Fallece Pete Shotton, el mejor amigo de infancia de John Lennon

Pete Shotton, conocido en la tradición de The Beatles como el mejor amigo de John Lennon durante sus días de infancia en Liverpool, fallecía el pasado 24 de marzo a los 75 años de edad.

Parte de su primera pandilla, fue con él, durante sus años en la escuela primaria de Doverdale, con quien el pequeño Lennon comenzó a romper farolas, a hurtar golosinas y juguetes de los puestos de la feria de Strawberry Fields, y a colarse en el cine después de salir del coro de la iglesia, donde educaba su voz.

Pete también estaba junto a él en la escuela secundaria de Quarry Bank, en una etapa en la que John parecía sentirse un artista histriónico y nada de lo que le enseñaban sus profesores le atraía. En la que haber vivido en primera persona la separación de sus padres en el seno de una familia desestructurada, en una Inglaterra que se recuperaba de los efectos de la Segunda Guerra Mundial, comenzaba a hacerle mella en forma de rebeldía, taciturnidad y tiranía.

Unos años en los que, sin la figura del padre presente y la materna ejercida por su propia tía, tan solo deseaba llevar la contraria a todo el mundo; capitanear a sus anchas las calles del barrio, disfrazado de teddy boy y con la actitud propia de un matonzuelo de tres al cuarto; escuchar discos prohibidos de rocanrol, y formar junto a Pete su propia banda.

Banda a la que llamó Quarry Men y por la que fueron pasando muchos colegas de clase que se aburrían; pero también vecinos, como el hijo de unos humildes emigrados escoceses de Forthlin Road. Un chico, de nombre Paul McCartney, que, además de saber tocar varios instrumentos, estaba muy interesado en la música norteamericana que tanto le fascinaba. Un joven al que cada vez se iba a ir acercando más y cuyo futuro juntos casi todos conocemos.

Pete y John tampoco se separarían cuando los miembros de la pandilla, tras finalizar el bachillerato, se fueron dispersando por distintos centros. De hecho, la amistad seguiría a lo largo de la década de los sesenta, con Lennon convertido en la estrella de The Beatles. Años en los que Pete Shotton fue la única persona, fuera de productor, ingeniero y técnicos, a quien el cuarteto permitió estar en el estudio cuando grababa, y en los que visitó regularmente Kenwood, la casa de Lennon, además de acompañar a Cynthia en sus salidas nocturnas, cuando el cantante estaba ocupado con asuntos de banda o de composición.

Toda una vida juntos a la que, como no podía ser de otra manera, pondría fin la entrada en escena de Yoko Ono, aunque ambos volverían a encontrarse en Nueva York en los años setenta, época en la que Pete regentaba el supermercado que Lennon le había regalado en Hayling Island, frente a la costa sur inglesa.

Historia de amistad caracterizada por el respeto mutuo, esta sería fuente de inspiración de “I Am The Walrus” e “In My Life”, dos de las canciones más emblemáticas que Lennon compuso con The Beatles, y del libro The Beatles, Lennon and Me, que Shotton publicó tras el asesinato de su viejo amigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.