Entrevistamos a Triángulo de Amor Bizarro

Triángulo de Amor Bizarro es uno de esos grupos de los que siempre resulta satisfactorio recibir nuevo material, venga éste en el formato que venga. Los gallegos acaban de publicar “El Gatopardo” (Mushroom Pillow, 18), un EP con cuatro nuevas canciones cargadas de mala baba, que cunde incontestablemente y sacude con la intensidad habitual del grupo. Con motivo del lanzamiento contactamos telefónicamente con el batería Rafa Mallo, quién amablemente contesta a una serie de preguntas acerca de la nueva referencia del cuarteto. 

“El Gatopardo” es una estampa realista e indisimulada, que retrata una situación socio-política cada vez más difícil de ignorar ¿Tuvisteis claro desde el principio que ese era el enfoque que queríais darle a esta referencia? ¿Qué ha motivado este EP y de dónde ha venido la inspiración?

En nuestras canciones siempre estuvo presente cierto aspecto crítico. Estaba ahí si lo querías ver, en todos nuestros discos. En este caso sí que es inevitable: estás en este mundo, ves lo que pasa, te afecta de primera mano y a la gente que te rodea. Nosotros nunca fuimos impermeables a todo eso. Nosotros a veces tardamos en sacar un disco, no porque dejemos de trabajar, sino porque es un proceso complicado y largo para nosotros. La idea con el EP era hacer unas canciones y sacarlas frescas. “El Gatopardo” es una crítica actual, pero también tiene un aspecto retrospectivo. Es una crítica a algo que lleva pasando mucho tiempo y no de manera exclusiva en España. Es un problema de la humanidad o algo así. Es una revisión histórica crítica sin más. Aunque es inevitable que se vea también reflejo en lo que está pasando en el presente.

“Al estar un poco al margen de todo no sabemos cómo hacen las cosas los demás. Y eso puede ser una maldición o una salvación”

¿Entonces dirías que el perfil contestatario es más explícito o directo a la yugular que en anteriores ocasiones o no?

Yo no lo creo. Como te decía, puedes encontrar referencias en todos nuestros discos. Quizá parece eso por lo que comentaba de hacer las canciones más en el momento. Al dejarlo en cuatro canciones pudimos centrarnos un poco más en el aspecto crítico, pero si hubiésemos seguido haciendo canciones y hasta completar un disco completo, hubiera habido más variedad. Para nosotros era más como un concepto, no tanto por la actualidad sino como por la idea histórica. A nosotros nos gusta mucho la historia y las referencias clásicas. Era un poco desarrollar esa idea que veníamos haciendo en otros discos, pero de manera más elaborada y cambiando cosas. Nos gusta cambiar la forma de tratar los temas y hacer las canciones. Darles una vuelta más.

Me gustaría tratar individualmente cada una de las canciones… La primera, “O Isa”, tiene tintes inmediatos de himno y será un trallazo sobre los escenarios. Es un tema con ritmo y rabia, que combina líneas crípticas con destellos de realidad ¿Qué puedes contarme acerca de esta canción?

Fue la canción germen del resto del EP, y fue bastante inmediata para nosotros. Luego la trabajamos mucho, pero el concepto era simple: hacer una canción bailable y directa en torno a la figura de Isabel La Católica.

“Los Llevaré en mi Cruz”, ya en voz de Isabel, mantiene la velocidad y parece una respuesta ante ese fenómeno tradicional que es la Semana Santa (de hecho el EP vio la luz el Viernes de Dolores) ¿Cuál es el motivo de este tema?

Realmente la Semana Santa no estaba en nuestra cabeza cuando hicimos la canción. Si hubiese sido así te lo diría, pero no fue así. Es el tipo de canción que siempre nos gusta hacer: una canción muy pop, que todo el mundo pueda llegar a ella. Pasa como con “Barca quemada” en el anterior disco, que es muy pop y pegadiza. Va sobre la idea de Isabel La Católica, pero dándole otra vuelta. La Semana Santa no era el late motiv precisamente (Risas). Pero en cualquier caso, a todo el grupo nos gusta esa idea de que cada uno saque sus propias conclusiones sobre las canciones, y como coincidió que salió el EP ese día… Como público nos gusta también escuchar una canción e imaginarte a dónde te puede llevar. Nos gusta no ser del todo claros, sino sugerir y que sea la gente la que le de un sentido.

Para mí la pieza más pop del lote es “Ciudadanos” (al menos en forma, aunque en letra es quizás la más explícita de todas). Es fácil encontrar destinatarios concretos en su narrativa ¿Se imponía incluir un tema definitivamente político en el EP? ¿Qué me cuentas de Albert Rivera? (Risas)

También es pop, pero es otro tipo de pop. Realmente la canción parte un poco de que Rodrigo estudió economía y tiene conocimientos de esas cosas. Y el tema va por ahí: no está de acuerdo con el neoliberalismo. Es más bien una crítica a eso. Lo que pasa que nosotros luego completamos mucho las canciones con el título, pero de primeras no era una canción política (aunque por supuesto economía y política están muy relacionadas) y no era una canción para hablar de él. Después la gente lo relacionó también por el título, claro. Pero no manejamos imposiciones del tipo “nos hace falta una canción política”. Tiene más que ver con el marco histórico que comentábamos antes.


Ya cerrando la referencia tenemos “El Gatopardo”, que también da título al lanzamiento. Me parece un alegato desesperanzado contra el manejo de los supuestos patriotas (y ese capitalismo al que en realidad veneran) y sus consecuencias para el pueblo, todo entreverado con un toque ecologista… ¿He acertado o se me ha ido la olla?

También somos bastante ecologistas (Risas). Bueno, es un poco lo que te decía: al final cada oyente saca sus conclusiones. En esta canción es sobre la idea del libro “El Gatopardo” y la película de Visconti. Revisando el concepto, y de nuevo dentro de la idea de marco histórico y de los problemas del mundo.

En formato físico, “El Gatopardo” se ha editado solo en vinilo y limitado a 500 copias ¿Por qué elegisteis este formato físico y qué os dijo la discográfica cuando le planteasteis esto?

Somos fans del vinilo, y para nosotros es el formato. Es mucho más atractivo que el CD. Y nuestra discográfica también nos apoya con esto: ha reeditado todos nuestros discos en vinilo. Desde “Año Santo” sale todo en vinilo… así que no es nada nuevo. No sale en CD porque ya está también el formato digital, y en físico teníamos claro que sería en vinilo. Lo de la edición limitada es más cosa de la discográfica, pero la verdad que a nosotros también nos gusta. “Salve Discordia” también salió en un numero limitado de copias. Mushroom Pillow suele trabajar así. Y nosotros pensamos los discos en formato de vinilo: cara A y cara B, y componemos los discos con esa idea en la cabeza.

En cualquier caso, hablamos de una referencia que incluye solo cuatro canciones, pero personalmente tengo la sensación de que es uno de esos discos que cunden más de lo que duran, por su potencia y su descaro, tanto a nivel instrumental como ejecutivo y de contenido ¿Os pasa lo mismo?

Lo vimos muy claro y nos parecía un formato muy bueno. Son cuatro canciones con una idea común y quedaban muy bien así, muy cerradas. En un disco al final son diez canciones y barajas más ideas y al final se dispersa un poco. Aquí está condensado en cuatro canciones y era idea del formato. A nivel de esfuerzo es casi lo mismo. Está claro que tardas más cuantas más canciones tengas, pero al final empleas mucho tiempo en dar coherencia a todas las canciones juntas. Y eso en el EP lo teníamos desde el principio, con la idea clara y en torno a una canción inicial.

¿Cómo se decide en el seno del grupo quién va a cantar cada una de las canciones?

Por tesitura vocal a veces… Pero no hay norma escrita. La voz de Isa es como mucho más agradecida para el pop, más melódica… y a veces nos gusta jugar con esos contrastes: hacer una canción muy pop pero que cambie con la melodía de voz. O viceversa: una canción más bestia o acelerada pero que luego en la voz de Isa se abra más, como pasa en “Los llevaré en mi cruz”. Y luego puede pasar como en “Gatopardo”, que es más lenta pero en la voz de Rodrigo toma un aspecto más violento. Pero en realidad decidimos canción a canción.

Resulta muy satisfactorio comprobar como la música del grupo sigue agitando con igual intensidad y abrasivas consecuencias, más de una década después de aquel debut homónimo… ¿Cuál es el secreto para mantenerse honestos con vuestros parámetros creativos durante tanto tiempo? En esa misma línea… ¿Crees que hay cierta alineación dentro de la actual escena estatal?

Nosotros estamos un poco apartados de todo, porque vivimos en Galicia y digamos que es mundo aparte de todo esto. Eso nos favorece porque no nos vemos influidos por lo que nos digan por ahí. Le dedicamos mucho tiempo a lo que hacemos y sólo estamos pendientes de lo que hacemos. Y lo que nos preocupa es mantener la idea del grupo fresca: hacer canciones siempre tiene que ser un reto fuera de fórmulas. No nos interesa hacer una canción igual a otra. Si trabajamos sobre una idea que nos gustó de un disco anterior, lo que hacemos de tal manera que sea un poco incómoda para no repetirnos. Al estar un poco al margen de todo tampoco no sabemos cómo lo hacen los demás. Y eso puede ser una maldición o una salvación.

¿Cuándo habrá un nuevo disco largo de Triángulo de Amor Bizarro?

Estamos trabajando en ello (Risas). Preferimos no decir fechas porque siempre que lo hacemos la cagamos. Pero desde que acabamos el EP hemos estado mirando cosas, así que ya estamos en ello.

Te hablo desde Zamora, y aquí hay un grupo que os tiene como una influencia clave (y con el que creo que además compartís productor)… ¿Qué te parecen El Lado Oscuro de la Broca?

Los conocemos. Yo vivo en Lugo y vinieron a tocar aquí, así que hasta pude verlos en directo. Pues muy bien, es un poco parecido a lo que nos pasa a nosotros: están fuera del circuito de las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, pero creo que van por buen camino. Es gente que le gusta mucho lo que hace y escogieron a un buen productor como es Carlos Hernández, que sabe dar buenos consejos a un grupo que quiere hacer las cosas de esa manera. Y contento de que haya grupos así. Cada vez hay más grupos interesantes que buscan su camino con ganas y fuerza.

¿Veis que sois ya una influencia en otros grupos?

No te creas. No sé. Yo es una sensación que nunca gestioné conscientemente. Puedes ver similitudes, pero igual te das cuenta más de que son influencias comunes. Como estamos siempre cambiando la cabeza para sentirnos frescos, es como que a veces escuchas tus canciones y también te suenan como ajenas. Así que ver eso en otros es complicado. Puede haber sonoridades y tal, pero cada uno le da su toque, porque sino sí que sería una fotocopia muy poco interesante. Por ejemplo, El Lado Oscuro de la Broca le dan un giro para hacerlo a su manera.

Un comentario sobre “Entrevistamos a Triángulo de Amor Bizarro

  • el 3 Mayo, 2018 a las 7:30 am
    Permalink

    Son la mejor banda que tenemos en este país, no paran de crecer. Acaban de grabar un gran EP y ya estoy deseando merendarme su nuevo disco, que espero salga este mismo año

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.