Entrevista: Los Vinagres

Foto: Juan Rodríguez Talavera

“Estamos componiendo siempre”

Cuando hablan sobre el origen de su nombre, Los Vinagres no se cansan de repetir que, para ellos, “vinagre” significa “cutre”, y que no había mejor palabra que definiera lo que hacían en sus inicios. Casi 5 años después, va siendo hora de cambiar el discurso. Y es que el trío canario suena a todo menos a “cutre”. Blues y surf con tintes tropicales aderezan su “rock volcánico” apremiante e inclemente; de ese que te acelera el pulso y te invita a saltar, bailar, meterte en un pogo sin pensarlo, sudar y estrellar guitarras (o lo que se tercie) contra el suelo. En resumen, y como ellos mismos dicen, a ir “¡a muerte, niño!”.

Aprovechando el concierto que darán esta noche en la Sala Sol de Madrid, nos citamos con ellos en las oficinas de Sony Music para hablar de sus vidas, obra y milagros.

Antes de Los Vinagres, fuisteis The Vinegars. ¿Cómo fueron los comienzos?

Roberto (batería): The Vinegars comienza en 2011 con Abel y conmigo. Llevamos tocando juntos toda la vida y, justo en ese año, estábamos un break musical. Eran las vacaciones de Navidad y nos apeteció hacer algo. Todo nació de un modo muy rápido, muy pa’alante, así medio vinagre, y dijimos: “Bueno, si esto va a ser algo avinagrado, llamémosnos Los Vinagres” y, como cantábamos en inglés, pues The Vinegars.

Para ese primer bolo que hicimos en Navidad, ya se nos unió Jesse, el antiguo bajista, al que liamos una noche de fiesta. También conocimos a Ser, que por entonces tocaba la batería en otro grupo… Ahí todo chiquitito el tío (risas), y nos flipó. Luego seguimos tocando un poco más hasta que ganamos un concurso en 2012, el Saperocko. Yo ya vivía en Madrid, y Abel también durante un tiempo, aunque tuvo idas y venidas a Canarias. No fue hasta 2013 que se vinieron definitivamente Jesse y él aquí, comenzamos a componer un poco en español y empezamos a llamarnos Los Vinagres. En 2014, Jesse abandonó el grupo y ya entró Sergio.

La traducción del nombre trajo consigo también un cambio en el idioma de las canciones. No sois los primeros que comienzan en inglés y acaban quedándose con el español. ¿Por qué creéis que ocurre esto?

Abel (voz y guitarra): Creo que empezamos a cantar en inglés y no en español por prejuicio, y porque casi toda la música que escuchábamos estaba en ese idioma.

Roberto: Y también porque es más musical…

Abel: Sí. A la hora de hacer una letra en castellano, siempre tienes menos posibilidades de conjugar las cosas unas con otras. El inglés siempre es más flexible en ese sentido, pero ninguno de los tres tenía ni idea de hablarlo, así que dijimos: “Si no sabemos hablarlo, ¿para qué cantarlo?”.

En una reseña de Ruta 66 sobre uno de vuestros conciertos, el periodista decía que todo en vosotros parece hecho a medida: la imagen, los movimientos, el humor… ¿Hay premeditación en Los Vinagres?

Sergio (bajo): No. Yo creo que si la hubiera no estaría guapo, no sería natural. Lo que nos sale es como somos, en todos los aspectos del grupo, además. La manera de componer también es tal cual hablamos… Tal cual somos en el día a día.

Abel: Somos bastante afines entre nosotros. Es que, al final, somos del mismo sitio, tenemos la misma jerga… Nos conocemos de siempre.

El gran salto al circuito madrileño lo disteis al talonear a Guadalupe Plata en noviembre de 2014 en la BUT. ¿Cómo recordáis ese primer gran concierto?

Sergio: Impresionante. Yo, especialmente, tengo un recuerdo muy bonito de ese día. Fue como el primer concierto grande, y tocar con Guadalupe nos gustó bastante. El grupo nos encanta y, encima, la BUT se llenó… Al ser los teloneros, pensábamos que mucha gente se quedaría fuera fumando, íbamos con esa mentalidad, pero cuando salimos al escenario y vimos la sala llena…

Roberto: Además, recibimos muy buen feedback, sobre todo después del concierto. A la gente le había gustado. Y los Guadalupe son cojonudos. Tiempo después, tocamos en Granada y el cantante nos vino a ver sin que lo supiéramos. Son muy campechanos (risas).

Tras lanzar el single Aquí No Hay Playa, entra en juego Octubre, de Sony, con quienes lanzáis el Ep El Canto de la Morena ¿Cómo surgió trabajar juntos?

Sergio: Con Octubre fue un poco como en las pelis americanas: nos vinieron a ver a un bolo, les gustó y nos ficharon.

Abel: Así, americanamente.

Me llama la atención el cómo lanzáis nuevo material. Lo lógico es que, teniendo ya un sello detrás, al Ep le siguiera el Lp. Sin embargo, lo que habéis hecho ha sido publicar dos singles más: Pachanga De Hierro y Me Lo Saqué De La Chistorra. ¿Por qué?

Sergio: No lo hacemos por nada en concreto. La verdad es que no llevamos mucho tiempo en esto y vamos ofreciendo material poquito a poco. Si llega el momento, y tenemos las canciones adecuadas, lanzaremos el Lp, otro single o lo que surja. Estamos componiendo siempre, pero no queremos forzar. No queremos hacer algo de relleno, sino algo que tenga sentido y con lo que nos sintamos a gusto.

Las portadas de todos vuestros trabajos tienen claras referencias a vuestra tierra, pero Me Lo Saqué De La Chistorra, no. Solo es rosa. ¿Ya no tenéis tanta nostalgia isleña?

Sergio: Todos los temas están impregnados de Canarias. En el último fue así porque tampoco nos imponemos que las portadas tengan que tener guiños a Canarias sí o sí. Además, este era para el Record Store Day y queríamos que fuera llamativo, con el rosado que nos gusta, y, a la vez, muy sencillo.

Roberto: También fue un poco por estrategia. Al Record Store Day, la gente va a descubrir nuevos grupos y discos, y si ve uno todo rosa lo mismo dice: “¡Eh! ¿Esto qué es?” Y la verdad es que funcionó.

Uno de vuestros referentes son los Black Keys. Teniendo en cuenta esto, tengo que preguntar… El vídeo que grabasteis para “José Vélez”, ¿es vuestro particular homenaje al de “Lonely Boy”?

Sergio: Nunca lo había pensado pero, ahora que lo dices… ¡es verdad! (risas). Sí que podría ser…

Abel: Yo sí que lo había pensado (risas), así que la referencia no sobra, podría ser un guiño perfectamente. El chico que sale es el sobrino de un muy buen amigo nuestro. Siempre nos está mandando vídeos suyos bailando, porque tiene mucha clase, así que dijimos: “Mira, lo metemos a él bailando”.

Roberto: Teníamos que hacer 6 vídeos, los 6 del Ep, en un solo día, y para “José Vélez” nos habíamos quedado sin idea. Nos acordamos de él y…

Sabéis que estáis siguiendo los pasos de José Vélez, ¿no? De las islas a Madrid…

Sergio: Sí, pero a ver si tenemos un poco más de suerte que él (risas).

Sin embargo, a la hora de hacer una primera cover, no optasteis por él sino por Los Brincos y su “Flamenco”. ¿Por qué?

Sergio: Porque es un temazo que nos encanta, y poder llevarlo a nuestro terreno ha sido genial.

Abel: Sí. Y además porque, cuando empiezas, la gente siempre agradece que haya algo de material que les suene.

¿Qué tenéis preparado para el concierto de Madrid?

Abel: Tenemos preparada una verbenita bastante sabrosa.

Sergio: Va a estar muy bien, porque cerramos allí la gira y no hemos tocado en Madrid desde hace mucho. Así que también es como una presentación. No va a ser un bolo más, va a ser un concierto preparado. Es la primera vez que tocamos solos, además. Nos lo tenemos que currar desde el principio hasta el final.

Abel: Es un bolo hecho para la gente, para que interactúe y se lo baile.

El 30 estaréis en Cádiz. ¿Hay más fechas confirmadas? ¿Festivales?

Roberto: Hay cosillas en junio, en julio, Ávila; en agosto, Cádiz; también Lanzarote y Gran Canaria… Hay cositas, aunque algunas todavía no están del todo confirmadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.