Entrevistamos a The New Raemon

Con motivo de la gira celebración 10º aniversario de A propósito de Garfunkel (08) y de la publicación en septiembre del que será ya su sexto disco de estudio –sin contar los colaborativos-, Una canción de cuna entre tempestades, del que hemos disfrutado ya el fantástico adelanto que supone “En el centro del baile”, no podíamos dejar la oportunidad de conversar con Ramón Rodríguez, la cabeza pensante y el corazón paciente de The New Raemon.

Una charla diferida que fluye relajada, con un punto de reflexión, una ración de honestidad y una sensibilidad porosas. Ante nosotros, la radiografía de un hombre tranquilo.

“La vida es experiencia, hay que sufrir para aprender a disfrutar”

¿Cómo surge la idea de hacer una gira 10º aniversario de A propósito de Garfunkel?

Surgió a raíz de una propuesta de Heliogàbal, en principio iba a hacer solamente aquel concierto, lo que sucedió es que de pronto me di cuenta de que estaba disfrutando tocando aquel disco entero y pensé: – “Hum, podrías hacerlo en algunos sitios más y así alegras a las personas que tengan cariño al disco”.

¿Cómo está yendo la gira, qué sensaciones te está despertando?

Lo estoy pasando bien, hay bolos que hago a dúo con Marc Prats a los teclados, otros que hacemos a trio con Miquel Sospedra (bajo) y Salvador D’Horta (batería), y otros que estoy haciendo por mi cuenta. También ha sido una excusa para visitar a amigos repartidos por todo el estado, así que todo bien.

Diez años después, ¿qué recuerdos asocias a aquella grabación y, sobre todo, al impulso de grabar bajo una nueva denominación fuera de Madee y, además, en castellano?

Parecen más años, la verdad, supongo que estoy contestando el cuestionario el día de mi 42 aniversario y ya me pesan los 28 años que hace que empecé a tocar y escribir canciones. Aquella grabación fue muy tranquila, preparamos mucho las canciones, de hecho; grabamos el disco dos veces, lo maquetamos en el estudio de Santi García (que es como grabar un disco) y antes de eso hice yo decenas de maquetas y pruebas. También ensayamos muchísimo los temas Ricky Falkner, Ricky Lavado y yo, los seis meses previos a la grabación… incluso teloneamos a Crowded House antes de grabar el disco, muy loco.

Lo de pasarme al castellano es algo que le agradeceré toda la vida a Falkner, un tipo al que quiero un montón.

 ¿Cuáles son las canciones que más te emociona o te motiva tocar hoy día de ese álbum?

La canción que más me emociona es la última: “A propósito del asno”. Es una pieza muy delicada, con una letra muy hermosa, la escribí pensando en mis hijas. A veces se me quiebra la voz al final, si me meto muy dentro del tema cuando la interpreto, me pone la carne de gallina.

“Lo de pasarme al castellano es algo que le agradeceré toda la vida a Falkner, un tipo al que quiero un montón”

Me encanta el costumbrismo y el humor triste que destilan muchas de esas canciones, sus imágenes cotidianas, casi propias de tira cómica, huyendo de la trascendencia solemne, sabiendo que uno muchas veces es esclavo de ella por dentro, pero sin necesidad de cargar a los demás con ella. ¿Aprecias diferencias en tu forma de escribir canciones hoy día de la que tenías entonces?

Mi escritura ha ido cambiando, igual que yo, pero aún me sorprende que aquellas primeras letras aguanten el paso del tiempo. La clave está en que son verdad, no hay impostura, ni dramatismo extra, ni más pretensión que la de expresar aquel estado de ánimo. Mis letras ahora son algo más poéticas, pero siguen conservando el humor encubierto y esa parte más despreocupada. A veces vuelvo al principio, estoy en un punto de mi carrera en el que puedo estar muy cómodo: ni soy novedad ni tengo que demostrar nada a nadie, entre otras cosas porque ya no me preocupan esas cosas; eso te da mucha libertad. Mi meta es la totalidad de la obra, trabajo siempre en esa dirección, eso es lo que me mueve, seguir buscando y encontrar alguna joya con la que seguir financiando y disfrutando el viaje.

“¡Hoy Estreno!” es una canción muy especial para mí, muy bonita, con imágenes muy vivas que puedes dibujar en tu mente. Cuéntame alguna cosa sobre ella que nunca hayas contado o algo que no pensaras de esta canción en el momento de escribirla y sientas ahora.

Esta canción (igual que todo aquel disco) iba dirigida a mi anterior relación sentimental, la letra jugaba con la idea romántica de que ella fuera un día al teatro y presenciara una obra de teatro con el argumento de la canción.

En ocasiones me parece que tuvieras una relación amor-odio con este disco, quizás algo así como la típica obra que le gusta mayoritariamente al público, pero que su autor considera superada o perteneciente a otra época o manera de concebir canciones ¿Es así o son imaginaciones mías?

Estás en lo cierto, lo que hace ya algún tiempo es que me doy cuenta de que aquel disco es muy especial. Supongo que la carga personal del disco pesó algunos años. También es posible que los primeros años pasaran factura, imagina 5 años tocando lo mismo, puede ser un poco cargante; así que pasé algunos discos haciendo otras cosas para no quedarse en aquel lugar eternamente.

Personalmente soy fan a muerte de Libre Asociación ¿Piensas que con un disco de las características de ése o de Tinieblas, por fin -el cual tú amas- se podría hacer lo mismo, que una promotora propondría hacer una gira aniversario o que el público respondería igual?

Me alegra saber que te gusta aquel disco, fue como pegarse un tiro en el pie, pero era necesario para no convertirme en algo que no pretendía; te contaba antes mi idea de que lo importante es la obra; por eso compuse y publiqué aquellos discos en un momento en el que se esperaba un “gran salto” a una multinacional para seguir haciendo lo mismo y amasar una gran fortuna, etc. Eso no me interesó, me interesa la obra; justo ahora he firmado con una multinacional, estoy en BMG Spain porque me quieren por la obra, no desean transformarme en algo que no soy, y eso lo agradezco y valoro muchísimo.

En cuanto a lo de Libre Asociación y Tinieblas, por fin, son discos que ahora que la gente ha tenido tiempo para escucharlos, me escribe o me dice que le gustan muchísimo. Así que no es ninguna tontería pensar que en un tiempo se hagan conciertos celebrando estos discos; ahora soy consciente de que gustan a muchísimas personas.

Me gustan mucho las versiones de los temas ajenos que haces, tanto en disco como en directo (“La Palma” de McEnroe la sentí escalofriante). ¿Has valorado alguna vez hacer un disco completo de versiones, incluso de otras bandas foráneas que te gusten mucho como Sunny Day Real Estate, Pedro The Lion (alguna creo recordarte tocar de ellos en la gira de El problema de Los Tres Cuerpos)?

Es algo que sí haré un día, de hecho; está entre las cosas que tengo en la agenda. De momento sé que publico mi próximo disco Una Canción De Cuna Entre Tempestades en septiembre con BMG y que estoy componiendo el siguiente, ya tengo un par de canciones. Puede que después de eso te haga caso y grabe un disco doble de covers, me encantaría, antes de ser demasiado mayor para cantar algunas (risas).

¿Quema la nostalgia más que la memoria?

La vida es experiencia, hay que sufrir para aprender a disfrutar.

¿Qué te motiva más a la hora de componer, el pasado, el presente o el futuro?

Cualquier cosa que me afecte bien o mal o me preocupe. El pasado es básico para entender el futuro, que no deja de ser una idea un poco loca, vivimos en el presente, pensar a demasiado largo plazo te encadena mucho.

Muchas ganas del nuevo disco. Tras el fin de etapa que supone, o a mí me lo parece, el proyecto como cancionero ilustrado de Quema la memoria junto a Paula Bonet, me pregunto ¿por dónde irá? ¿Algún cambio significativo, pista, cuestión que te gustaría resaltar sobre el conjunto de las nuevas canciones?

He escrito las mejores canciones que me ha sido posible, resaltaría que lo he compuesto durante los ratos libres que mi hijo me ha permitido. Ha sido muy largo de hacer (risas).

Quiero preguntarte por Madee, una de mis bandas preferidas de la época. Quiero resaltarte la absoluta maravilla que me supuso su evolución disco a disco, en especial con los dos últimos, dejando el listón muy alto. Más allá de bolos, reuniones particulares, colaboraciones habituales con algunos miembros…¿Alguna vez os habéis planteado en serio volver a sacar un disco? La vieja escuela emo os lo agradeceríamos un montón…

Lluis Cots lo dejó hace unos meses y eso ha sido un mazazo para la banda. Personalmente, se me hace muy raro continuar sin él, ahora mismo está en el grupo Antonio Postius de Mourn, y lo que vamos a intentar es sacar otro single con dos canciones muy chulas que hicimos en 2014. A ver si lo conseguimos, que nos cuesta mucho quedar, y eso que vivimos todos a cinco minutos el uno del otro; tiene hasta un punto de humor el tema si lo piensas. Algo haremos, un disco no sé, pero canciones nuevas de vez en cuando era la idea que teníamos en mente.

Y ya puestos, recuerdo la grabación de Ok Bear junto a Jeremy Enigk y de tus conciertos puntuales con él; como fantasía personal y deseo me atrevo a preguntarte si alguna vez habéis pensado en grabar un disco los dos juntos…

Lo hemos hablado muchas veces, y lo haremos. No sabemos cuándo, pero haremos algo parecido a lo que hice con Ricardo Lezón: seis temas cada uno y meter mano en los del otro. Espero que se haga realidad en un par de años.

Muchas gracias por tu música y por tu sentido del humor.

A ti, Raúl. Un fuerte abrazo.

 

Un comentario sobre “Entrevistamos a The New Raemon

  • el 3 Julio, 2018 a las 9:20 am
    Permalink

    Grande Ramón, muchas ganas de su nuevo disco

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.