Greg Dulli + Manuel Agnelli – Teatro Barceló (Madrid) – 25/02/16

Hablar sobre el concierto de Greg Dulli acontecido la pasada noche en Madrid es algo doloroso para mí; es como verse obligado a decir algo que no te gusta de una persona a la que adoras como un padre, una novia o un amigo. Si en formato eléctrico ya sea con Afghan Whigs, Twilight Singers o Gutter Twins, este hombre ha sido capaz de elevarme a los cielos sobre un escenario, no sé por qué extraña razón en un contexto más íntimo o en solitario nunca ha conseguido hacerlo.

Y es que Greg Dulli volvió a hacernos “un Charada”, denominación licenciosa que me permito crear tras el que fue en su día -para quien les escribe y sus allegados- un concierto desastroso de nuestro protagonista en una infame sala de la capital, antaño club de intercambio de parejas.

Parto de la base de que el formato semi-acústico –e incido en lo de semi- no me favorece en absoluto. Es decir, que prefiero a un artista sentado en una silla con una guitarra a pelo o un concierto eléctrico con todas las de la ley antes que sacar instrumentos eléctricos y acústicos, sin un batería sobre el escenario e intentando implementar las canciones de grosor fallidamente: siempre me deja una extraña sensación de carencia.

Carencias que se vieron ya en la apertura con un voluntarioso Manuel Agnelli -líder de los absolutamente recomendables Afterhours, banda italiana hermanada ventricularmente con Mister Dulli. Pese poner mucho de su parte e intensos momentos como los vividos al piano con “Ballata per la mia piccola iena” o la versión del “Lilac Wine” de Jeff Buckley, la actuación no terminó de cuajar en una sala todavía por llenar.

Tanto él como el violinista que le acompañó formaron posteriormente parte de los escuderos que pertrecharían el show de Greg Dulli, junto a su inseparable Dave Rosser y un bajista de la propia capital.

Una invasiva presencia del violín, un bajo altísimo y la carencia de batería fueron algunos de los aspectos objetivos responsables de que las canciones no terminaran de despegar y de resultar tan expansivas como en su formato de estudio. Bien es cierto que las producciones del gusto de Greg Dulli, especialmente con Twilight Singers, son ricas en matices y filigranas difícilmente adaptables sobre las tablas si no es con una banda engrasada al completo.

Mentiré si no digo que mi predisposición y ganas para ver a uno de los artistas –o personas, directamente- que más me ha dado en la vida jugaron en contra del de Ohio. Y es que, por muy cruel o injusto que resulte, sólo aquellos capaces de proporcionarnos lo máximo son los que nos pueden decepcionar.

El show fue de menos a más gracias a una recta final con unas inspiradas y expansivas –dentro de lo posible- “Forty Dollars”, “So tight”, “Can rova” y “Summer kiss”. Anteriormente, una exultante “Bonnie brae” y una oscura y obsesiva “Black is the color” habían sido otros dos de los momentos a retener de una velada que prometía más. Como la vida misma, para qué engañarnos.

 

2 comentarios sobre “Greg Dulli + Manuel Agnelli – Teatro Barceló (Madrid) – 25/02/16

  • el 26 Febrero, 2016 a las 4:07 pm
    Permalink

    también creo que haya ido de menos a más como bien comentas, una cosa está clara, no paró de intentarlo canción tras canción sin descanso. También me identifico con la sensación que me produce Greg Dulli, como si tuviera que ser sensacional siempre, de ahí la poca mano izquierda y las exigencias del concierto… por cierto, te ha faltado añadir el nombre del bajista.

    Respuesta
  • el 27 Febrero, 2016 a las 12:01 pm
    Permalink

    En total desacuerdo … me parecio un concierto brillante. Si a lo del bajo al principio del concierto, luego no. Y si a echar de menos la faceta electrica en algunos temas en los que el violin no daba para mas. Aparte de eso, gran repertorio, Dulli pletorico de voz , interesante relectura de algunos temas y … un poco picajoso con lo de las fotos …

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.