FIB 2017: Kasabian

A comienzos de este siglo, el trono del indie guitarrero se lo disputaban un nutrido grupo de nuevas y viejas bandas, mayoritariamente británicas. Como contaba hace poco al NME Tom Meighan, vocalista de Kasabian, la mayoría han desaparecido o están en franca decadencia. ¿Se acuerdan de Franz Ferdinand, Razorlight, The Holloways, The Paddingtons, The Maccabees o The Libertines? En opinión de Meighan, de esa generación solo sobreviven a cierto nivel Arctic Monkeys, Kaiser Chiefs y los propios Kasabian.

FIB

A pesar de que sus discos suelen ser bastante irregulares, estos últimos son quizás los únicos que en la actualidad tienen una presencia relevante (For Crying Out Loud, 2017, Columbia/Sony), prueba de ello es que han encabezado el último día del FIB.

FIB

Con un setlist con vocación festivalera que recorren toda sus discografía, y al que han incorporado lo más movido del último disco (“Ill Ray (The King)”, “You’re in Love With a Psycho” o “Bless This Acid House”), Kasabian no anduvieron con muchos rodeos. “Eez-Eh”, quizás lo mejor de aquella especie de homenaje a Primal Scream que fue 48:13 (2014, Columbia), sonó, sampler de Daft Punk incluido, la tercera. “Club Foot”, una de nuestras primeras novias de juventud bailable, no pasó de la octava.

FIB

“Treat” o “Empire” mantuvieron el ritmo, y una coreadísima “L.S.F. (Lost Souls Forever)” cerró con fuerza la primera parte del concierto. En el bis, una nueva, “Comeback Kid”, y dos clásicas, “Vlad the Impaler” y “Fire”, que, como en general todo el concierto, calentaron pero no quemaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.