ha dado esto de hacer canciones. Son todos unos músicos extraordinarios, y no es la típica frase que se suele decir; en realidad lo son, todos tienen proyectos personales muy destacados e interesantes, y que se junten y trabajen en mis canciones para hacerlas crecer y llevarlas a un plano diferente, para mí es un privilegio.

El disco está teniendo una buenísima acogida tanto por parte de la crítica como del público. ¿Cuál crees que es el factor que hace que un disco conecte más rápidamente con el público que otro?

En mi caso, creo que tiene que ver con la constancia. Yo no sueno en las radios (salvo honrosas excepciones) ni salgo en la tele, así que mi carrera ha ido siempre por otras vías. La gente que descubre mis canciones y que se siente bien con ellas acaba por quedarse para siempre, y eso es algo extraordinario. A medida que voy editando trabajos, el público crece un poquito cada vez.

¿Consideras “La Fe Remota” tu mejor trabajo hasta la fecha? Si es así, ¿tienes esa sensación siempre que terminas un disco?

La verdad es que siempre tienes esa sensación. Yo creo que si no la tuviera, no editaría el disco en cuestión. Así que sí, creo que este es el mejor que he hecho. Luego, pasados unos años, cuando ya los ves con perspectiva, dejas de plantearte las grabaciones en esos términos, y simplemente le tienes a todos los discos mucho cariño, porque representan un momento de tu vida.

Muchos de los que te seguimos te conocimos gracias a esa joya que es “Después Del Incendio y Otras Cosas Así” (La Viejita Música, 2011) un álbum sencillo y poético que te posicionó, como ha sucedido con “La Fe Remota”, en las listas de los mejores discos del año. ¿Cuáles son las principales diferencias de estos dos trabajos y qué los une?

Creo que tienen bastantes puntos en común. Eso que te comentaba de darle a cada canción lo que necesita sin atender a cortapisas de géneros o ritmos. En cuanto a las diferencias, es curioso, porque lo hemos grabado todo entre dos personas (excepto la trompeta de “Sálvalo”, que es de Raúl Márques), pero quizá “La Fe Remota” suene un poco más a álbum de banda.

Después con “(La Brisa Leve), La Luz Distinta” (La Viejita Música, 2013) descubrimos un Fabián más luminoso y vital, con tu lírica característica y ciertos toques de desolación, pero en el que los arreglos instrumentales introducían estados de ánimo ausentes en tus anteriores trabajos. Y ahora con “La Fe Remota” te redescubrimos con nuevos sonidos. ¿Las distintas tonalidades entre un disco y otro reflejan los estados vitales que atraviesas en cada momento? ¿Cuánto de autobiográfico tiene tu música?

Sí, totalmente. Siempre digo que las canciones hablan de mí, del momento que estoy viviendo. Si escuchas los discos con atención, acabarás por conocerme bastante bien. En cualquier caso, no representan todas las facetas o estados de ánimo en mi vida. Hay mucha gente que cuando me conoce, se sorprende porque estoy todo el día diciendo tonterías, riéndome con mis amigos de las cosas más absurdas. Pero es que si no te ríes qué haces, ¿no? Hay que reírse.

Has trazado una trayectoria sólida piedra a piedra, sin buscar focos ni protagonismos, trabajando desde tu ciudad, creando canciones con mimo e implicándote en todo el proceso de creación de tus discos. Con lo que sabes ahora ¿volverías a hacerlo todo igual?

Creo que no cambiaría demasiadas cosas. Desde hace un mes y algo estoy viviendo en Madrid, pero fíjate cuándo me he venido, con cinco discos editados ya. Lo cierto es que aquí hago un poco lo mismo que en León, intentar escribir canciones con las que esté a gusto, intentar ser feliz con lo que hago… nada más. Mi filosofía siempre ha sido la misma, no sabría hacer las cosas de otro modo. Es evidente que sabiendo lo que sé ahora, hay decisiones que no volvería a tomar (con mi primer disco confié en gente que se portó muy mal), pero en todo lo referente a la creación y a la autogestión, creo que todo iría más o menos por el mismo camino.

Cuando estás inmerso en el proceso de creación de un álbum ¿escuchas mucha música o todo lo contrario? ¿Te decantas por artistas que te inspiran para tu trabajo o por los que tienen un sonido totalmente distinto?  

Siempre estoy escuchando música, lo que ocurre es que cuando me pongo a grabar, no suelo tener tiempo para otras cosas. Es algo que ocupa casi todo mi tiempo y me llena por completo. No hay una sensación mejor para mí que terminar una canción o escuchar la mezcla definitiva después de un montón de pruebas.

En cuanto al tipo de música que escucho normalmente, supongo que todo podría englobarse dentro de la etiqueta de música popular, pero escucho desde pop electrónico a cantautores latinoamericanos. Todo está conectado si está hecho con buen gusto y con el corazón.

Empezaste primero a escribir y más tarde con la guitarra. Escuchando tus canciones es evidente que tienes una sensibilidad capaz de derretir a cualquiera, que amas a las palabras y disfrutas jugando con ellas. ¿Qué autores despertaron tu interés por la literatura y te animaron a empezar a escribir?

De adolescente me gustaba mucho Bukowski, Fante, Henry Miller… Poco después descubrí a Borges, Cortázar, Gabriel García Márquez, la poesía de Huidobro, Wirslawa Szymborska… Hablo de memoria; con la literatura me pasa igual que con la música. Suele gustarme todo lo que está hecho con el corazón y es capaz de transmitirme cosas. Con el cine también.

Tus letras hablan de amor y de heridas, de pasión y separación, de la vida de todos, pero en esa cotidianidad se esconden versos dignos del mejor de los poetas: “Tengo una bandada de gorriones anidándome en el pecho, silban en el viento las canciones que escribí para ti”. Este tema siempre me dibuja una sonrisa. ¿En qué te inspiras a la hora de escribir?

Escribo por impulsos, atendiendo, claro, a cierto sentido estético. Pero es un sentido estético mío, que no tiene por qué ser el de los demás. Me alegra saber que a ti te gusta. Esos impulsos tienen que venir dados por un sentimiento lo suficientemente hondo como para generar un verso, una canción… Al final hablo de las cosas que me emocionan.

Actuaste el pasado 21 de mayo en Oviedo y el 26 en Madrid. ¿Te veremos de gira por otras ciudades españolas? ¿Barcelona?

Sí, estoy preparando otra gira de ocho o diez conciertos después del verano, y Barcelona es una de las ciudades confirmadas ya.

 

 

 

 

Un comentario sobre “Entrevista: Fabián

  • el 30 Mayo, 2016 a las 6:10 pm
    Permalink

    Hola como estais
    No conocia a Fabián y tampoco habia escuchado nada de el, pero al leer la entrevista me han entrado ganas de oir su musica y aqui me teneis liado escuchando SALVALO. A ver si es cierto que viene a Barcelona y tengo ocasion de oirlo en directo. Saludos . Pep

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.