Entrevista: Steve Smyth

“De manera natural siempre me he sentido atraído por artistas frikis, marginados y esclavos de un espíritu que los poseía”

Steve Smyth se encuentra inmerso estos días en su enésima gira peninsular, con la que (de nuevo) visitará un sinfín de localidades para demostrar que su fama (cada vez más creciente) está plenamente justificada. El australiano es un auténtico torbellino sobre el escenario, desde donde ofrece un inabarcable carrusel de emociones pleno en intensidad y honestidad.

Aprovechamos la ocasión para entrevistar al músico y, de paso, te recomendamos que si tienes alguna fecha cerca no te pierdas su directo bajo ningún concepto. Tienes toda la información de la gira aquí.

Tus canciones son sentimientos abiertos en canal al público ¿De dónde viene la inspiración a la hora de componer? ¿Qué es lo que te motiva para escribir y qué efecto pretendes conseguir en el oyente?

Las propias canciones demandan la forma en cómo deben ser escritas, y yo estoy constantemente esperando la llamada. Una vez que se produce esa comunicación, por lo general ya lo tengo, y si no… Entonces necesito traducir el código Morse. Mi motivación viene de descifrar eso, para luego tener una comunicación sincera cuando estoy de pie frente al público. No tengo ni idea de quién me llama: tal vez sea una ex amante, mi yo futuro/presente/pasado, la madre naturaleza…

Hace dos años desde la publicación de “Exits” (2014), tu último disco hasta la fecha ¿Tienes ya listas nuevas canciones? ¿Cuándo habrá nuevo disco de Steve Smyth y cómo será ese próximo álbum?

Tengo muchas canciones. Ahora tengo que decidir la configuración que evocan las historias, y también qué ambiente generan. Creo que las próximas canciones serán mucho más aceleradas y en fragmentos rápidos. Cada pequeño lanzamiento contendrá aspectos únicos de instrumentación, pero mantendrá un hilo conductor a través de las estaciones.

A la hora de definirte como artista, se tiende a mencionar la sensibilidad de Jeff Buckley y la aspereza de Tom Waits ¿Con cuál de los dos te quedarías y por qué? ¿Cuáles son tus propios referentes? ¿Quién te ha inspirado a la hora de componer e interpretar música?

Tengo el honor de que me relacionen con esos artistas en esencia. Yo creo que es porque mis influencias son las mismas que las suyas. De manera natural me sentí atraído por artistas que eran frikis, marginados y esclavos de un espíritu que los poseía: Screaming J. Hawkins, Nina Simone, Howlin Wolf, Edith Piaf, Jim Morrison…

En cualquier caso la mezcla de ambos deriva en INTENSIDAD, que es la mejor palabra para definir tu música y sobe todo tus conciertos… ¿Qué es lo más importante para ti a la hora de dar un concierto? ¿Cómo afrontas el hecho de subir a un escenario?

Lo más importante es empujar la canción hasta que se retuerza como una muñeca de vudú… Eso ayuda cuando sientes que tu voz pierde claridad. Noche tras noche ese repique se cuela y me afecta, sugiriéndome que no estoy dando lo mejor de mí mismo.

Pues tengo que decir que da igual el número de veces que se te haya visto en directo: siempre sorprende la honestidad y fuerza que presentas sobre las tablas ¿Cuál es el secreto para conseguir ese logro?

La respuesta está en la propia pregunta: dar todo lo que tienes. Aunque no es tan sencillo como eso, porque se trata de trabajar las emociones, y ese es un trabajo que habitualmente depende de la inteligencia y de la fuerza. Se necesita tanto la honestidad de la confrontación como la fuerza para expulsarla físicamente.

¿Te has llegado a cansar en algún momento de tocar las mismas canciones noche tras noche?

No, porque una buena canción siempre es mediadora con los recuerdos, y a la vez da acceso a una segunda realidad y a esperanzas de futuro. No se sitúa en ningún momento concreto del tiempo y está en constante metamorfosis.

Y en sentido contrario y ejerciendo como espectador… ¿Qué es lo que no soportas sobre el escenario?

La liberación de un ego desmesurado.

Tienes una banda cambiante (The Outlaws). A veces te acompañan músicos australianos y en otras ocasiones te rodeas de gente de aquí… ¿Notas mucha diferencia entre tocar con una formación u otra?

Ellos aportan sus propias personalidades, es por eso que somos tan buenos amigos. Las canciones están construidas a partir del lazo de amistad que tenemos. En todos los casos, somos una banda de hermanos.

Creo que tu música y tu puesta en escena tiene un gran potencial… ¿Te preocupa la fama? ¿Te gustaría alcanzar mayores niveles de repercusión y pasar a actuar en grandes recintos?

Que venga lo que sea. Las estrellas o el arroyo.

Eres un habitual de los escenarios españoles ¿Por qué te gusta tanto tocar en España?

Porque siento una camaradería con respecto a los mismos valores importantes de la vida.

Te has recorrido la península ibérica completa varias veces. Dime cuáles son, por ejemplo, los tres sitios en los que más te gusta tocar…

Imposible…

Ahora vives en Barcelona y tocaste allí hace muy poco junto a Pete Doherty ¿Qué tal fue la experiencia? ¿Cómo es Doherty en persona?

Subió y cantamos juntos “Moon River”, mano a mano. Intercambiamos letras y canciones… Él siempre deja la puerta abierta a la música y a todo lo que la acompaña. El tío está más loco que una serpiente cortada, pero yo también. Disfruté de su compañía.

Para terminar, recordar que vienes de Australia ¿Cómo es la actual escena musical allí?

Brutal… tiene su propio pulso y su propia energía. Hay grandes bandas… The Drones, Smith Street Band o Jack Ladder, por nombrar sólo algunas.

 

Un comentario sobre “Entrevista: Steve Smyth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.