Ibon Errazkin adelanta su nuevo disco

Hablar de Ibon Errazkin son palabras mayores. No sólo por una trayectoria impecable como músico (Aventuras De Kirlian, Le Mans, Single, sus trabajos en solitario y mucho más) y productor (Carlos Berlanga, Nosoträsh, Corazón, Ana D…). Porque cada paso dentro de su carrera ha sido personal, inconfundible, siempre impulsando la categoría de la música como arte, y cuestionando el valor de la palabra arte en sí misma. Todo al mismo tiempo. Por eso su universo es otro.

Por eso Foto Aérea, su nuevo álbum, merece un comentario aparte y especial. La carrera de Ibon siempre ha entremezclado ese toque de personalidad con cierto nivel de experimentación. Eso no es ajeno en cierto modo en este nuevo álbum, pero sin embargo, el aliento general del disco es ciertamente clásico. ¿Por qué? Porque la reina aquí es la melodía, que merodea libremente por los diversos temas del disco, transmutándose, apareciendo y desapareciendo, funcionando a su antojo y deseo. Una melodía con sabor a mar y a brisa. Y aquí viene el quiebro. Entre tanta instrumental hay una canción cantada. La primera que canta el propio Ibon en toda su carrera. Además, una versión, una delicia con aires de Broadway y lounge compuesta por Jerome Moross para el musical “The Golden Apple” en 1954: “Lazy Afternoon”.

Los acompañantes de Ibon en esta nueva travesía son puntuales, pero señalados. Como no podía ser menos, su compañera en SINGLE, Teresa Iturrioz, ha puesto nombre a todas las canciones y ha prestado su voz para “El Objeto” y “Paradox” (dos canciones primas hermanas). Xavier Alarcón ha masterizado el disco y Javier Aramburu ha vuelto a hacer una de sus portadas inenarrables. Y todo lo demás, como suele ser habitual, se lo ha guisado y se lo ha comido el amigo Errazkin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.