Interpol – Turn On The Bright Lights (Matador)

El año pasado supuso el debut y la casi instantánea consagración de tres jóvenes bandas amaricanas llamadas a salvar al rock. Ahí aparecieron los neoyorkinos The Strokes junto a BRMC o TheWhite Stripes. Un año después y también desde Nueva York llegan Interpol.

El grupo formado en 1998 por Paul Banks , Sam Fogarino, Daniel Kessler y Carlos Dengler musicalmente ofrece una propuesta similar a la de los planteamientos de estas bandas, es decir, son abanderados del rock espontáneo, casi primitivo aunque visto bajo un prisma diferente. De sobra sabemos que a los Strokes se les ve el plumero con la Velvet y BRMC le deben mucho a Jesus & Mary Chain. Interpol por su parte, beben de fuentes cercanas al afterpunk de los últimos 70, como Chameleons o los primeros Bunnymen, aunque por encima de todos se aprecia la influencia de Joy Division.

Su disco de debut, Turn On The Bright Lights, es una colección de piezas que arranca con una “Untitled” propia de los Dandy Warhols a la que siguen momentos sobre todo cercanos a la banda de Ian Curtis y cía (“Pda”, “Say Hello To The Angels” (que recuerda a los Smiths del Hatfull… ) , “Obstacle 1 y 2”, “Roland”… ) en las que parece que los tiempos del Unknown Pleasures y de canciones como “Digital” o “Transmission” siguen vigentes hasta en la voz de Banks, muy parecida a la del malogrado cantante. También son claras otras referencias que van desde Television a grupos como Echo & The Bunnymen, The Chameleons o The Church (“Nyc”, “Hands Away”).

Un grupo que dará que hablar en este 2002 al haber creado un disco oscuro, que mezcla de forma brillante algunos sonidos fundamentales para entender la evolución de la música contemporánea.

Cada vez son más ciertas las teorías que hablan de que en la música ya está todo inventado, eso sí, donde estén aquellos Unknown Pleasures, Closer y Still

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.