Entrevistamos a Fario

Hace algunos meses nos hacíamos eco del debut de Fario en nuestra sección 7 Minutos al Día, Un trío madrileño que nos sorprendían con Tu Aguijón, una notable carta de presentación construía en base a un variado crisol de influencias y un particular sonido, que les convierte en una banda con gran proyección.

Este jueves 8 de febrero actuán en Madrid, en el Teatro de las Culturas con todo vendido. Es tal la expectación hacia su propuesta y a todo lo que les rodea, que hemos querido charlar con ellos para que sepáis de primera mano a qué se debe su “buen fario”.

¿Quiénes son Fario?

Fario somos Montse Sánchez, María Schultz, Javi Luengo y un montón de amigos que nos ayudan con las fotos, textos, vídeos, colaboraciones musicales, management…

¿Cómo surge vuestra banda?

Javi ya estaba involucrado en distintas bandas de Madrid y tenía algunas composiciones propias que no terminaban de funcionar en los proyectos musicales de los que formaba parte. Entonces Montse le enseñó algunas letras y melodías que dieron lugar a un trabajo conjunto todavía embrionario. Nuestra antigua bajista, Marvic Otaiza, terminó de cerrar el círculo.

Desde el principio hemos sido conscientes de nuestras limitaciones, pero aprendimos a jugarlas y a movernos con bastante libertad dentro de sus márgenes. Pronto nos dimos cuenta de que lo que había nacido como una mera diversión, crecía, fluía y se transformada en otra cosa. Fue como si algo explotara. Casi de golpe surgieron las ocho canciones que componen “Tu aguijón”, y se nos ponían los pelos de punta al interpretarlas. Así sabíamos que íbamos por el buen camino. Poco después nos atrevimos con el primer directo en el Postmortem de Albacete, al que hemos regresado hace pocas semanas. Nuestro debut en Madrid fue en La Faena II, donde tuvimos la suerte de compartir noche con nuestro querido y admirado Capitán Bazofia. En aquel concierto Fario terminó de fraguarse. La energía y los buenos espíritus que invocamos esa noche nos siguen acompañando a día de hoy.

“Desde el principio hemos sido conscientes de nuestras limitaciones, pero aprendimos a jugarlas y a movernos con bastante libertad dentro de sus márgenes”

Vuestras influencias son diversas y citáis a Jack Kerouac, Trish Keenan y Mercedes Sosa ¿Cómo mezclar cosas tan diferentes y salir airoso?

Hay mucho de sincretismo en este disco, sí. Desde el principio tuvimos claro que con nuestra música queríamos evocar un mundo similar al que dichos referentes evocaban a la banda; generar un estado emocional más que un sonido característico. Creemos que funciona porque dichas influencias están integradas dentro de cada uno de nosotros. En la música que hacemos hay lirismo, sequedad, psicodelia y defensa del castellano como lengua con una enorme musicalidad. Kerouac, Trish Keenan y La Negra, hablaban en realidad de las mismas cosas, que son también las que nos interesan a nosotros. Fario es politeísta, y ellas son algunas de nuestras diosas. Representan una parte de la naturaleza. Kerouac se obsesionó con la musicalidad de su prosa. De él tratamos de aprender un lenguaje que haga diana sin artificios. Mercedes Sosa representa para nosotros a la artista total. Es para muchos críticos la voz de América, algo que compartimos. Simboliza toda la tradición y el poderío indígena y campesino, el apego espiritual a la tierra, el compromiso político. Trish Keenan es para Fario el faro en medio de la oscuridad.

Tu Aguijón es vuestro primer disco, ¿Qué tal fue la grabación?

Por consejo de Juan Salamanca (líder de Persons y productor musical de “Tu aguijón”), elegimos los Estudios La Mina en Sevilla, comandados por Raúl Pérez. Nos encerramos allí durante cuatro días inolvidables. Raúl es simplemente un mago, un gurú que supo sacar lo mejor de todos nosotros. Tuvimos a nuestra disposición un equipazo de ensueño, y al poder dormir en el propio estudio aprovechamos el tiempo de manera óptima, regresando a Madrid con un LP bajo el brazo.

¿Teníais claro el sonido que queríais conseguir para vuestras canciones o el papel de Raúl Pérez a la producción os sacó nuevos matices?

Sí y no. Por una parte queríamos registrar la pureza de los temas tal y como los habíamos trabajado en casa y en el local. Pero una vez en La Mina se generó algo que era nuevo. Juan Salamanca se encargó personalmente de los arreglos en percusión y teclados. Definimos in situ algunos coros e incluso modificamos las letras de un par de canciones. Como técnico, Raúl nos daba indicaciones muy acertadas. Su manera de trabajar es muy silenciosa, muy sutil, moldea lo que haces sin que te des cuenta. Te escucha, hace magia. Respecto al sonido final nos hubiera gustado haber tenido margen para hacer algo más experimental, más creativo con las voces y los efectos. No pudo ser por falta de tiempo. Finalmente, también fue Raúl Pérez quien se encargó de la mezcla ciñéndose a la esencia de cada tema con su especial sabiduría. Confiamos plenamente en su saber hacer y estamos muy satisfechos con el resultado final.

“Nos ha costado dar el estirón, ¡pero ahora damos pasos de gigante!”

El disco tardó un año entre su grabación y su publicación ¿A qué se debió el retraso?

Básicamente se debió a la inexperiencia. Como banda que comienza no supimos orquestar bien los momentos. Llevó su tiempo culminar el proyecto. En un principio quisimos editar dos EPs de diez pulgadas; uno con los temas más oscuros y otro con los temas más luminosos. Luego cambiamos de opinión y decidimos juntarlos todos en un solo LP. Por otra parte, empezamos a evolucionar como banda y también personalmente. Cuando se está creciendo duelen las rodillas. A nosotros nos ha costado dar el estirón, ¡pero ahora damos pasos de gigante!

El vídeo de “Aldea Azul” es todo un guiño al de “BoysDon’tCry” de The Cure, ¿Qué podéis decirnos de su grabación? En él participaron incluso algunos familiares de la banda, ¿verdad?

Sí. La idea la tuvo nuestro gran amigo Nacho Mínguez. Necesitábamos lanzar el vídeo para nuestro primer single: Aldea azul. Ya teníamos mucho material grabado para otros dos vídeos en los que Nacho estaba trabajando, pero no para ese. Lo rodamos a contrarreloj en una jornada intensiva y estuvo listo en apenas una semana. El rodaje tuvo lugar en el salón de casa. En él instalamos un croma enorme y convencimos a miembros de nuestras propias familias para protagonizarlo. En el vídeo aparecen el padre de María, la madre de Javi y la abuela casi nonagenaria de Montse (cumplió 89 años el día del rodaje). El padre de María es norteamericano y tuvo que hacer además un esfuerzo doble con la letra del tema. Todos hicieron un trabajo brutal. A la celebración del final del rodaje se sumó la celebración de los 89 años de Paquita. ¡Una maravilla!

En cambio en “Bestiario” jugáis con lugares más tenebrosos. ¿Es importante que una banda nueva cuide tanto el aspecto visual de sus canciones, verdad?

Desde luego, es de agradecer. Muchas gracias por el cumplido. Para nosotros el aspecto visual tiene mucha importancia. De Bestiario también se encargó Nacho Mínguez, que es un profesional como la copa de un pino y con quien nos entendemos muy bien. Con él mantuvimos un diálogo a finales de este verano para transmitirle cómo concebíamos Fario un clip sobre este tema, pero al tiempo le dimos libertad creativa total. El vídeo se grabó en un jardín dentro de un vivero cerca de la sierra de Madrid. En esta ocasión el rodaje fue más arduo. El agua de la piscina estaba helada y por poco morimos criogenizados.

La escena madrileña no deja de sorprendernos en los últimos años. ¿Con qué otros grupos os sentís identificados?

¡Sí! En nuestro grupo de amigos y allegados están Escombros, Vandellós (banda del underground madrileño muy interesante y en la que también toca nuestra bajista María), Persons, Capitán Bazofia, Mirem Iza de Tulsa… Javi también está implicado en otra banda, Aldea.. A nosotros nos gusta mucho Terrier, Ruiseñora (con quien compartiremos el escenario de la Boite el próximo 23 de marzo), Perapertú, con los que también tocaremos en breve y por supuesto, ¡Melange! Además tenemos la suerte de compartir local con No Hay Dolor, Las Sangre, Escombros… en Pandoras Vox que pertenece a Julita y Edu, de Hollywood Sinners. Vamos, que estamos muy bien rodeados. Musicalmente somos deudores de todos ellos.

¿Os habéis puesto alguna meta con vuestro debut? ¿Hasta dónde soñáis con llegar?

Pues hasta lo más alto que podamos, pero ya con hacer de Fario un proyecto sostenible nos sentiríamos muy felices. Nuestra meta sigue siendo la misma; seguir trabajando con humildad, disciplina, dedicación, perseverancia y respeto, los valores fundamentales del Kung Fu Shaolín (Javi practica Kung Fu desde hace años). Por concretar algo más, este año nos encantaría tocar en algún festival aquí en España. Queremos tocar mucho, pero mucho.

Futuro ¿Ya tenéis nuevos temas, pensáis en un segundo disco?

Sí, ya tenemos unos cuantos temas en la recámara. Hay muchas ganas de meterse de nuevo en el estudio. Actualmente estamos trabajando las canciones grabando maquetas para poder experimentar más a fondo con el propio sonido de cada una de ellas y las estamos testando poco a poco en los directos.

Os presentáis en el Teatro de las Culturas de Madrid con entradas agotadas ¿Cómo afrontáis el concierto? ¿Mucha responsabilidad?

La verdad es que sí. El concierto presentación de “Tu aguijón” va a suponer un punto de inflexión para nosotras, un velo que hace falta quitarse para centrarnos en los temas de nuestro siguiente trabajo. Esperamos el día con una ilusión muy especial, porque desde el principio soñamos con poder presentar en el actual Teatro de las Culturas. Estamos además muy emocionados de poder contar también para ese día con un equipo técnico espectacular: Raúl Lorenzo al sonido y nuestra amiga Natalia Alonso en el diseño de luces. Parece que hay bastante expectación… habrá personas que se sientan defraudadas, otras sorprendidas, pero nosotros nos dejaremos la piel en cada tema.

Gracias y mucha suerte.

Muchas gracias a vosotros y ¡buen Fario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.