Hope Of The States

Nuestras canciones son críticas a la situación actual del mundo

Con The Lost Riots debajo de brazo, Hope Of The States se presentaron en el Wintercase 2004. En una parte del inmenso recinto de Aqualung, y bien escoltados por la gente de Sinnamon, conversamos con Sam Herlihy y Simon Jones sobre su música y su particular forma de ver el mundo.

En apenas tres años desde que comenzaron su carrera se han convertido en una de las bandas punteras del Reino Unido, ¿esperaban este éxito o les ha cogido por sorpresa?

(Sam Herlihy) No es que seamos el grupo más famoso de Inglaterra, no somos Franz Ferdinand, pero sí estamos contentos porque haya gente apasionada de nuestra música, pero no porque seamos un grupo de moda o porque de repente hemos aparecido, sino porque la entienden.

La crítica británica les ha respaldado fuertemente, pero supogo que esta cuestión les presionará más de cara a un próximo disco

(Herlihy) La presión de los medios no tiene nada que ver con la presión que nosotros mismos nos metemos a la hora de hacer un disco. De hecho estuvimos nueve meses trabajando para hacer este disco y que saliera lo mejor posible.

¿Por qué la elección de Ken Thomas para producir este álbum?

(Herlihy) Cuando empezamos con el disco buscamos un productor, pero todas las personas con las que nos encontramos querían dar su propia visión del disco, nos intentaba dirigir, y Ken fue la primera personas que se involucró con la banda como un miembro más. No quiso imponer sus ideas sino entrar a formar parte del grupo para entenderlo.

Otra de las peculiaridades del álbum fueron los lugares en los que fue grabado. Os fuistéis a grabar a un búnker en Rusia y a una casa aislada en el campo en Irlanda, ¿qué buscbáis con estas huídas de la “civilización”?

(Simon Jones)Los grandes estudios son casi como fábricas. Te encuentras fotos del dueño del estudio dando la mano a Eric Clapton o pianos en donde ha tocado Freddy Mercury. Era nuestro primer disco y queríamos que la grabación fuera algo realmente especial, sin sentir el peso de la gente que había estado antes allí. Entonces fuimos al búnker, que no funcionó, pero fue una experiencia incríble para nosotros, y luego fuimos al estudio en Irlanda, que era un estudio nuevo en el que no había grabado casi nadie antes. Así tuvimos la sensación de no tener el peso de nadie encima.

La crítica no se pone de acuerdo en si sois una banda de post rock que se acerca al pop o una banda de pop con pretensiones post rock.

(Jones) No nos parecen malas definiciones. Nos gustan mucho la música instrumental pero nos gusta también que sea una canción, con su melodía, su estribillo. Queríamos juntar ambos elementos, más allá de etiquetas.

Sus letras son críticas con Estados Unidos, ¿cuáles son sus pensamientos con respecto a ese país? ¿Desean poder triunfar en él algún día?

(Herlihy) Nuestras canciones no son sólo críticas contra Estados Unidos, sino con la situación del mundo actualmente y los sentimientos de confusión y frustración de cómo van las cosas y al mismo tiempo la esperanza de cómo la amistad y las personas pueden superarlo. No buscamos un solo culpable.

¿Esta militancia política tiene algo que ver con la que profesan sus admirados GY!BE?

(Herlihy) Nos encanta Godspeed You! Black Emperor y respetamos mucho su posición, pero ellos tienen una visión política muy marcada que no acepta mucho el diálogo. Nosotros queremos plantear respuestas y diálogo. En nuestra web hablamos con los fans, que plantean sus preguntas y nosotros también planteamos las nuestras.

En ese mundo de confusión que reflejan tratan de enviar un mensaje positivo, pero la propia música y la puesta en escena puden hacer confundir al púbico que puede llegar a identificarles como una banda triste y melancólica.

(Herlihy) Musicalmente creo que también tenemos una parte positiva y hay partes en temas a veces tienen un vuelo y parecen dar esperanzas dentro del túnel. A la mayoría de las bandas que nos gustan también les pasa. Son tristes, tienen un punto de melancolía pero también una fuerza que implica una esperanza.

Una curiosidad. En el tema 1776 canción al final hay unas arpas que recuerdan a los temas de Walt Disney de los años 50, ¿tiene algo que ver?

(Herlihy) Sí, queríamos que sonase como como eso o como “Somewhere over the rainbow”… ( y Sam Herlihy termina la entrevista cantando el tema principal de El Mago de Oz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.