Goldfrapp – Silver Eye ([PIAS])

Más allá de estilos musicales, una banda influyente es aquella que retrata su tiempo, altera los hábitos y la forma de ver la música de otros, y plantea nuevos rumbos. Aunque algunos critican la evolución de su sonido, el dúo británico Goldfrapp —integrado por Alison Goldfrapp y Will Gregory— sin duda lo es. Así lo confirma el hecho de que desde su debut con Felt Mountain, en el año 2000, haya sido fuente de inspiración para artistas de la talla de Marilyn Manson, Depeche Mode o Madonna. Unos, atraídos por la melancólica poesía, los ritmos aterciopelados y las suaves experimentaciones de álbumes como el antes mencionado, Seventh Tree (2008) o Tales of Us (2013); otros, por la espontaneidad e inmediatez de los ritmos bailables de discos como Black Cherry (2003), Supernature (2005) o Head First (2010). Distintas virtudes que, sin embargo, los londinenses nunca habían reunido en un solo registro hasta Silver Eye. Un álbum contemplativo y minimalista, tan oscuro como accesible, que la formación acaba de publicar a través de Mute Records. Un trabajo, con el antropomorfismo, el misticismo, la ensoñación y el paganismo como protagonistas, que desde la alegórica Ilustración de su portada muestra una confrontación entre el ser humano y la naturaleza. Un hombre en constante transformación, convertido en bestia devastadora y víctima de su propia complejidad espiritual, sexual e instintiva.

Grabado con los productores Leo Abrahams (Brett Anderson, David Byrne, Paolo Nutini), John Congleton (St. Vincent, Swans, Angel Olsen) y The Haxan Cloak (Björk, Atticus Ross), Silver Eye sintetiza el universo sonoro de Goldfrapp como ningún disco anterior lo había hecho. Es por eso que, en él, no solo descansan sobre drones electrónicos sus canciones más hedonistas (como “Anymore” y “Systemagic”, los dos temas con los que se abre el disco), sino también las más bucólicas, a las que desprende de los exuberantes arreglos orquestales sobre los que se sustentaban en discos anteriores.

Piezas de carácter existencialista como “Tigerman” y “Become the one” (una canción inspirada en  My Transgender Summer Camp, un controvertido documental sobre los transgénero); “Faux Suede Drifter”, un tema fascinante sostenido en múltiples capas de voz, fondos de sintetizador y etéreas reverberaciones; las emotivas “Zodiac Black” y “Moon in the mouth”; una lánguida y sinuosa melodía pop como “Beast That Never Was”, de atmósfera cinematográfica, y una canción “Ocean”, a ratos sombría y a ratos luminosa y majestuosa, con la que cierran el disco resumiendo a la perfección el espíritu del mismo.

Viaje a lo más profundo de nuestra mente, a lo más profundo de nuestro ser, Silver Eye es un relato en el que las líneas entre sueños y pesadillas quedan borradas en la búsqueda de quiénes somos y qué nos hace sentir cómodos con nuestra propia existencia; de lo que queremos ser, y de cómo nos vemos a nosotros mismos. Un relato, creado no solo como puro arte creativo, en el que es tan importante su cuidada producción como su lírica. Letras en ocasiones repetitivas e incomprensibles, pero siempre intensas, penetrantes y poéticas. Un álbum en el que el dúo busca los elementos más primitivos y menos sofisticados de su música a cambio de un clima más perturbador, profundo y ligeramente salvaje; algo que logran en temas como “Faux Suede Drifter” y “Zodiac Black” gracias a la música escalofriante, tenebrosa, atmosférica y cuidadosamente texturizada que aporta The Haxan Cloak. Un disco en el que, tratando de conectar de una manera más próxima y sincera con sus seguidores, Goldfrapp toma también las riendas del diseño gráfico y el arte visual por primera vez en su carrera. Una obra de mensaje fundamental en unos tiempos en los que el desprecio del ser humano por su propio planeta es omnipresente.

Un comentario sobre “Goldfrapp – Silver Eye ([PIAS])

  • el 3 Mayo, 2017 a las 11:49 pm
    Permalink

    Discazo y punto. Muy a la altura de los tres primeros.
    Grandes y larga vida a Goldfrapp.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.