Gloriosa rotonda – Gloriosa rotonda (Limbo Starr)

 Gloriosa rotonda se presenta al escenario musical con un EP frenético que adopta el nombre de la banda oscense. Presenta su obra, en invierno del 18, como una explosión de rock espacial, muros de sintetizadores analógicos, letras salidas de un sueño chungo, melodías pegadizas y ritmos trepidantes. Pues no existe mejor modo de describirla. Es un disco compacto en el que las canciones congenian. Diez minutos de constante énfasis que te aportan movimiento. De alguna manera suena original, cercano y libre de prejuicios. Es ahí donde reside la esencia del disco. Pues no aportan armonías complicadas ni melodías pegadizas. Mucho menos diría que goce de canciones que indiquen transcendencia en la historia. Pero, mirándolo de un modo adverso, si que disfrutarás de canciones para el momento y el lugar adecuados, lo que realza la personalidad de la banda. Parte de dicha personalidad se debe al diseño gráfico que nos aportan los ya reconocidos Brosmind, añadiendo ese aliciente astral que requiere la estética punk y marciana que desprenden las diferentes composiciones.

Entrando en materia, no es menos importante destacar como el disco se compone de cinco canciones, encabezadas por el single “Pizza pasta”, del que la cuenta Limbo Starr subió el videoclip en diciembre del año anterior. Canción personal en la que destacan guitarras como serruchos provenientes del punk más macarra. Actitud. Cortadas por el mismo patrón se encuentran el resto de las canciones, a pesar de que, en la siguiente, titulada “Las bisnietas de Ray Charles”, se comienza a notar la leve presencia de sintetizadores, los mismo que acaban habitando el resto de canciones. A medida que se avanza, se percibe cierta progresión con la llegada de “Prozac”, pidiéndote un baile lleno de furia, pero con aire sexual. “Pollock es Dios” y “Mars One” sirven para poner el broche final a este disco lleno de locura. Mil y una maneras de que tu cuerpo pida más.

Al fin y al cabo, no es un disco diez y ni por mucho menos yo le daba el notable, pero si es un disco muy homemade, lleno de personalidad y buen rollo. Es de agradecer bajar a tu antro y escucharlo mientras compartes una birra. Gente de verdad que rompe con los prejuicios de la sociedad en la que reina la estética. Lucky strike.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.