Jesse Sykes & The Sweet Hereafter – Oh, My Girl (Fargo Records)

Una de las secuencias más terribles de la historia del cine se encuentra en la película “El Dulce Porvenir” (“The Sweet Hereafter”) del cineasta armenio-canadiense Atom Egoyan: Un accidente de autobús da al traste con el futuro de un grupo de jóvenes y niños en una carretera helada de algún valle de Norteamérica. El vehículo que conduce Jesse Sykes, al margen de llevar el mismo nombre que la película, conserva las huellas del siniestro y, desde el magnífico Reckless Burning (Fargo Records, 2002) hace visibles las heridas de una vida marcada por el desamor, convirtiendo cada tragedia en una balada de proporciones dramáticas.

Oh, My Girl es otra piedra más que añadir al sólido entramado del country-noir, que tiene en Nina Nastasia a su otra gran representante. Si bien Jesse Sykes no se aparta tanto de los estándares del genero como lo hace Nastasia, el resultado no deja de ser igual de emocionante. El sentimiento de pérdida y la imposibilidad de alcanzar los sueños son las claves para adentrarse en este universo habitado por el engaño, la culpa y las autolesiones sentimentales. Un álbum estremecedor desde la misma canción titular que lo abre con un lamento clásico. Con desoladas elegías al amor como “Birds Over Water”, con escalofriantes baladas del tamaño de “Grow A New Heart” donde piano, violín, y pedal steel sirven de colchón para tanta desesperanza.

Si no acaba ahogada en el pozo sentimental donde habita, esta chica promete ofrecer grandes momentos en la música americana. Es una lástima que para que podamos disfrutar de discos tan hermosos como este, ella tenga que vivir un trágico porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.