Entrevistamos a The James Hunter Six

The James Hunter Six acaban de editar su segundo disco para el sello Daptone Records, a las órdenes del productor y musico; Bosco Mann, fundador del sello. El nuevo álbum, de título Whatever It Takes, no hace más que corroborar que la unión de los británicos con el sello de Brooklyn nos va a dar muchas alegrías. James Hunter y los suyos ya andan por aquí, y es el propio James el que nos ha concedido unos instantes en su apretada agenda, por cortesía de la promotora de su gira española, Heart Of Gold.

“Media hora me parece una duración adecuada y decente para un álbum. Como consumidor de música, me aburriría cualquier artista que hiciera discos más largos”

Hola James. En primer lugar, deja que te felicite por este estupendo, Whatever It Takes (Daptone Records 2018), es un gran trabajo. ¿Cómo ha sido el proceso de creación de este en comparación con el anterior?

Si he de ser sincero escribí las canciones a toda prisa, mucho más que en el anterior álbum. Esto, que en principio debería ser algo negativo para la creación, parece que ha sido increíblemente bueno para este disco. También ha sido diferente el hecho de que esta vez mi esposa estaba a mi lado, ella se encargaba de darme retroalimentación mientras escribía los temas, me dejaba saber cuál era su opinión acerca de que partes de las canciones eran buenas y otras que no lo eran tanto.

Este es tu segundo álbum para la discográfica Daptone Records y eres el primer artista británico que firmó para ellos, un sello genuinamente americano. ¿Cómo fue el primer contacto con los de Bosco Mann? (Capo de Daptone Records).

Habíamos grabado anteriormente con Bosco, antes de estar en Daptone Records, así que, cuando nuestro contrato discográfico expiró con el anterior sello, pensamos que lo mejor era irse a Daptone para seguir trabajando con él. No te creas que fue fácil. Tuvimos que ser muy persuasivos con Bosco.

Supongo que serás conocedor de los artistas de la escudería, ahora compañeros tuyos. ¿Tienes alguno favorito?

Mis favoritos de Daptone son The Frightnrs, una banda de rocksteady de New York. Todas sus canciones son increíbles y, en algunos casos, como, por ejemplo: “Hey Brother”, me hubiera gustado escribirlas a mí.

Hagamos un ejercicio de flashback, si no te importa. ¿Qué pensó aquel entonces joven musico, como tú, cuando una figura como Van Morrison te pido que grabases y actuases con él? Quiero decir: En aquellos años, supongo que sería algo así, como tocar el cielo.

Bueno, déjame que te diga que cualquier científico te dirá que el cielo llega hasta el suelo, y también lo hace Van. Después de todo él es solo un tipo. Para Van, tenerme a su lado fue una oportunidad para cambiar su carrera, pero al final, y afortunadamente para él, esto no fue así. Vaya, que no le supuso mucho daño. (risas).

¿Cómo crees que has cambiado, tanto a nivel personal o como artista, desde los tiempos de tu primera banda en los 80´s, Howlin Wilf & the Vee-Jays?

Creo que comencé a encontrar mi propia voz hace relativamente poco, ni unos diez años. Cuando comencé, copiaba a otros artistas y me tomaba la música no demasiado en serio, para mí era una especie de broma, lo cual tampoco es que sea una actitud mala, después de todo. Mejor que ser demasiado serio y aburrido. En cualquier caso, el sonido de mis primeras grabaciones es algo que me hace temblar, y no de placer precisamente.

Volviendo a Whatever It Takes, la duración del disco no llega a la media hora, como se hacia hace años, antes de toda la era digital. No sé si es tu caso, pero pienso que son las grandes compañías discográficas las que obligan a grabar discos largos, en algunos casos llegan a la hora, para justificar los precios de los discos. ¿Ha sido tu manera de decir “no” a esas imposiciones de la industria?

Es un buen planteamiento lo que comentas, pero no tiene nada que ver con una declaración de principios ni nada por el estilo. Simplemente me parece una duración adecuada y decente para un álbum. Luego, hablando como un consumidor: me aburriría cualquier artista que hiciera discos más largos.

Llevas en el negocio lo suficiente como para haber vivido los últimos cambios más considerables. ¿Cómo te ha afectado y vives todo el tema de las descargas y la nueva manera de consumir música a través de otras vías, como el streaming?

No me ha afectado de manera notable, incluso puede que nada, ya que, antes de la llegada de las descargas el streaming y todo eso, no he vendido muchos discos. En el lado contrario, el de los artistas, me gusta mucho el hecho de que cualquiera pueda ahora hacer su música, y pueda venderla él mismo, incluso desde su casa, a través de Internet. Es una manera de quitar el monopolio a los autoproclamados “gurús” de los gustos musicales de la gente.

Tu esposa es americana, tu sello también. ¿Has pensado en mudarte a los Estados Unidos?

Vaya. ¡Pregúntame eso dentro de tres años! (risas).

Aunque indudablemente eres un musico influenciado por Estados Unidos, hay algo en tus planteamientos musicales y estéticos, sobre todo en algunas portadas, típicamente británico. Además, sigues viviendo allí. Dime como has vivido todo lo referente al Brexit y qué opinas acerca del resultado del referéndum.

Voté para que nos quedásemos en Europa, principalmente porque la campaña a favor del Brexit se vendió desde la xenofobia, además el único beneficiado de todo esto el partido conservador y la extrema derecha. Nunca, antes de esta campaña, había escuchado que en mi país los derechos humanos se describieran como algo prescindible.

Comienza tu gira por España y también estarás en el festival, Blackisback! Weekend, el 17 de junio. ¿Qué es lo que te gusta de girar por aquí y qué diferencias encuentras con otros países?

Solía quejarme de España porque no me gustaban vuestras tortillas, pero luego descubrí que había otras cosas. No sé muy bien por qué, tendemos a tener un público más joven en España que en otros países, también más receptivo, lo que ayuda mucho a dar buenos shows.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.