Entrevista: Rinôçérôse

“En tres décadas, la música electrónica ha evolucionado muy poco me parece, y los eventos públicos se han hipermercantilizado”

Influenciados por el rock británico, el shoegaze y la música electrónica (Daft Punk, Morgan Geist), los franceses Rinôçérôse se han convertido en las últimas dos décadas en uno de los grandes exponentes del electro rock internacional gracias a sencillos como “Le Mobilier” (1999) y “Cubicle” (2006) y una rica creatividad que aboga escénicamente por innovadoras experimentaciones visuales y sonoras.

Siempre en busca de nuevos retos, ocho años después han vuelto a publicar un nuevo álbum de estudio (Angels & Demons), en el que reviven las raíces instrumentales, funks y electrónicas de sus primeros días. Un trabajo de estudio que este viernes subirán al escenario del Muwi Wine Music Fest, que se celebra del 24 al 27 de agosto en la ciudad riojana de Logroño, motivo por el que hemos hablado del presente, el pasado y el futuro del dúo con Jean-Philippe Freu (guitarrista y mitad de un proyecto que completa su exmujer, la bajista Patrice «Patou» Carrie).

¿Cómo y cuándo surgió Rinôçérôse?

1994, período de espléndida música independiente (grunge, pop británico, electro), queríamos poner una piedra en el edificio de estos movimientos musicales. Probamos la fusión de brit rock y electro. Nuestro objetivo final era tocar en el gran escenario del FIB. ¡Lo hicimos cuatro veces los años siguientes! Podemos dormir tranquilos [sonrisa].

¿Cómo descubristeis la música electrónica?

¡En un campo de colza en el campo inglés! Un amigo nos hizo escuchar “Pacifique State”, de 808 State. De repente, sabíamos lo que queríamos hacer.

El mundo de las drogas siempre ha estado ligado a la música disco. ¿Qué ha cambiado en la escena desde vuestros inicios? ¿Qué papel desempeñan los ravers en la sociedad actual? ¿Y los festivales de música electrónica?

No sé qué papel pueden desempeñar los ravers hoy en nuestra sociedad. Pero dado el momento en que se van a la cama, no son ellos los que le darán un giro. Especialmente si además toman drogas [sonrisa]. En tres décadas, la música electrónica ha evolucionado muy poco me parece, y los eventos públicos se han hipermercantilizado. Debe haber algunos nichos de salvajismo y frescor, pero hay que encontrarlos.

¿Creéis que todos los géneros están condenados a fundirse con la música electrónica?

No, al contrario. Hemos visto que, en el auge de la moda, los grupos de música electrónica como The White Stripes tuvieron rápidamente un gran éxito tocando música totalmente analógica e inspirada en el blues y el rock de garaje.

En abril pasado, presentasteis Angels & Demons en España. ¿Cómo ha recibido el público español vuestro último álbum?

Esperamos que lo aprecie. Las canciones cantadas como “Medecine” o “Angels & Demons” son muy escuchadas en streaming y un instrumental muy guay y que adoramos, titulado “While My Guitar Gently Funks”, parece complacer también al público.

¿Quiénes son los seguidores actuales de Rinôçérôse?

Difícil de precisar. Creo que son verdaderos fans, personas que conocen la banda, las piezas… y que también saben que no tenemos suficiente y queremos verles cuando se presenta la oportunidad. Tenemos un excelente recuerdo de los anteriores espectáculos en Madrid, Gijón y Palencia. ¡Fue caliente!

¿Qué os une al presentador Cyril Hanouna?

Los créditos de su programa Touche pas à mon poste! únicamente. Este programa de televisión para una audiencia de adolescentes y adultos jóvenes comenzó hace cinco años de una manera muy modesta, y se ha convertido hoy en uno de los programas más populares de la televisión en Francia.

Este fin de semana actuáis en el Muwi Wine Music Fest. ¿Qué espectáculo sonoro y visual vais a subir al escenario?

¡En este momento, el grupo está muy en forma! Queremos divertirnos en el escenario, es lo principal, y estamos muy motivados para venir a tocar en este gran festival que es el Muwi Wine Music Fest.

¿Qué nuevos proyectos tenéis entre manos?

¡Escribir nuevas canciones! De hecho, nada muy original para una banda [sonrisa]. Sin embargo, es necesario saber que nunca es fácil, ya que esto nos exigirá un gran esfuerzo. Sobre todo hoy que hoy vivimos en los cuatro rincones de Francia. Pero lo haremos porque el afán es siempre más fuerte que la dificultad. “¡Rinôçérôse keep on rocking!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.