Gogol Bordello – Apolo (Barcelona)

Y la revolución Gipsy Punk tomó la Apolo. Gogol Bordello desembarcó en Barcelona con ganas de montarla y sólo les hizo falta prender la mecha para que la sala entera enloqueciera. La multitudinaria banda con base de operaciones en el lower east side neoyorquino (aunque, a juzgar por lo variopinto de sus nacionalidades, bien podrían ensayar en el edificio de la ONU) practica una curiosa mezcla entre el punk rock y las músicas de la Europa del este; de este modo, dependiendo de qué momento de Super Taranta! (07) sonase, uno podía pasar de las danzas balcánicas al pogo.

Al frente de la orquesta Eugene Hütz, ese líder carismático que todo grupo quisiera tener y el personaje más entrañable de la adaptación cinematográfica de Todo está iluminado. Y es que el directo de Gogol Bordello tiene un 40% de música y un 60% de espectáculo; ocho extravagantes músicos sobre el escenario, botellas de vino, zapatos de tacón de aguja, pelucas, bombo, platillos y hasta dos coristas/animadoras que parecían las siamesas asiáticas de Big Fish.

¿Canciones? Las hubo muchas y muy variadas en un concierto intenso, maratoniano y agotador. Sonó buena parte del último trabajo, “Harem in Tuscany”, “Alcohol”, “Ultimate”, “Wanderlust King” o esa mezcla entre reggae e himno tabernario que es “Tribal Connection” y también piezas de Multi Kontra Culti Vs. Irony (02) y Gipsy Punks Underdog World Strike (05) como “Baro Foro”, “When the Trickster Starts A-Poking” o una gloriosa “Star Wearing Purple” con la que hasta el personal de seguridad se arrancó a bailar.Ojalá todos los domingos fueran así, como estar dentro de una película de Kusturica, una gran fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.