Entrevista: Pablo Und Destruktion

“Para mí las canciones más fuertes son las privadas. Las canciones más potentes que ha dado la humanidad son las nanas, me parecen una de las mejores cosas que hemos hecho los seres humanos”

Pablo García, más conocido por su nombre artístico: Pablo Und Destruktion acaba de editar su cuarto trabajo, Predación (Sonido Muchacho) producido por Paco Loco y con el que parece ser que Pablo cierra una etapa importante de su vida y su carrera artística. Tanto es así que nos deja entrever que no sabe si volverá a sacar discos con el nombre artístico con el cual le conocemos. Me reúno con él en un conocido bar del madrileño barrio de Malasaña para que me cuente los pormenores de la grabación del disco, los planes de futuro y alguna cosa más.

Hola Pablo. En primer lugar, enhorabuena por el nuevo disco, excelente sin duda. Se ha retrasado un poco la salida ¿no? ¿A qué ha sido debido?

Muchas gracias. Sí, se ha retrasado un poco más de lo que queríamos. En realidad este disco ha tenido un proceso algo obsesivo, bueno; mogollón. En principio iba a hacer una obra de teatro, que la hice con Agustin Castilla Ávila que es un compositor contemporáneo y que se presentó en Madrid y luego en una cuadra reconvertida en Lugo de Llaneras, en Asturias, a la que se pudo ir con invitación. Y entonces me dije: esto no quiero hacer gira ni montarlo como obra de teatro, fue por probarlo, fue una experiencia para mí pero fue por probar. Luego lo pasé a texto y luego lo pasé a canciones. El texto tenía una editorial para sacarlo y lo quería sacar, pero tampoco, fui quitando texto; luego lo hice canciones. Me pasé mucho tiempo adaptando la música para que se adaptara a un texto tan grandilocuente y porque venia del rollo este más contemporáneo y “ruidista” y pensé: “hay que volver al Rock a saco”. Por eso yo creo que este es el disco más “rockero” que he hecho hasta ahora. Total; que me puse con ello, fuimos a grabar y teníamos una fecha límite. Grabamos todo en directo con Paco Loco.

¿Todo totalmente en directo?

Sí. El cuarteto de guitarra rítmica, guitarra con arco, bajo y batería está todo grabado en directo, luego los arreglos de guitarra sintetizada y una voz aparte, pero se tuvo que hacer rápido porque un estudio es obvio que hay que pagarlo. Entonces se hizo rápido, se hizo una mezcla que se masterizó y luego dije “no, no”, me fui a Cádiz; se volvió a mezclar. Marché para Asturias y estuve unos seis meses delirando, como que no vi el disco acabado hasta que se terminó del todo. Yo nunca había grabado en estudio, siempre he grabado con mucha tranquilidad, grabando cosas yo, grabando cosas Kaplan, el que ahora es bajista… Me dijo Luis (Sonido Muchacho) que se iba a retrasar por movidas organizativas y entonces pensé: “pues tío quiero cambiar estas letras y estas canciones para que quede como tiene que quedar, porque si no; me rallo yo por movidas personales”.

¿Pero entonces hablamos de que es un disco sumamente personal tuyo, quizás algo más incluso que los anteriores?

¿Qué parte del proceso creativo se hace público y qué parte se hace privada? En este disco la inmensa mayoría es privada y no pasa nada, de hecho legitimá la parte que se hace pública. Y luego de la parte pública que se hace en cada disco, lo hablaba con Alfonso (guitarra sintetizada, también en Schwarz) con el que tuve muchas parrafadas filosóficas: de como en cada disco construyes un universo y haces un mapa, pero solo lo conoces cuando lo giras. Y eso te cambia, para bien o para mal y dices: hostia; con este universo que hay tengo que estar de gira dos años. Prefiero dejarlo atado y que todo tenga el sentido que tiene que tener. Y básicamente por eso se ha tardado tanto en sacar.

Te iba a preguntar como fue el proceso creativo pero ya lo has explicado (Risas)

Sí, es lo que te digo, en principio nació todo como una obra de teatro y luego un texto de prosa poética. Que no te digo yo que no lo haga, el que salga en un futuro el libro editado.

Hablas del lado privado del artista y del lado público a la hora de mostrar tu obra y de qué ambos se complementan. Pero ¿Cuál tiene más peso al final?

Ya te digo que me rallé mucho en este disco con el tema de respetar el lado público y el lado privado. La mayoría de este disco podríamos decir que es privado y eso quería volver a entender con este disco, para mí las canciones más fuertes son las privadas. Las canciones más potentes que ha dado la humanidad son las nanas, me parece una de las mejores cosas que hemos hecho los seres humanos. Fíjate, canciones para nuestros hijos, para nuestros seres queridos, para que estén seguros y tranquilos, eso tiene una fuerza que no tienen otras canciones.

Tus letras siempre han sido muy potentes, pero en este disco el comienzo ya es algo exagerado. Por ejemplo: “me arrepiento, debería irme al Kurdistan a combatir y dejar este país de puticlubs, farlopa y jubilados”.

A ver, el arrepentimiento parece que está mal visto, cuando es un sentimiento muy humano y que está ahí. En esta canción es evidente que quería reflejar las cosas de las que me arrepiento. No es una cuestión ya de pedir disculpas por nada, pero es un tema de saber dónde estás a qué perteneces y porque se da ese arrepentimiento. El Rock antes no se arrepentía de nada por el contexto en el que comenzó, al final ese discurso de “sexo, drogas y Rock & Roll” ¿en qué se ha convertido? En un cliché. Al final el arrepentimiento y la culpa pueden ser auténticas armas.

También dices “El que vea una injusticia que la arregle con la mano y si no puede que la arregle con su voz, si tampoco puede que la arregle son su corazón” ¿Podemos deducir según esta canción que piensas que los artistas tenéis la obligación de cantar a las injusticias y de implicaros socialmente?

Ya no solo los artistas, hablo de todo el mundo en general, aunque sí, los artistas quizás tengamos más voz para depende de qué cosas. “El que vea una injusticia que la arregle con la mano”, lo que quiero decir es eso ¿no? Si estás viendo una injusticia delante de ti, toma parte en el asunto de manera activa. “y si no puede que la arregle con su voz”, si no puedes por el motivo que sea y ahora aquí igual sí que puedes interpretar que me refiero a los artistas, pues que lo arregle denunciándolo, de la manera que sepa o pueda. “Si tampoco puede que la arregle son su corazón”, si no puede de ninguna de las maneras por lo que sea o no sabe, pues que al menos lo sienta, que sienta esa injusticia como suya.

Hace tiempo leí algo que decías que me hizo gracia a la par que era desalentador. Que formaste parte de un colectivo anarquista en tu juventud, pero que al final acabaron todos fumando porros y yendo a conciertos y a festivales. ¿Crees que los movimientos juveniles más relevantes han final han acabado siendo fagocitados si no por la industria del entretenimiento, por lo que tú dices, por las drogas o por la dejadez simplemente?

Sí (risas). Y es que es verdad, era un colectivo llamado GAL, nos había cedido un espacio la C.G.T. Un día ya me vi prácticamente solo, todo el mundo había ido a fumar porros o a festivales. Ya no es una cuestión de ser fagocitado por nada ni por nadie, es un tema más del ser humano o personal de cada uno. El placer también está en cuidarse unos a otros, que es en lo que se basa de verdad el anarquismo, tener cuidado de tus semejantes. Se tiende a denostar al anarquismo relacionándolo con el caos y no es así, el anarquismo trata de que nos cuidemos unos a otros. Mira, hace poco estuvimos en Japón, en una de las zonas que estuvimos que no era nada turística, había una especie de, como lo quieras llamar, una tienda badulaque de los que había antes, con un montón de cosas. La típica tienda de pueblín que tiene de todo porque por los alrededores no hay nada. El caso es que llegábamos allí, comprábamos cosas y el tío no nos las quería cobrar, él pensaba que tenía la obligación de ayudarnos, no sé si me explico. Se convertía en un toma y daca, porque nosotros insistíamos en pagar, al final aceptaba nuestro dinero pero nos daba más cosas, para compensar lo que nos había (pensaba él) injustamente cobrado.

Yo, por ejemplo, vivo en una casa aldea con tres colegas. Allí mi vecino sabe que puede coger cualquier cosa de nuestro huerto y yo puedo coger cualquier cosa de lo que tenga él que yo necesite. Eso quizás se esté perdiendo en grandes núcleos urbanos.

¿No te veo yo viviendo en Madrid entonces?

A ver, que a mi Madrid me encanta. Cuando he estado aquí lo he pasado muy bien. Estuve viviendo aquí y aquí entré en contacto con sitios increíbles de música experimental y autogestionada en los que conocí a gente que ha sido y es muy importante para mí. Ahora cuando vengo me quedo en casa de un colega y él cuando va por Asturias; se queda allí. Pero no, ahora mismo no viviría en Madrid o una ciudad grande.

Grabas actualmente para Sonido Muchacho, un sello independiente. No me creo que a estas alturas no te hayan “tirado los trastos” las multinacionales. ¿Verías sentido grabar en una “multi” haciendo las letras que haces y con las ideas que tienes?

Bueno sí, ya me ofrecieron hace tiempo cosas, pero la verdad; no lo he dado importancia. He estado tocando en montones de sitios y mucho tiempo con muy poco dinero de por medio y nos ha ido bien, lo cual no significa que no me alegre de tocar en una sala como la Joy Eslava y llenarla, claro que sí. Poder subirme al escenario con mis amigos y con mi ex mujer (Fee Reega) y tocar delante de un montón de gente es algo bueno indudablemente. En cuanto a trabajar con una multinacional… pues depende de la multinacional. A mí si es una compañía dedicada única y exclusivamente al entretenimiento, a la música, la cultura… pues no me parecería mal, ahora si ya es una multinacional con otro tipo de intereses o negocios; me lo plantearía o directamente no entraría en ella. Es como cuando tocas en un concierto patrocinado por una marca de cerveza, pues ellos quieren vender su cerveza y no hay nada de malo en ello, otra cosa ya es si te metes en tocar para un partido político o algo ya en lo que se vayan a usar tus canciones para otros propósitos.

Volviendo al disco. Al final, Predación es un disco esencialmente de sentimientos humanos y también de amor.

Y ¿por qué no? El amor es la base de este disco, sí. El amor de muchas maneras, como te comentaba antes. El amor de una pareja o el amor que nos podamos tener unos a otros. El amor a Dios, sea cual sea ese dios que para unos será encarnado en una cosa y para otros en otra.

¿Debemos pensar que es un cierre de etapa o que Pablo Un desparecerá después de esto?

Sí, Predación puede que sea el último disco de Pablo Un Destruktion, tal y como es ahora. Pablo Un Destrukction es un personaje, el sobrenombre. No sé exactamente lo que vendrá después. No tengo una formación al respecto de lo musical, por lo tanto no trabajo como se trabajaría en un conservatorio, así que no sé lo que vendrá ahora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.