Gorillaz – The fall (EMI)

 

El Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band (1967) de The Beatles marcó un antes y después no sólo musicalmente sino por el método de grabación que emplearon los cuatro de Liverpool. Así se lo ha reconocido la historia con el permiso del Pet Sounds de The Beach Boys (1966). Sus temas fueron registrados en cuatro pistas para ser posteriormente mezclados. Los padres de esta obra fueron George Martin y Paul McCartney y la discográfica que dio vida al innovador experimento fue EMI. Hoy 44 años después EMI ha publicado un disco grabado a través de un iPad y sintetizadores. El ideólogo de poner en marcha este proyecto fue Damon Albarn. El líder de Gorillaz parece estar en racha y, tras su magnífico y sólido Plastic beach, creó The fall, que salió este año a la venta en formato cd.

Así de sencillo, Albarn grabó el álbum en un iPad durante la gira norteamericana Escape To Plastic Beach, que duró 32 días, y a finales del pasado año ya se podía escuchar a través de la web del grupo. Entre concierto y concierto recorriendo ciudades como Montreal, Seattle, Texas o Toronto, Albarn se inspiró observando a través de su ventana los parajes que iba dejando atrás. De hecho, The fall tiene esa atmósfera ambiental de aquellos viajes que sólo son de ida y no de vuelta. Nuestro acompañante: unos sintetizadores que atrapan escucha tras escucha con sonidos envolventes que transcurren en su mayoría a caballo de la melancolía más serena.

Gorillaz no rompe con sus trabajos anteriores y la mayoría de sus nuevas canciones parecen la continuación de los temas más atmosféricos de Plastic beach: “Empire ants”, “Broken”, “To binge” o “Cloud of Unknowing”. No hay ritmos de hip hop ni canciones destinadas simplemente a entretener. Albarn va más allá, seguro de si mismo. No hay en el disco un super hit como On Melancholy Hill, pero sí destacan con luz propia (para citar algún tema) la épica “The parish of space dust”, la íntima “Amarillo”, la animada “Detroit” (rock industrial lo llaman algunos) o la casi acústica “Bobby in phoenix”, con la mítica voz de Bobby Womack, que consigue poner los pelos de punta.

Definitivamente, canciones consistentes y experimentales que en su globalidad forman un disco imprescindible. El modo empleado para su grabación le da una mayor frescura que otros trabajos más elaborados de Gorillaz. Un nuevo acierto de Albarn, que demuestra que el grupo no cesa en su espíritu experimental y de no estancamiento al que tan abonados están los grupos más exitosos.

Ahora, elijan cualquier viaje en tren, coche o avión que dure unos 45 minutos para disfrutar de los 15 temas de The fall. No se arrepentirán. Buen viaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.